Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La afición no distingue entre los nombres del serial
Los Premios a los triunfadores, o el sinsentido de una división artificial
Se puede lidiar el toro más bravo el 5 de junio, que como ya oficialmente no se llama "feria de San Isidro", ya no puede aspirar el título del toro más bravo de los 30 días consecutivos que se han celebrado festejos en la Plaza de Las Ventas. Pero otro tanto ocurre con el torero que forma un "lío gordo" pero fuera de la fecha oficial, aunque para los aficionados haya sido en la misma parte central de la temporada madrileña. Es el sinsentido que se produce cuando, por razones casi administrativas y burocráticas, lo que es, ni más ni menos, que la primavera taurina de Madrid se la divide por ciclos, aunque uno se celebre sin solución de continuidad detrás del otro
Actualizado 10 junio 2012  
Redacción   
 Los Premios de la Unión de Abonados de Madrid

Nos puede la norma y/o el rigor de lo  administrativo, de lo casi burocrático,  y lo de “esto es mío y aquello tuyo”. También en los toros.  Resulta que según el hecho ocurra en un día o en  otro, mejor dicho: en el ciclo obligatorio o en el abono voluntario, el premio no es el mismo. Y todo porque el obligatorio se le denomina de “San Isidro” y el voluntario en esta ocasión “Arte y Cultura”, como antes se le denominaba “del Aniversario”. O sea, pura razón coyuntural y casi administrativa.

Sabido es que esto de romper el serial isidril para dividirlo en dos fue una decisión que se adoptó como solución salomónica por la Comunidad Autónoma, tras determinadas reivindicaciones de las organizaciones de aficionados, que pretendían racionalizar la dimensión de la feria, entonces kilométrica. Realmente,  lo que pedían era prescindir de los carteles marginales y de relleno para potenciar los demás. Quizás porque empresarialmente resultara conveniente e incluso razonable, pero la realidad es que la solución fue una partición un punto artificial: mantener todo igual, pero anunciándolo bajo dos nombres distintos. 

Frente a cuestiones tan coyunturales y discutible, una realidad: en Madrid acabamos de tener 30 días de toros consecutivos, con tan sólo el breve respiro de un lunes, que, como en la vieja mili,  nos dieron permiso para salir de paseo por la tarde hasta la hora de retreta. Los criterios de la autoridad en los asuntos ganaderos y taurinos han sido los mismos desde el primer día hasta el último. Otro tanto ocurre con los acuerdos con los que la Empresa haya podido cerrar las respectivas contrataciones de unos y otros. Y  la afición aplaudió, silbó o premió bajo similares parámetros.

Bueno, pues va a ser qué no a la hora de conceder los galardones que distinguen a los participantes en estas 30 tardes. Por el hecho tan circunstancial de que te anuncien el 30 de mayo o lo hagan el 5 de junio el panorama cambia: el día 30 puedes aspirar a ser el triunfador de la feria, el día 5 estás vetado. Los méritos pueden mayores que el día 5 que el día 30, pero se impone la razón casi administrativa: ocurrió fuera del paraíso isidril y por tanto no es merecedor a distinción alguna.

A estas alturas de la narración, confesemos el profundo escepticismo con el que miramos a la mayoría de los premios, porque en general no tienen como objetivo más relevante que posibilitar la posterior celebración del acto social anual, incluso con cena de gala, de los organizadores, con derecho a figura del toreo en la presidencia, que si no es por recibir la estatuilla de turno nunca iría.

Pero cuando se trata de unos galardones con vitola de oficialidad, como es el caso tanto de Taurodelta como del binomio Comunidad-Ayuntamiento, que no necesitan de “actos sociales del año”, que bastante relevancia pública tienen ya, la cuestión es distinta.

Pero como hay que ajustarse a la cosa administrativa/burocrática, “Velosico II”, del hierro de Puerto de San Lorenzo, como se lidió en el serial “Arte y Cultura”  no pudo disputarle a “Fiscal”, de Alcurrucen, o a “Pistolero , de Baltasar Ibán, el título del toro más bravo entre los saltaron a Las Ventas. Y puestos los tres juntos, la cosa no sería fácil de dilucidar. Y más cuando se conoce que ni “Fiscal” ni “Pistolero” alcanzaron mayoría absoluta en las votaciones.

Pero otro tanto pasa, por ejemplo, con el honorífico título de triunfador de la feria. ¿Por qué razón a Alejandro Talavante por haberse anunciado en la Beneficencia no hay que tenerlo en cuenta a la hora de distinguir al torero que hubiera tenido las actuación más triunfal de estos 30 días? Pues a lo mejor hubiera obtenido más de los 10 votos sobre 24 que le sirvieron a Castella –que nos merece el mayor respeto, él y el enorme y meritorio esfuerzo que hizo en Las Ventas-- para llevarse el Premio.

Y si queremos localizar el ridículo más paradigmático en esta materia,  no hay más que recordar el último año en el que José Tomás compareció en el coso de la calle de Alcalá. A nadie se le ha olvidado todavía la que formó el de Galapagar, que fue monumental. Pues salvo la gloria del permanente recuerdo de los aficionados, aquello no tuvo su traslado a los títulos de triunfadores de nada. Más ridículo no se consigue ni convocando un concurso.

Hoy como ayer, en Madrid han triunfado los que han triunfado, lo diga este Jurado o aquel otro, haya toreado en el “sanisidro” oficial o en ese otro que se construye de tapadillo a su lado, o en la Beneficencia, o la Corrida de la Prensa. No hay distinción que valga: forman un todo en la más que tradicional primavera taurina de Madrid, que se llame como se llame comienza después del 2 de mayo y acaba después de la Beneficencia. Es el mismo Madrid y la misma afición. Por eso los distingos puramente nominalistas y burocrático no hacen más que devaluar los premios.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
La Fundación del Toro de Lidia se propone elegir antes de acabar junio a un nuevo Presidente
Toros 92: memoria del año taurino de la Expo, cuando nada salió según lo previsto
Curro Romero: 60 años después
Carlos Núñez anuncia que a finales de junio habrá nuevo Presidente de la Fundación del Toro
Colombia: El Gobierno quiere borrar todo vestigio de la Tauromaquia de su historia
Ramón Valencia: los efectos de la crisis económica y la necesidad de ofrecer algo nuevo
El Ayuntamiento de Bilbao insiste en el cambio de gestión de Vista Alegre, que se retrasaría a 2018
La Diputación da forma a una nueva oferta turística: "Jaén, Cultura del Toro"
La Fundación de Estudios Taurinos somete a examen el futuro de la Tauromaquia
Miura: Toros, caballos y hombres
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |