Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ilustrador, creativo publicitario y, sobre todo, pintor
Las acuarelas taurinas de Rofer: movimiento, belleza, fuerza expresiva
Ha sido un adelantado en la ilustración periodística de actualidad, cuando no era posible el acceso de las cámaras a determinados escenarios, como era el caso de los asuntos judiciales. Durante muchos años se centró en la creatividad publicitaria, cuando el dibujo era una de sus herramientas básicas. Pero su obra como acuarelista acabó siendo de lo más cotizada; junto a su trabajo como retratista --que dominaba con maestría--, su obra sobre temática taurina y ecuestre adquirió un rango relevante. Ahora toda esta obra se está catalogando y algunos de ellos están disponibles para la venta en la página web dedicada a su obra, El Mundo de Rofer.
Actualizado 30 diciembre 2014  
Redacción   

Notario de la actualidad, sus dibujos y retratos ilustraron los telediarios de TVE y abordaron los más diversos temas.   Los trazos rápidos de este artista ilustraron procesos históricos a puerta cerrada  que no podían ser grabados por la Televisión --juicios como el de Henry Parot,  el 23F, el macrocaso de la colza, el caso de Almería, etc.-- impulsaron a varias generaciones de jóvenes a aprender a dibujar.

Pero junto a esta labor propiamente periodística, con una gran tradición en los medios, a lo largo de sus 60 años de carrera el artista segoviano Roberto Fernández --que habitualmente firmaba sus dibujos como Rofer-- ha destacado especialmente como uno de los mejores acuarelistas de España. Dominó todas las técnicas. Sus pin ups al gouache, que ilustraban la contraportada de la revista “10 Minutos” se hicieron muy populares en la década de los setenta. Gran retratista, algunas de sus obras presiden las salas de reuniones de diversas fundaciones privadas, como la de Severo Ochoa o forman parte de colecciones, como la de Carmen Thyssen o la del propio Rey de España, en concreto, un bello retrato de la Reina Sofía, su madre.

A pesar de ser especialmente reconocido por sus retratos, es en el ámbito de la temática taurina y ecuestre  --algunas de sus obras ilustraron la información  taurina de TVE-- donde Rofer desarrolla toda su maestría. Pocos artistas abordan con tanta fuerza y precisión el reflejo de la fuerza, la potencia y la libertad del toro bravo y el caballo.

Rofer, desde la perspectiva del espectador taurino, ama ante todo la belleza y la armonía,  sin prejuicios de ningún tipo. Refleja con sus pinceladas maestras toda la magia de la fiesta y las tradiciones taurinas. Se adorna en las pinceladas de las faenas de los diestros y los banderilleros; esboza y remata con una fuerza imponente la anatomía de los toros y los caballos. Y todo ello resuelto con unas breves pinceladas o con técnicas hiperrealistas, desde la que aborda escenas como la suelta de  una vaquilla en un pueblo y es capaz de plasmar, con rotulador y  a la carrera, todo el trepidante bullicio de la Fiesta de San Fermín.

Hijo de padres gallegos, nació en Hontalbilla (Segovia) el 22 de septiembre de 1931, pasó los primeros años de su infancia en Gres, Vila de Cruces, donde su madre era propietaria de la botica local. Cerca del río Ulla, entre Gres y Ledesma, junto a un bellísimo puente romano, frontera entre Coruña y Pontevedra, escenario de algunos de los relatos de Xose Neira Vilas, vecino y contemporáneo suyo,  Rofer comenzó a desarrollar su amor por la contemplación de la naturaleza y el arte, que empezó a ejercer de forma totalmente autodidacta. Perdió pronto a su padre, médico de profesión, estudió en los Maristas de Valladolid, donde según contaba con ironía algún profesor le puso buenas notas en matemáticas a cambio de un apunte o un retrato.

Aunque pensó en algún momento de su vida en ser médico, desechó la idea. A los 18 años se trasladó a Madrid para hacer lo único que sabía desde los siete años. Comenzó a pintar porcelana, pero muy pronto, para luego trabajar como ilustrador publicitario. Era tan sólo un veinteañero, pero tuvo la suerte de vivir una época de película, la mejor etapa, o al menos la más divertida, del mundo de la publicidad, en un ambiente, que, salvando las distancias geográficas, recrea a la perfección la serie norteamericana Mad Men. Era aquella una época en la que los dibujantes tenían un papel muy relevante en las agencias. Trabajó para las agencias más pujantes de su época: Publicitas, Gisbert, Ferman, Colón, o Alas.

Inquieto e independiente, cambiaba de trabajo como de camisa porque se lo podía permitir. En 1962 entra en Valeriano Pérez, un adelantado de la publicidad española que puso en marcha una agencia que fue mítica. Allí resistió dos años antes de montar su propio estudio de dibujo junto a Andrés Espinosa y Manolo Huete, suegro del cineasta Fernando Trueba, ya fallecido.

Después comenzó a ilustrar los mejores libros de texto de los niños de los años sesenta y setenta. Trabajó para editoriales como Bruño, S.M, Santillana, Anaya y otras muchas. Incluso recibió el encargo de Estados Unidos de dibujar varias series de sellos para las Olimpiadas y los primeros viajes a la luna.

Poco amigo de las exposiciones --siempre le pareció absurdo tener que depender de terceros para defender su obra-- sus retratos y dibujos han sido muy valorados. Algunos, como el que hizo para Severo Ochoa, preside la Fundación del premio novel. Pero la mayor parte de su obra pasó a manos privadas.

Ahora toda su obra pictórica de temática taurina y ecuestre se está catalogando y algunos de ellos están disponibles para la venta en la página web dedicada a su obra, El Mundo de Rofer, que se localiza en la dirección electrónica http://elmundoderofer.wordpress.com/.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Las Artes
"Tauromachie. De l´arène à la toile": la visión de Ozvan Bottois sobre la pintura y los toros
200 tardes de Curro Romero en Sevilla
La Diputación de Valencia ha adquirido el archivo de la saga de fotógrafos "Finezas"
De alquimia y oro: regreso al futuro
Roberto Domingo, en la pintura y el cartel de toros
Una exposición para desmitificar los valores taurinos de la obra de Goya
Miquel Barceló, Premio Taurino Ciudad de Sevilla
Una composición figurativa con aires goyescos para el cartel de la temporada en la Maestranza
La carta taurina de Van Gogh
Colección Joly, legado histórico de la Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |