Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Cargar la suerte, en la concepción orteguiana del toreo
El pase de pecho, en la versión de Domingo Ortega
Sabido es que Domingo Ortega concedía la mayor importancia al hecho de cargar la suerte cuando se torea. Le daba tanta relevancia que dejo escrito que si no se así, en realidad se está "destoreando". La imagen que ilustra estas líneas es un buen ejemplo de ello: con la pierna contraria adelantada, sacando todo el toro por delante, este pase de pecho puede ser un buen ejemplo de esa concepción orteguiana del toreo.
Actualizado 5 febrero 2012  
Redacción   

Recordemos aquí el pensamiento de Domingo Ortega, que era linealmente descriptivo, pero de profundo sentido en un aspecto esencial tanto de la lidia como del toreo, si es que ambos conceptos se pueden disociar.

"Los aficionados, a poco que recuerden, habrán visto muchas veces en las corridas de toros faenas de veinte, treinta, cuarenta pases y el toro cada vez más entero. ¿Cómo es posible que con esa cantidad de pases aparentemente bellos para la gran parte del publico, el toro no se halla sometido? La respuesta es muy sencilla: lo que ha ocurrido es que el torero ha estado dando pases, y dar pases no es lo mismo que torear" 

Parar, templar y mandar. A mi modo de ver, estos términos debieron completarse de esta forma: Parar, templar, CARGAR y mandar; pues posiblemente, si la palabra cargar hubiese ido unida a estas otras palabras desde el momento que nacieron las normas, no se hubiera desviado tanto el toreo. Claro que el autor de esta fórmula no pensó que fuese necesaria, porque debía saber muy bien que, sin cargar la suerte, no se puede mandar y , por tanto, en este termino van incluidos las dos.

En el toreo todo lo que no sea cargar la suerte no es torear sino destorear. Torear no es que el toro venga y usted se quede en la recta, eso es destorear; pero si usted carga, echa el cuerpo hacia delante con la pierna contraria al lado por el que viene el toro obliga a torear, si no le coge; porque es un obstáculo que usted le pone delante”         .

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usBuscar en TechnoratiAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
20 años de la goyesca que cambió el toreo
El Viti se consagra en Sevilla, ante un toro de Samuel Flores
Recordando a Rafael Guerra "Guerrita", a los 75 años de la muerte del II Califa del Toreo
"Machaquito", III Califa del toreo, el que llenaba la plaza de emoción con sus estocadas inmensas
Silverio Pérez, la interpretación pura del sentimiento mexicano del toreo
Gregorio Sánchez, la histórica tarde de los seis toros y las siete orejas, en cinco cuartos de hora
Manuel García "El Espartero", cuando se cumplen 130 años de su alternativa en Sevilla
José Cubero "Yiyo", 30 años después su tauromaquia sigue viva en el recuerdo
Ruiz Miguel, leyenda fundada de un torero que fue mucho más que un domador de "alimañas"
El Niño de la Capea y "Cumbreño", 30 años después sigue siendo una faena histórica
PUNTO DE VISTA
Cuando lo que se juega es la cuestión competencial


La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado


Van ya para cinco años, que se dice pronto, y el Tribunal Constitucional aún no ha tenido tiempo de resolver el recurso de inconstitucionalidad planteado contra la ley 20/2010 del Parlamento catalán, por la que se prohibieron los espectáculos taurinos en aquella Comunidad autónoma. De entonces acá, se han multiplicado las iniciativas institucionales contrarias a la Tauromaquia, que no sólo enrarecen el clima social, sino que además causa daños ciertos a la actividad taurina, pese a estar protegida por las leyes. Es hora de preguntarse quién resarcirá a la Fiesta de los perjuicios que están provocando tantos y tantos retrasos en definir la cuestión competencial en materia taurina, que es lo que está en juego.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Hace 50 años fue declarada la faena de la feria


El Viti se consagra en Sevilla, ante un toro de Samuel Flores


"Nada turbaba el silencio salvo el piar de algún vencejo que, en tardes toreras, funde sus trinos con el repicar de los cascabeles de las mulillas en el último tercio". escribía años más tardes Manuel Ramírez, cuando rememoró con "El Viti" la tarde majestuosa del miércoles 20 de abril de 1966, cuando al toro que cerraba plaza, con el hierro de Samuel Flores, el torero salmantino cuajó una faena excepcional, que le consagró para siempre en Sevilla. Por algo, don Luis Bollaín la cantó en estos términos: "roto de emoción y felicidad ante el toreo, ¡toreo! --el que estuve pensando durante los cinco primeros toros, mientras pensaba en Belmonte-- en versión de un hombre seco y sin "duende", que nació en Vitigudino".


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2016 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |