Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El sello personal de Julio Robles en su media verónica
Recordaba Julio Robles que la primera vez que hizo esta suerte de rodillas fue en 1976 en la plaza de Madrid. "Antes le había hecho un quite de tres verónicas muy lentas, tan a gusto, que me sentí inspirado y le eché las dos rodillas al suelo para rematar con esta media verónica". Y explicó: "Antes que en Madrid la hice en el campo, en los tentaderos, (….) porque quería tenerlo practicado y estar seguro de que me iba a salir bien. Yo no lo había visto hacer a nadie, sólo a Marcial en una foto".
Actualizado 9 diciembre 2011  
Redacción   

El desaparecido torero salmantino  le contó hace años a José Luis Ramón,  que comenzó a ejecutar esta media “porque la vi en una foto que ,e causó gran impacto. Cuando empecé a ir a torear a Madrid, siempre me vestía en el Hotel Victoria y salía mucho a pasear por ese barrio y los bares de esa zona tan taurina que es el Centro de Madrid. Allí estaban “Los motivos” y “La Campana”, entre otros bares, todos ellos decorados con fotos y motivos taurinos. Recuerdo que en éste último bar había una foto pequeñita en blanco y negro que cuando la vi de lejos me sorprendió mucho. El torero de la foto que estaba pegando la media verónica era calvo y, supongo, ya mayor. Me acerqué y en una dedicatoria explicaba que era Marcial Lalanda en Barcelona. Ese fue el primer impacto. Yo pensé: si la figura del toreo que ha sido Marcial ha dado esta media verónica, y supongo que ya entrado en años, ¿por qué no la voy a dar yo también?. Repito, me sentí impactado”.

 “Esta media verónica --pormenorizó el torero-- la daba como remate de un quite por verónicas, como remate de uno por delantales, e incluso también de uno por chicuelinas. No tenía preferencia; la única que me hubiera sentido inspirado toreando con el capote y que el público hubiese vibrado con mi toreo. Después del último lance, fuese el que fuese, era muy importante separarse unos metros del toro, darle aire, echarle el capote hacia delante, traerlo embebido y luego, ya de rodillas, ceñírmelo en la media”.

Y añadía: “Le esperaba ya de rodillas. Lo más puro es colocarse de rodillas y, sin moverse, pegársela y, debido que no hay movimiento de piernas, cargando la suerte con la cintura. El lado de ejecución, fuera por la derecha o por la izquierda, era indistinto. Siempre me salió limpio”.

 “El paso siguiente a la media verónica de rodillas era levantarme, coger el capote con una mano y tratar de salir andando despacio y con torería. La media era el momento culminante del quite anterior y por tanto no tenía ningún sentido seguir toreando al toro. La media era la culminación, el remate final, la explosión última del quite, y haber dado algún otro recorte le habría restado importancia a una surte tan bella y tan arriesgada como es la media de rodillas”.

José Luis Ramón
“Todas las suertes por sus maestros”
Editorial Espasa, 1998

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
La primavera mágica de Curro en la Maestranza
Manuel Fuentes "Bocanegra", o la gallardía ante los compromisos
Antonio Montes, un precursor en el toreo
Ricardo Torres "Bombita", el toreo de los tiempos de "Guerrita" hasta la llegada de José y Juan
Cayetano Sanz, la primera figura que Madrid dio al toreo, venciendo todas las reticencias
La histórica faena de Antonio Bienvenida a "Naranjito", la de los tres pases cambiados
Se han cumplido 50 años de la alternativa de Francisco Rivera "Paquirri" en Barcelona
Ignacio Sánchez Mejías, una historia intensa que va de Joselito a la Generación del 27
Curro y Sevilla: seis toros,"No hay billetes", ocho orejas y Puerta del Príncipe
Luis Miguel Dominguín, el histórico camino del Número 1 en una dinastía que marcó una época
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |