Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El momento cumbre de José Miguel Arroyo "Joselito"
20 años de la goyesca que cambió el toreo
Fue el 2 de mayo de 1996, ahora se cumplirán 20 años. José Miguel Arroyo "Joselito", vestido de goyesco con un terno verde botella con pasamanería de oro, lidió en solitario seis toros en la monumental de Las Ventas. A pesar de todo el tiempo transcurrido desde entonces, sigue siendo un auténtico modelo de cómo un torero resuelve una papeleta siempre tan difícil. Fue aquello una auténtica lección magistral, de las que no se olvidan. Como escribe Carmen de la Mata, el torero madrileño "había aportado una renovada concepción de la Tauromaquia, marcando un antes y un después en la evolución de la misma". Incluimos el video íntegro de aquella tarde, tomado de Youtube.
Actualizado 24 abril 2016  
Carmen de la Mata Arcos   
 La histórica faena de Rafael Ortega a un miura llamado "Tormenta"
 José Cubero "Yiyo", 30 años después su tauromaquia sigue viva en el recuerdo
 El Niño de la Capea y "Cumbreño", 30 años después sigue siendo una faena histórica
 Gregorio Sánchez, la tarde de los seis toros y las siete orejas, en cinco cuartos de hora

Sin ninguna duda uno de los principales hitos de la historia contemporánea del toreo aconteció en la plaza de toros de Las Ventas el 2 de mayo de 1996. Aquella lluviosa tarde de primavera, un torero de Madrid, José Miguel Arroyo “Joselito”, sentó las bases de una nueva tauromaquia. La trascendencia de la corrida va mucho más allá del mero resultado numérico, pues aún siendo un dato destacado lo verdaderamente importante fue la clase magistral impartida en coso tan relevante y la dimensión alcanzada.

A pesar de que el tiempo no era muy propicio, el público madrileño respondió al reto lanzado por José Miguel Arroyo y ocupó totalmente los escaños de la monumental. No era la primera vez que el diestro capitalino afrontaba en solitario la lidia y muerte de seis animales. En los diez años que llevaba como matador de toros había repetido dicha acción hasta en siete ocasiones. Cinco de ellas estaba anunciado como tal en el cartel, sumándose a éstas las dos restantes en las que hubo de hacerlo tras percances de los compañeros. Una de esas oportunidades tuvo por escenario el recinto taurino de la calle Alcalá, cuando “Joselito” trenzó el paseíllo de esta guisa en la Corrida de Beneficencia de 1993.

Con anterioridad a la corrida goyesca del 2 de mayo, la temporada marchaba para José Miguel Arroyo por la senda del éxito. Cabe mencionar a este respecto, el cosechado el 25 de febrero en la Monumental de México, cuando le cortó el rabo al toro “Valeroso” del hierro de De Santiago, así como también las salidas a hombros en Castellón y Arles y las orejas paseadas en Valencia y Sevilla. Con estos credenciales, se presentaba el espada de Madrid en la puerta de cuadrillas de Las Ventas vestido con un traje verde botella y pasamanería en oro.

En los corrales aguardaban su salida al ruedo ejemplares de El Torreón, Las Ramblas y Antonio Ordóñez, si bien finalmente un astado del hierro albaceteño y otro del maestro de Ronda fueron devueltos por su flojedad, ocupando su lugar sendos cornúpetas de Cortijoliva.

El toro que rompió plaza pertenecía a la primera de las ganaderías citadas, y desarrolló nobleza y clase desde el primer instante que pisó el redondel, aunque adolecía de poca fuerza. “Joselito” lo saludó con un ramillete de buenas verónicas, comenzando seguidamente el recital de quites que iba a ofrecer aquella histórica tarde con uno por navarras, que tuvo su continuidad en otro por delantales. Inició la faena de muleta con estatuarios, sacando con rapidez al de El Torreón a los medios. Allí fueron surgiendo series de redondos y naturales con la virtud esencial del temple y la despaciosidad, “metiendo los riñones”, como asevera Javier Villán en El Mundo. El burel, siempre manifestó mejor comportamiento por el pitón derecho que por el izquierdo, de ahí pudieron nacer los altibajos de los que habla en su crónica de ABC Vicente Zabala de la Serna. Con todo, se trató de una labor de alto nivel que contó además con el atractivo añadido de la variedad, cualidad que se repetiría a lo largo de la función. Mató de estocada ligeramente desprendida y conquistó su primera oreja.

En segundo lugar se anunciaba un animal de Las Ramblas que, finalmente, regresó a las dependencias interiores del coso madrileño dada su invalidez. El sobrero de Cortijoliva no hizo albergar demasiadas esperanzas a los toreros en los primeros tercios, pues manseó claramente. Tras el paso por el caballo, ejecutó “Joselito” otro quite por navarras rematado con una larga cordobesa. El nudo del trasteo, brindado a Alberto Ruiz Gallardón, se planteó en el platillo de la plaza, terreno donde el astado se decantaría para bien ó para mal. Si acabó entregado a la franela fue gracias al sitio que pisó el diestro y a su firmeza. Citándolo desde lejos y aguantando una enormidad fue apoderándose de su voluntad, haciendo que terminara embistiendo con calidad. Una vez que a base de valor sometió al cornúpeta, le extrajo naturales espléndidos por lo templado y reunido que toreó. Fue éste uno de los momentos culminantes del festejo, con el público en pie ovacionando unánimemente a José Miguel Arroyo. El inapelable estoconazo, puso en su mano el doble trofeo.

El tercer ejemplar de la corrida llevaba la divisa celeste y rosa de Antonio Ordóñez. El matador se fue acoplando progresivamente a las condiciones de la res y le ayudó a romper hacia delante. Cuando ya lo metió en el engaño, los muletazos fluyeron templados, limpios, ligados. Nuevamente, la mano izquierda de “Joselito” brilló con luz propia durante la faena, sobresaliendo los naturales instrumentados de frente y a pies juntos en la parte final de la misma. El diestro de Madrid prosiguió ejerciendo con magisterio la suerte suprema, logrando su cuarto apéndice de la tarde.

Se escucharon algunas protestas al aparecer el cornúpeta con el hierro de Las Ramblas que abría la segunda parte de la función. Éstas desaparecieron llegado el tercio de quites, que fue otro de los instantes para el recuerdo que tuvo la goyesca. En primer término, realizó uno ceñido por chicuelinas y a continuación uno más por crinolinas. En los tendidos de Las Ventas estalló una atronadora ovación que hubo de corresponder el torero montera en mano. El animal se vino arriba en banderillas y se presentó ante la muleta de José con una cualidad muy importante, la repetición. El matador le dio la distancia y el tiempo justo, contribuyendo con ello a acrecentar las virtudes que poseía el astado. “Joselito” empezó su soberbia obra con unos ayudados plenos de torería, para después torear relajado y con desmayo sobre la mano diestra. La naturalidad y la pureza siempre fueron signos de distinción en la tauromaquia joselitista y así quedó más que demostrado, una vez más, en este trasteo. La entrega absoluta se produjo al lanzar la ayuda al suelo y ejecutar así varias series por ambos pitones, perfectas de colocación, con el espada asentado firmemente sobre la arena y con una verdad inmensa. El coso madrileño estaba rendido por completo a quehacer tan sublime. La tizona viajó, nuevamente, con acierto y el esportón de “Joselito” sumó dos orejas más.

 La quinta res de la corrida fue, al igual que la primera, de El Torreón. El ejemplar, que no estaba sobrado de facultades, se partió el asta derecha en un lance fortuito de la lidia, circunstancia ésta que fue decisiva posteriormente ya que el toro protestó mucho y terminó parado. José Miguel Arroyo abrevió con la franela y lo pasaportó de estocada entera. En el segundo tercio de este cornúpeta se produjo una imagen nada habitual, el salto de la garrocha, protagonizado por Manuel Ignacio Ruiz.

El último astado del festejo fue un sobrero de Cortijoliva que suplió al burel titular de Antonio Ordóñez que fue devuelto al blandear en demasía. “Joselito” lo recibió con una larga cambiada de rodillas, prueba fehaciente de su disposición y mentalización. El animal de la vacada toledana fue un manso de libro, negándose a tomar las telas y huyendo de los picadores. Ante la imposibilidad de suministrarle puyazo alguno, fue condenado por el palco presidencial a banderillas negras. Tanto Antonio Romero como Juan Cubero e incluso el propio matador bregaron gallardamente con el de Cortijoliva, tratando de que mejorara su comportamiento. La actuación con los rehiletes de José Antonio Carretero fue memorable, pues se la jugó de manera casi heroica al prender los dos pares. El toro, que no admitía para nada la dominación del diestro, se marchó con descaro a las tablas, defendiéndose agresivamente cada vez que se le obligaba a tomar el engaño. Comprobado esto, el torero lo cuadró y le entró a matar, dejando una estocada algo desprendida. La afición valoró justamente la labor de José Miguel Arroyo, sacándolo a saludar.

Así concluyó esta extraordinaria corrida, con la apoteósica salida por la Puerta Grande de Las Ventas de un espada nacido en la Villa y Corte que había aportado una renovada concepción de la Tauromaquia, marcando un antes y un después en la evolución de la misma. “Joselito” no terminó aquí su glorioso mes de mayo en la plaza capitalina, puesto que el día 15 volvió a salir a hombros tras pasear las dos orejas de un ejemplar de José Luis Marca y el 23 rivalizó con Enrique Ponce en un tercio de quites histórico.

Video íntegro de la corrida histórica del 2 de mayo

Por su indudable valor documental, reproducimos a continuación el video íntegro de aquella histórica corrida, televisada por Telemadrid y que se toma de la plataforma Youtube:



BIBLIOGRAFÍA.
Cossío, José María de: “Los Toros. Crónicas. 1981-2007”. Tomo 30. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.

HEMEROGRAFÍA.
Ramón, José Luis: “Hitos de las Ventas: Joselito y la histórica Goyesca del 96”. Colección “75 aniversario”, nº 8. Revista 6 Toros 6, nº 618, 2 de mayo de 2006.

PÁGINAS WEB.
www.hemeroteca.abc.es

© Carmen de la Mata Arcos/2016

  

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
La primavera mágica de Curro en la Maestranza
Manuel Fuentes "Bocanegra", o la gallardía ante los compromisos
Antonio Montes, un precursor en el toreo
Ricardo Torres "Bombita", el toreo de los tiempos de "Guerrita" hasta la llegada de José y Juan
Cayetano Sanz, la primera figura que Madrid dio al toreo, venciendo todas las reticencias
La histórica faena de Antonio Bienvenida a "Naranjito", la de los tres pases cambiados
Se han cumplido 50 años de la alternativa de Francisco Rivera "Paquirri" en Barcelona
Ignacio Sánchez Mejías, una historia intensa que va de Joselito a la Generación del 27
Curro y Sevilla: seis toros,"No hay billetes", ocho orejas y Puerta del Príncipe
Luis Miguel Dominguín, el histórico camino del Número 1 en una dinastía que marcó una época
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |