Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sanfermines 2012: Última de feria
Bajo el síndrome Padilla
Padilla a hombros, en medio del entusiasmo de las peñas
Se entonó el "Pobre de mí" y se bajó la persiana. Ya falta menos para los Sanfermines 2013. La tarde del adiós a Pamplona, vino marcada por el síndrome Padilla: tarde de emotividades sociales, culminada con su salida por la puerta grande. Pero tarde también, como las tres en las que han desfilado las figuras, que nada tenía que ver con lo que se anuncia como la Feria del Toro. En este caso, fue la doble divisa de Torrehandilla y Torreherberos, de la misma procedencia que las de días precedentes, la que se llevó por delante lo que los aficionados esperaban. Y es que en Pamplona se ha escenificado una realidad de hoy en día: hay una distancia cada día mayor entre las ganaderías de bravo y las que crían toros "para no molestar".
Actualizado 15 julio 2012  
T.Villegas   
 EN OTRAS PLAZAS: Castella indulta un toro en Francia

PAMPLONA, 14 de julio de 2012. Ultima de feria. Lleno. Toros de Torrehandilla y uno de Torreherberos (3º), muy mal presentados,  nulos de casta y carentes de poder.  Juan José Padilla (de caldera y oro con cabos negros), una oreja y una oreja. Julián López “El Juli” (de burdeos y oro), silencio y ovación. Daniel Luque (de canela y oro con cabos negros), silencio y una oreja.

Se acabó. Diez días demasiado intensos como para no llegar al final de este camino, siempre agradable camino tratándose de Pamplona, con un cierto atoramiento y, desde luego, deseando el silencio de los bellos campos del Roncal --su queso también-- para volver a entonar el cuerpo. La cosa ha sido más bien regular, por más que tampoco se haya descubierto ningún mediterráneo que no fuera conocido: cada vez se hace más profunda la fosa que separa a las ganaderías verdaderamente de bravo y aquellas otras criadas y/o pensadas mayormente bajo el nuevo paradigma de los taurinos: “no molestar”. Abundancia de trofeos, demasiados con un fundamento escaso, y siempre esa bendición de ver una plaza llena hasta la bandera día tras día y se anuncien quien se anuncie.

Sería porque horas después había que entonar el “Pobre de mi”, pero resultaba evidente que la tarde última estaba para desarrollarse sobre todo en el terreno de la emotividad. Es un modo como otro cualquier de echar la tarde. El fenómeno social, mediático y hasta comercial del nuevo  Padilla --que algún día habrá que analizar en toda su extensión-- lo centraba todo. Y se consiguió el objetivo: al final del festejo se lo llevaron a hombros por la puerta grande, con las peñas toda la tarde a su lado de forma incondicional y ruidosa.

Pero sentado lo anterior, ¿resulta políticamente correcto afirmar que fue un petardo de corrida? Una tarde en la que ocurría lo peor: daban pena los pobres animalitos que vinieron de los campos andaluces con los dos hierros de  Alberto Morales. No es tan sólo que resultara una indecente novillada, en la que los que se salvaban era por la cabeza; es que nos tenían por donde cogerlos: descastadísimos, con poder y fuerzas nulas --dos se echaron su siesta a mitad de faena, para descansar del esfuerzo--, con un hilito de bravura como toda divisa. Eran como un mal remedo de sus orígenes: si el hierro de procedencia ya anda bajo, los de Torrehandilla y Torreherberos eran como una mala fotocopia. Sencillamente, infumable.

Demos por reproducido en autos la cuota de los elogios a los esfuerzos anímicos y toreros de Juan José Padilla después de Zaragoza, que la verdad sea dicha con todos los respetos: están muy bien administrados por la Casa Matilla y por otros, pero ya cansan un poquito, siquiera sea por repetitivos. Y demos por reproducidos los entusiasmos de las peñas pamplonesas  en este caso con el torero de Jerez, que es un tipo de fenómeno que se ha dado mucho a lo largo de la historia sanferminera. Pasemos a lo que ocurrió en el ruedo: bastante poquito, por más que en cada uno de sus toros le dieran unas oreja. Y no será por el torero, que hacía todo lo que era posible; es que unas faenas sin toro --y los suyos fueron de los que se echaron a mitad de faena--  son como un mal bocadillo: nada entre dos panes. Eso sí, muy entusiasta y espectacular en banderillas,  con la espada funcionando a la perfección y siempre esforzado por conseguir lo que esta tarde resultaba imposible: torear. Tiene su mérito, sin duda, en la medida que el torero hizo todo lo que se esperaba de él; pero emociones toreras, las justas.

Anotemos, por otro lado, apuntes sueltos pero interesantes de “El Juli”, que se estrelló con dos toros de imposible lucimiento, sobre todo para un torero con poder. Como uno ni anda, ni quiere andar, por las cocinas tan poco ventiladas del taurinismo, desconoce los datos; pero me quedó la impresión de un torero distinto en estos dos días pamploneses, como que ahí pasaba algo. A lo mejor resulta que  humanamente es inviable pretender estar todos los días a revientacalderas cada vez que suenan las míticas “cinco de la tarde”. O a lo mejor es otra cosa. Pero ni en esta tarde ni en su anterior comparecencia hemos visto a “El Juli” habitual, por más que tenga la eximente de unos lotes de escasísimas posibilidades. Un eximente relativo, porque, al fin y al cabo, él eligió las corridas que quería lidiar.

Daniel Luque, por lo demás, dejó constancia de que anda en buen momento. Más que nada se intuyó, sobre todo con el toro que cerraba plaza, porque hoy le faltó materia prima. Hasta le arrancó una oreja al sexto. Pero este torero, en el momento que atraviesa, necesita otra cosa para dar su verdadera dimensión con el capote, que cada día lo maneja con mejor tino, y con la muleta, que además de elegante se ha hecho poderosa y asentada en las verdades del toreo.

Los premios

Al termino de este último festejo de esta tarde, la Casa de Misericordia de Pamplona hizo público sus premios oficiales:

--Premio a la ganadería más completa a la corrida de Cebada Gago lidiada el pasado lunes 9 de julio

--Trofeo Carriquiri al mejor toro a "Cantillito", con el hierro de Moisés Fraile, lidiado en sexto lugar el martes día 10 por David Mora.

El encierro

La ganadería de Torrehandilla y Torreherberos ha protagonizado un rapidísimo encierro, que duró dos minutos y medio. Toda la carrera ha discurrido sin grandes problemas; tan sólo un toro protagonizó momentos de peligro, al ir derrotando hacia el lado derecho en la cuesta de Santo Domingo y en otro que se adelantó por la calle Estafeta arrollando a varios corredores.  El parte médico sólo registra diversos contusionados por caídas y golpes.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usBuscar en TechnoratiAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
"El Juli" marca su propio ritmo para la temporada 2013
© 2014 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |