Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Arte y valor en la Tauromaquia de Diego Puerta
Fue una de las tardes más completas de su vida torera. La Semana Grande donostiarra acogió el acontecimiento el 16 de agosto de 1963. Un maestro en el escribir taurino, Antonio Díaz-Cañabate, recordaba la singularidad de esta tarde: "Diego Puerta unió el valor al arte y está conjunción solo contadísimos toreros la consiguen. La faena de Diego Puerta sobrecogía, y, al mismo tiempo, admiraba", La crónica de aquel día, que dio la vuelta a la geografía de la Fiesta, la tituló el maestro "Diego Puerta y la Zurriola".
Actualizado 18 marzo 2012  
Redacción   

Comenzaba el cronista reseñando con galanura los recuerdos de sus años mozos: “En el San Sebastián de mi juventud, antes de trazarse el Paseo Nuevo, la calle de Salamanca terminaba en La Zurriola, que así se llaman o se llamaban unas rocas situadas muy cerca de la desembocadura del río Uremea, y entonces el mar batía muy fuerte, singularmente en las mareas vivas de septiembre”.

Más adelante confesaba: “Hoy, en los toros, he vuelto a ver una marea viva de septiembre estrellándose en dos toros de Atanasio Fernández. Me ha vuelto a sobrecoger un temporal de aquellos de La Zurriola de mi juventud. Un torero lo promovió. Diego Puerta. Emocionante galerna taurina que empezó nada más salir el primer toro, que tomó el capote de Diego Puerta pegando brincos que hubieran amilanado a cualquier torero, pero no a Diego Puerta. Otro torero se hubiera puesto a la defensiva. Diego Puerta a cada brinco se arrimaba más. Era como un nadador que se arroja a las olas que saltan en la playa o se precipitan contra las rocas”.

El toro había salido suelto de la suerte de varas, pero llegó al último tercio con genio, con casta, con empuje. “Allí estaba un torero --testimonia el cronista-- para sojuzgarlo, para dominarlo con el corazón en la mano que sostenía la muleta, mano vendada por una herida, mano y corazón que llevaban al toro con coraje, con la rabia de las olas de aquella Zurriola de mi juventud. Magnífica faena nimbada con el sol de la gracia, con los destellos del arte, con los fulgores de la valentía. Cada pase, un alarido de angustia. Cada pase, un grito de entusiasmo. Soberbia faena de las poquitas que se pueden ver. Una estocada que tumba al toro como una ola estrellada contra la roca. La gente pide una oreja. Pide la otra. Pide el rabo. El presidente concede las dos orejas y en lugar del pañuelo blanco para otorgar el rabo airea el azul para la vuelta al ruedo al cadáver del toro. ¿Señor presidente, pero se hizo usted un lío?”.

Quedaba todavía el cuarto de la tarde. Como muy bien apunta Cañabate, “casi todos los toreros, cuando han obtenido un triunfo tan rotundo como el logrado por Diego Puerta en el primero, en el otro se dejan ir, no se esfuerzan”. No ocurre así cuando en el ruedo está este torero. “Y salió el cuarto. Tomó dos varas. Y salió Diego Puerta como el primero, con el corazón en la mano. No creí estar en la plaza. Estaba en La Zurriola”. Y más adelante señala: ”La faena de Diego Puerta sobrepasó la del primero. No soy propenso a la emoción. Me emociono en contadas ocasiones. Muy fuerte tiene que ser la sacudida para que mis nervios se alteren. Diego Puerta me emocionó como emocionó a todos los espectadores. Diego Puerta unió el valor al arte y está conjunción solo contadísimos toreros la consiguen. La faena de Diego Puerta sobrecogía, y, al mismo tiempo, admiraba, igual que las olas potentes de La Zurriola. ¡Qué hermoso el coraje de Diego Puerta, qué hermosura el arte del toreo ejecutado así, unidos la rabia y el temple! Media estocada sin puntilla. Para una faena semejante, las dos orejas no son nada. Hubiera habido que darle a Diego Puerta La Zurriola”.

Y al concluir su crónica, don Antonio incluyó un breve pero definitivo epílogo:   “Diego Puerta y la Zurriola no es el título de una crónica, es la acción de gracias de un pobre crítico que, al fin, puede echar al vuelo las campanas de su emoción y de su admiración”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usBuscar en TechnoratiAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
De cómo deben correrse los toros y la forma ortodoxa de ejecutar las largas con el capote
Antología sobre la chicuelina
El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo
Domingo Ortega: El arte del toreo
"El Juli" y su concepto de la plenitud del toreo
Paco Ojeda y ese terreno inverosímil que pisó en los ruedos
El lance a la verónica en el toreo de Manolo Escudero
Elegía al capote de Antonio Ordoñez
La faena grandiosa de Silverio Pérez ante "Tanguito", un hito en el toreo mexicano
Joselito, en su alternativa
PUNTO DE VISTA
Como nunca tuvo en la historia

El blindaje de la Tauromaquia


Los nuevos fundamentos jurídicos sobre los que en la actualidad se asienta la Tauromaquia marcan un etapa nueva, desconocida en el proceder del Poder Civil en la historia de España. La ley 18/2013 y la que en estas semanas cumple su última etapa de tramitación parlamentaria constituyen un sólido blindaje de cuanto se refiere a la Tauromaquia, "desde la dehesa a los ruedos", pero también para toda esa amplísima gama de actividades parataurinas, que son mucho más que asuntos colaterales. Aunque parezca en ocasiones que son los propios taurinos los que no ponen en valor el trabajo jurídico que se ha hecho, quienes en el futuro escriban la Historia de estos tiempos nuestros, reconocerán el calado la tarea realizada.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Con Juan Belmonte en la cumbre


Antología sobre el pase de pecho


No cabe concebirlo como el complemento necesario a una serie de naturales. El pase de pecho ha sido siempre mucho más. Como recordaba "Clarito" con la suerte de matar eran el refugio de toreros antiguos tan renombrados como Mazzantini o Frascuelo. Con Juan Belmonte, y ahí la historia es unánime, llega a su culmen, tal como lo reseñó Gregorio Corrochano, curiosamente en un libro que le dedicaba a Joselito. Rafael Ortega, el de la Isla, lo dijo claro: "Lo verdaderamente importante aquí es cargar la suerte con el pecho, echando el peso para adelante, por eso se le llama pase de pecho. Hay muchos que lo dan tirando del pecho para atrás o que se quedan muy derechos, muy tiesos, y no es así: lo característico, lo puro es echar el cuerpo para adelante dando el pecho".


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena
Diego Puerta
Especial Semana Santa 2014


© 2015 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |