Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La concepción del toreo en Manolo Bienvenida
Este año, en noviembre, se cumplirá un siglo del nacimiento de Manolo Bienvenida, el mayor de la dinastía fundada por Manuel Mejías Rapela y uno de sus exponentes máximos. La Tauromaquia de este Bienvenida, que en su breve carrera llegó a mandar en la Fiesta, encierra una concepción unitaria de cuanto se realiza en un ruedo, un factor que destaca sobre todos los demás que en su momento se le alabaron.
Actualizado 10 abril 2012  
Redacción   

Como bien se sabe, era el mayor de los hijos del primer Bienvenida de la Historia, Manuel Mejías Rapela, «El Papa Negro», y hermano de otros cuatro matadores de toros.

Los Anales taurinos nos cuentan que fue un torero largo en conocimiento y repertorio, con un profundo conocimientos de todas las suertes.  Con una afición sin límites, de él se cantó su toreo alegre y su mucha casta. Pero sobre todo fue un torero tenía una concepción global del arte de los ruedos, en la que nada era superfluo: todo tenía un sentido y una coherencia de quien entiende el toreo como un todo, desde que se abre de capa hasta la suerte suprema.

Tuvo el privilegio de que pronto se le reconociera su valía, por eso su prematura muerte a los 26 años dejó tanto vacío. Y es que en Manolo Bienvenida se condensaron todas las virtudes que luego fue desarrollando una dinastía verdadera mítica.

En su toreo destacaban muchas cosas. Pero quizá la más relevante fuera su capacidad para dar unidad a todo el hacer torero: desde lo más fundamental a lo más accesorio, todo tenía el sentido final de la lidia y el toreo. La fotografía que ilustra esta nota es un buen ejemplo de ello:  no cabe más torería en ese galleo con el capote.

En el próximo mes de noviembre se cumplirá un siglo de su nacimiento en la localidad sevillana de  Dos Hermanas. La efeméride no debiera dejarse pasar.  Como hace años escribió Antonio Santainés, con su prematura muerte “su toreo alegre, variado con el capote, las banderillas y la muleta enmudeció. La poesía le glorificó. Porque Manolo Bienvenida siendo un hombre parecía un niño o pareciendo un niño era todo un hombre.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usBuscar en TechnoratiAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La Tauromaquia de los grandes maestros
Curro y Sevilla: seis toros,"No hay billetes", ocho orejas y Puerta del Príncipe
Luis Miguel Dominguín, el histórico camino del Número 1 en una dinastía que marcó una época
20 años de la goyesca que cambió el toreo
El Viti se consagra en Sevilla, ante un toro de Samuel Flores
Recordando a Rafael Guerra "Guerrita", a los 75 años de la muerte del II Califa del Toreo
"Machaquito", III Califa del toreo, el que llenaba la plaza de emoción con sus estocadas inmensas
Silverio Pérez, la interpretación pura del sentimiento mexicano del toreo
Gregorio Sánchez, la tarde de los seis toros y las siete orejas, en cinco cuartos de hora
Manuel García "El Espartero", cuando se cumplen 130 años de su alternativa en Sevilla
José Cubero "Yiyo", 30 años después su tauromaquia sigue viva en el recuerdo
PUNTO DE VISTA
Cuando lo que se juega es la cuestión competencial


La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado


Van ya para seis años, que se dice pronto, y el Tribunal Constitucional aún no ha tenido tiempo de resolver el recurso de inconstitucionalidad planteado contra la ley 20/2010 del Parlamento catalán, por la que se prohibieron los espectáculos taurinos en aquella Comunidad autónoma. De entonces acá, se han multiplicado las iniciativas institucionales contrarias a la Tauromaquia, que no sólo enrarecen el clima social, sino que además causa daños ciertos a la actividad taurina, pese a estar protegida por las leyes. Es hora de preguntarse quién resarcirá a la Fiesta de los perjuicios que están provocando tantos y tantos retrasos en definir la cuestión competencial en materia taurina, que es lo que está en juego.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
La tarde de un día de la Ascensión de hace 50 años


Curro y Sevilla: seis toros,"No hay billetes", ocho orejas y Puerta del Príncipe


No es que ahí comenzara el idilio inmarcesible que Sevilla siempre tuvo con Curro, de quien se había enamorado el 26 de mayo de 1957 cuando, sustituyendo a "Mondeño", se presentó como novillero en el ruedo maestrante y le cortó las dos orejas a "Radiador". Pero, sin duda, la tarde del 19 de mayo de 1966 constituye todo un hito en una trayectoria de por sí importante, aunque fuera cambiante en resultados. Fue aquella tarde en la que, con reses de don Carlos Urquijo, mató seis toros –de seis estocadas, por cierto--, cortó ocho orejas y protagonizó una de las salidas mas apoteósicas que se recuerdan por la Puerta del Príncipe. Ahora se cumplen 50 años de aquel acontecimiento.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2016 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |