Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A partir de las reflexiones de Mario Vargas Llosa
La trivialización del espectáculo
El profesor González Troyano ha trasladado a lo taurino las tesis de Vargas Llosa
El profesor Alberto González Troyano, de la Universidad de Sevilla y experto en literatura española de los siglos XVIII y XIX, enfocados en temas relacionados con Andalucía y el Costumbrismo, ha publicado un artículo en el que realiza lo que podríamos denominar una "lectura taurina" del último libro de Mario Vargas Llosa. En su artículo, que ha sido publicado en "Diario de Sevilla", realiza un análisis muy acertado, en el que, sin desvirtuar el pensamiento de Vargas Llosa, plantea la traslación de sus tesis al ámbito taurino y enuncia cuestiones de una especial vigencia para el momento actual de la Fiesta. Jugando con el título del libro, el profesor González Troyano titula su artículo "La trivialización del espectáculo", cuya lectura arroja mucha luz sobre lo que hoy ocurre.
Actualizado 15 abril 2012  
Redacción   

Por su indudable interés reproducimos aquí el texto íntegro de este artículo, cuya versión original se puede consultar en: http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/1233814/la/trivializacion/espectaculo.html

Mario Vargas Llosa, el gran escritor que, hace pocos años, dio el pregón en el teatro Lope de Vega que abría el ciclo taurino de la feria de Sevilla, ha publicado recientemente un libro, La civilización del espectáculo, algunas de cuyas reflexiones resultan también aplicables a la situación actual de las corridas de toros. Explica que su libro surgió "a raíz de la incómoda sensación que solía asaltarme a veces visitando exposiciones, asistiendo a algunos espectáculos, viendo ciertas películas, obras de teatro o programas de televisión, o leyendo ciertos libros, revistas y periódicos, de que me estaban tomando el pelo y que no tenía cómo defenderme ante una arrolladora y sutil conspiración para hacerme sentir un inculto o un estúpido". Muchos asistentes a una tarde de toros reconocerán que esa misma sensación de que les están tomando el pelo les asalta con bastante frecuencia, sin saber -igual que Vargas Llosa- cómo defenderse contra una conspiración que en el caso de las corridas, para mayor bochorno, tiene, además, caras y nombres propios.

La lectura de este libro ayuda, pues, a comprender que la degradación paulatina que han sufrido las fiestas de toros, en los últimos veinte o treinta, años constituye un fenómeno social compartido por otros muchos espectáculos. A la oleada general de frivolidad que padecen tantas manifestaciones artísticas y culturales también han sucumbido los toros. Hubiera sido ingenuo e iluso esperar heroicas resistencias del mundo taurino a la hora de acomodarse a lo que suele llamarse la evolución de los tiempos. Pero aceptado que los cambios de gusto del público imponen otros valores, cabe de todas formas plantear una pregunta clave: ¿hasta dónde se puede tolerar una adecuación a las novedades sin que ello signifique una clara y verdadera tomadura de pelo? O, dicho con las palabras precisas de Vargas Llosa: ¿cómo defenderse ante una arrolladora y sutil conspiración?

Una defensa que se hace más difícil, en nuestro caso, porque los propios "conspiradores" han hecho creer que lo primordial en estos momentos es defender la Fiesta de sus enemigos exteriores, y mientras tanto, con esa coartada, el taurinismo actúa y manipula de acuerdo con sus dos intereses fundamentales: conseguir el máximo beneficio económico y disminuir en todo posible el riesgo de la lidia. Estos dos últimos aspectos han sido, desde luego, consustanciales con la historia de la corrida. Siempre ha sido así. Se organiza el espectáculo para obtener unas ganancias y los diestros, desde los inicios del toreo a pie, han procurado aliviarse, en lo posible, del peligro que supone un toro íntegro y poderoso. Pero el problema se plantea ahora con más agudeza que nunca porque la imposición de esos intereses no encuentra quien la contrarreste. Nadie frena esa tendencia porque la voz y opinión del aficionado ha desaparecido de las plazas y, como las autoridades tampoco quieren complicaciones, la corrida se desplaza en una sola dirección: la que conviene al taurinismo.

Hace unos meses, como contrapartida positiva de la abolición de las corridas de toros en Cataluña, parecía llegado el momento de utilizar aquel revulsivo para proceder a una cierta regeneración interna de la fiesta. Pero todo ha quedado en simples movimientos aparentes sin la más mínima incidencia en el funcionamiento de la corrida. Por ejemplo, el énfasis puesto en que el espectáculo pasase a depender del Ministerio de Cultura se ha revelado una oportunista maniobra de distracción, fotos incluidas. Las plataformas y mesas del toro se han quedado en pura retórica, incluidas esas declaraciones institucionales que piden acoger la tauromaquia bajo el nuevo manto protector de un bien cultural. Extraño artefacto esto último, que ni paralizará la ofensiva de los animalistas y prohibicionistas, ni devolverá a los tendidos a los muchos aficionados que han desertado cansados de tanto toro inválido y de una lidia convertida en puro efectismo. Ni mucho menos atraerá a un público nuevo y joven, al que no se puede seducir ni conmover con la cansina palabrería de esas voces cándidas que proclaman que "los toros son cultura" o que están "muy enraizados en la tradición española" o que constituyen una de las "esencias de nuestra historia".

Ni la Unesco ni las proclamas de los ayuntamientos van salvaguardar la fiesta, si no hay reforma desde dentro. Los toros han sido un espectáculo lleno de vitalidad en los que los diestros que querían triunfar se jugaban la vida plenamente porque no había forma de esquivar el riesgo. Un público entendido y conocedor así se lo exigía y la autoridad, reglamento en mano, regulaba la opinión del aficionado. Las corridas no por ello eran perfectas, pero era más difícil que los taurinos le tomaran el pelo a los que estaban en los tendidos. Hoy las cosas han cambiado, pero no es sólo el cambio hacia la degradación general denunciado por Vargas Llosa. En el toreo es mucho peor, porque la trivialización se ha impuesto por doquier. El público ha perdido la voz, acepta que le tomen el pelo y la mayor parte de los diestros, empresarios y ganaderos, conscientes de que nada limita su poder, saben lo que pueden conseguir, por lo menos todavía durante quince o veinte años. Y, para después, no hay que preocuparse habrá buenos espectáculos con brillante toreo de salón, exhibición de reses con trapío y buen cante flamenco. Cada hora un pase.

----- -----

Reseña del  libro

En el periódico cultural RitmosXXI.com se realiza la siguiente reseña de este nuevo libro:

La civilización del espectáculo es el nuevo libro de Mario Vargas Llosa, en el que denuncia la degradación de la cultura y su caída frente al ascenso de los espectáculos, a los que también llama “cultura del gran público”.

En el libro, Vargas Llosa no se muerde la lengua y arremete contra la banalización del arte y la literatura o el cine, en donde triunfan productos “light” o “fáciles”.

"No es extraño que la literatura más representativa de nuestra época sea la literatura light, ligera o fácil, una literatura que sin el menor rubor se propone ante todo y sobre todo ( y casi exclusivamente) divertir", señala Vargas Llosa en esta nueva obra, que esta estaba escribiendo en Nueva York cuando recibió la noticia de la obtención del Nobel de Literatura.

Sobre su obra, Vargas Llosa asegura que , "este pequeño ensayo no aspira a abultar el elevado número de interpretaciones sobre la cultura contemporánea, sólo a dejar constancia de la metamorfosis que ha experimentado lo que se entendía aún por cultura cuando mi generación entró a la escuela o a la universidad y la abigarrada materia que la ha sustituido, una impostura que parece haberse realizado con facilidad, en la aquiescencia general".

 “Masificación” y “frivolidad” son las palabras que denuncia el escritor hispano-peruano en la cultura de nuestro tiempo en el que los deportes han adquirido "una importancia que en el pasado sólo tuvieron en la antigua Grecia".

En este sentido, asegura que los grandes partidos de fútbol sirven sobre todo como "pretexto y deshago a lo irracional, de regresión del individuo a su condición de parte de la tribu o de pieza gregaria en la que amparado en el anonimato cálido de la tribuna, el espectador da rienda suelta a sus instintos agresivos

La civilización del espectáculo
Mario Vargas Llosa
Editorial Alfaguara

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usBuscar en TechnoratiAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 3
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Guadalupe
17/04/2012
Defensa.
Así es, la mejor defensa contra los antitaurinos, es vencer a los enemigos internos de la Fiesta Brava.
 Otros artículos de Literatura taurina
Derecho y Tauromaquia: desde las prohibiciones históricas a su declaración como patrimonio cultural
"Garapullos por máuseres", una afortunada aproximación a la historia taurina durante la Guerra Civil
Los Arjona, un siglo de memoria viva del toreo
Nuevo libro sobre "Fundamentos y renovación de la Fiesta", una aportación multidisciplinar
La historia de Julio Aparici "Fabrilo" y su época
Carta de un niño, sin asomo ya de duda, al Rey Melchor
Carta del Rey Melchor a un niño en la frontera de la duda
Reedición de "El arte de torear", la conferencia de Domingo Ortega
La taquigrafía poética del toreo, cuando se funden la palabra y la imagen
Reedición de dos obras históricas sobre toreros vascos: Chiquito de Begoña y Pedrucho de Éibar
PUNTO DE VISTA
Con la culminación del proceso legislativo


Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido


Siendo responsabilidad de los poderes públicos asegurar la libertad de cualquier expresión artística, entre las que ocupa social e históricamente un lugar destacado la Tauromaquia, con la nueva ley para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial se completa un proceso como nunca se había producido en la España moderna. Por eso, puede decirse que la Tauromaquia se sitúa hoy en el contexto más idóneo para acometer nuevas etapas, que entre otros aspectos debe tener puesta su meta última en la Unesco y en la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Con Juan Belmonte en la cumbre


Antología sobre el pase de pecho


No cabe concebirlo como el complemento necesario a una serie de naturales. El pase de pecho ha sido siempre mucho más. Como recordaba "Clarito" con la suerte de matar eran el refugio de toreros antiguos tan renombrados como Mazzantini o Frascuelo. Con Juan Belmonte, y ahí la historia es unánime, llega a su culmen, tal como lo reseñó Gregorio Corrochano, curiosamente en un libro que le dedicaba a Joselito. Rafael Ortega, el de la Isla, lo dijo claro: "Lo verdaderamente importante aquí es cargar la suerte con el pecho, echando el peso para adelante, por eso se le llama pase de pecho. Hay muchos que lo dan tirando del pecho para atrás o que se quedan muy derechos, muy tiesos, y no es así: lo característico, lo puro es echar el cuerpo para adelante dando el pecho".


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2015 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |