Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Quinta de feria
Antonio Ferrera y "Platino": la pasión del riesgo con arte
Gran tarde de Antonio Ferrera en Sevilla
Inolvidable lo visto, lo admirado, con el cuarto toro de esta quinta corrida de la feria sevillana. Un "victorino", encastadísimo y exigente, que atendía por "Platino", frente aun Antonio Ferrera entregado por completo a la causa del toreo auténtico. Desde el primer capotazo hasta el arrastre, todo se recordará por mucho tiempo. También Escribano y, especialmente Paco Ureña, aportaron su dosis de emotividad a la tarde. Toda la corrida que trajo Victorino Martín tuvo interés, aunque su juego resultara muy variado, porque eran la encarnación del riesgo y la emoción. Como sería que en la incómoda piedra de la Maestranza el personal estuvo exactamente 3 horas y nadie se aburrió.
Actualizado 29 abril 2017  
Redacción   
 Tres horas de emoción
 Manzanares compensó de la lluvia con dos espadazos monumentales
 Dos estocadas, dos orejas
 El poderío de El Juli, frente a una descastada corrida muy pasada de báscula

SEVILLA. Quinta de feria. Casi lleno, en tarde de sol.  Toros de Victorino Martín, bien presentados y de interesante juego. Antonio Ferrera (de turquesa y oro), ovación y oreja tras aviso con petición de la segunda. Manuel Escribano (de nazareno y oro), silencio y ovación tras aviso.  Paco Ureña (de champan y oro), una oreja y silencio.
Antonio Ferrera invitó a banderillear en el 4º a José Manuel Montolíu, cuando van a cumplirse 25 años de la muerte en este mismo ruedo de su padre, Manolo Montolíu. Un momento emocionante.

La emoción es lo que se vivió en esta tarde sabatina en la Real Maestranza. El riesgo lo pusieron los seis toros del hierro de la A coronada, cada uno en su corte, pero todos con poder y casta. El valor y el sentido de la lidia lo aportaron los toreros, muy firmes ante tanto compromiso. La corrida duró exactamente 3 horas y, como declaró luego Victorino Martín hijo: ”aquí no se ha movido nadie, ni nadie ha comido pipas”. No puede hacerse un resumen más certero.

Y es que cuando los aficionados sienten la realidad de un toro íntegro, nadie puede aburrirse. De hecho, ha sido como la antítesis de tantas tardes de bostezo como forman la temporada. En el ruedo todo era muy de verdad, no se basaba en esos naturales de seda que tanto conmueven, sino en la exigencia de seis toros encastados, dispuestos a presentar siempre pelea, con los que luego, además, se pudo hacer un toreo caro y hasta distinto.

No se ha visto una corrida perfecta, que en el comportamiento en el ruedo hubo de todo. Pero tampoco ha hecho falta para  tener en vilo a los tendidos. Cada toro tenía su propia historia, distinta a la de los demás. Y así, después de unos comienzos más esperanzadores, pronto se acobardó el que abrió plaza. También con poca movilidad y revolviéndose en un palmo de terreno, el 2º.  Le costó un tiempo al 3º para sacar a la luz el buen fondo que tenía. Encastadísimo, duro y muy exigente el que hizo 4º. Con una nobleza exquisita, especialmente sobre el pitón derecho, el 5º. Más complicado el que cerró la tarde, que fue de los que acusan los cinco años. Y en ninguno de ellos hubo que simular la suerte de picar, que todos pelearon con los montados, hasta derribar incluso a dos ellos. En esta ocasión los de a caballo no formaban parte del attrezzo.

La lección que ha dado Antonio Ferrera se recordará por mucho tiempo. Especialmente por la lidia íntegra que construyó con el 4º,  codicioso hasta la saciedad, con un carácter fuerte, que nunca terminaba de entregarse, sino que siempre daba un paso más al frente buscando la pelea. Lo bordó Ferrera con el capote, fuera de todo lo convencional, pero siempre torerísimo. Qué forma de llevar y de sacar al toro del caballo! Cómo para hacerle un monumento. Pero luego, con la muleta y la espada, había que ponerse delante con firmeza, ante un torbellino de casta. No es que este toro pidiera el carnet de identidad, es que pedía el libro de familia, el carnet de conducir y hasta el certificado de penales. Pues Ferrera le presentó todos los papeles y además más sin que le demudara la cara, sin una duda, con una plena convicción en lo que estaba haciendo. Hasta cuando andaba sobando a “Platino”, para que atemperara sus ímpetus, resultaba torero.

Hay que creer que, tras el espadazo, si la afición de Sevilla no le dio las dos orejas habrá sido porque el toro tardó en echarse, precisamente porque su casta se negaba a rendirse. Resulta impensable que fuera por falta de sensibilidad, porque las tenía más que merecidas. Vamos, de sacar los dos pañuelos a la vez. No ha hecho falta la gloria de la Puerta del Príncipe, para poner en todo su valor la tarde que ha echado Ferrera. No se puede estar más auténtico y más distinto de lo que habitualmente se nos receta.

Tras superar a ese 2º que desde sus inicios se agarró al piso, Manuel Escribano ofreció una buena versión de su concepto del toreo pasando de muleta al que hizo 5º.  Sobre todo con la mano derecha hubo muletazos sublimes, por su suavidad y por su hondura. No era fácil redondearlo, porque el pitón izquierdo era otro cantar. Pero hubo momentos espléndidos, con el victorino deslizándose al ritmo lento y acompasado que marcaba el torero de Gerena. Luego se le encasquillaron los aceros y todo quedó en una sentida ovación.

Un  muletazo con mucha verdad de Paco Ureña

No resultaba cómodo el lote que le correspondió a Paco Ureña: a su primero había que hacerlo para que rompiera; el cinqueño que cerró la tarde no permitía una sola alegría, que hasta le empitonó en un regate. En los dos se justificó. Especialmente con su primero, al que acabó metiendo en el canasto,  con unas series muy de verdad, pura ortodoxia desde el cite hasta el remate. Toda la faena fue a más hasta culminar en su punto más álgido, cuando se perfiló para dejar toda la estocada arriba. El toreo tan asolerado del murciano sigue interesando en Sevilla. Con el manejo del capote --que hubo lances colosales-- y con la muleta.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2017
"Amapolo", de la ganadería de Miura, premio al mejor toro de la feria de Sevilla
Sevilla, la suma de maravillosas imperfecciones, con Antonio Ferrera como triunfador absoluto
Miura, una corrida de toros
Una corrida de Miura con importancia, en la que Pepe Moral dio su verdadera dimensión
Siempre nos quedará Ferrera
Antonio Ferrera, magisterio con categoría de Puerta del Príncipe
Roca Rey viene a quedarse
Gran faena de Sebastián Castella, imponente y arrollador Roca Rey
Mejor negros que coloraos
Morante, siempre Morante
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid


Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |