Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un poema del Dr. de la Cerda y de la Serna
Memoria de Víctor Barrio
"Estabas toreando con dulzura / Con clasicismo rocoso y sin fisuras. / Tu cuerpo parecía una pintura / Flotando sobre un ruedo azul celeste". Es uno de los versos que componen el poema escrito por el traumatólogo Juan de la Cerda y de la Serna con el título "Memoria de Víctor Barrio", en el que canta con especial sensibilidad la trágica tarde de julio, cuando en el ruedo de Teruel se produjo la mortal cornada.
Actualizado 15 julio 2016  
Redacción   
 Versión editada: "Memoria de Victor Barrio" (Tamano: 150,1 kb.)

Apasionado por el mundo taurino por su dinastía familiar por parte de La Serna, el doctor Juan de la Cerda y de la Serna demuestra, como es bastante usual entre los profesionales de laMedicina, una especial sensibilidad para las Letras. 

En algún momento ha recordado que su madre era una apasionada aficionada a Victoriano de la Serna;   su  padre, sevillano, fue médico de la plaza de toros de Sevilla y su abuelo paterno apoderaba toreros, entre otras actividades. Con tales antecedentes, lógico era que desde muy pequeño se acercara a la Fiesta.  Por también por sus raíces familiares, tuvo la fortuna torear en el campo y de vivir en primera persona el devenir taurino de sus parientes más próximos.

Convertido ya en un experto traumatólogo,  ha sido cirujano de toreros, tan sensibles como son a las lesiones traumatológicas, que los dejan parados por más tiempo que la propia cornada.

Como humanista, cuanta con muy diversas incursiones en la literatura, en la poética. Y entre ellas figuran, por ejemplo, obras como “A Juan Belmonte”, escrito en el centenario de su alternativa, “Romance de Manolete”, o “La Fiesta en tres poemas”.  Ahora presenta su último trabajo “Memoria de Víctor Barrio”, en el que con particular sensibilidad canta al torero muerto en el ruedo de Teruel.

Trágica tarde de Teruel, torero.
A lo lejos cantaban los joteros
Bullía de alegría el pueblo entero
Con un santacoloma en el chiquero
Te vestías de luces Víctor Barrio.

Era un santacoloma traicionero,
Era un toro de muerte que ha dejado
Al mundo enfebrecido y apagado.
A las flores marchitas. Al olmo deshojado.
Al libro de tu vida destrozado
Y al sueño que tenias de eterna primavera
De tiempos olvidados.

Adusto, serio, seco, castellano
Y también dulce, tenaz, jovial e introvertido
Torero de verdad, de campo abierto
Sembraste la admiración en el tendido.

Te llevaste la fiera hasta los medios
Citando con valor. Despatarrado.
Provocas la embestida del berrendo
Ya se arranca hacia ti pronto el astado.
Templando el muletazo a los adentros
Trazas el natural con tu arte soberano.

Estabas toreando con dulzura
Con clasicismo rocoso y sin fisuras.
Tu cuerpo parecía una pintura
Flotando sobre un ruedo azul celeste.

¿Qué le hizo a ese toro revolverse
perdiéndole el respeto a tu figura?
¿Porqué te persiguió con tal bravura?
¿Porqué nos provocó tanta amargura
Rompiendo tu corazón hasta la muerte?

La siniestra guadaña de la Parca
Nos partió el alma y tu corazón torero.
Jamás vi una embestida con más saña
Ni cornada de trazo más certero.

Lamentos de tragedia por la plaza.
Quedó tu cuerpo inerte allá en el suelo.
Silencio y muerte. Callaron los tendidos.
Quedó sola la muerte en el albero.

Los capotes de brega desolados
Son tristes muñecos
De llantos empapados.
¿A dónde van los sueños destrozados?
¿A donde el paraíso del triunfo deseado?
No te fuiste del toreo por culpa del destino.
Te llevó la cornada de ese toro asesino.

Sepúlveda quedó conmocionada.
Como toda la gente de la Fiesta
Temblorosa Raquel, desesperada
Enamorada de tu alma y de tu gesta.

¡!Que grande y que difícil ser torero!!
La Puerta de las Ventas fue tu meta.
Tu ensueño torear como los ángeles
Y dejar en el viento tu leyenda.

Compartiste tu arte con miedos e ilusiones
Soñaste con el toro desde que eras pequeño.
Tu aroma por la plaza levantaba pasiones
Difícil fue la apuesta y más sutil tu empeño

A las grandes figuras del toreo
Se las llevó algún toro por delante.
Guardaremos siempre Víctor tu memoria
Tu nombre forma parte de la historia
Tú te has ido hasta el cielo de tu Gloria
Y San Pedro te abrió la Puerta Grande.

Descansa en paz torero.

Juan de la Cerda y de la Serna
Madrid, 10 de julio de 2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
Nuevo libro sobre los andaluces en América
Miguel Hernández: Los valores literarios y dramáticos de su obra "El torero más valiente"
Pepe Luis Vázquez, la historia de un hombre cabal, de un torero con el valor de lo eterno
El Club Cocherito convoca una nueva edición de su Premio de narrativa taurina
"Gloria y tragedia de Manolete", de Guzmán de Alfarache, la primera biografía tras su muerte
"La tauromaquia en la obra de Miquel Barceló", un estudio de Antonio Ignacio Sáez
Fernando Carrasco gana el IX Premio "Manuel Ramírez" con un gran reportaje sobre "El Vito"
Nueva tesis sobre Ignacio Sánchez Mejías, ahora en México
Oportuna reedición de "El arte de Birlibirloque"
La figura irrepetible de Ignacio Sánchez Mejías, a través de la prensa: la creación del mito
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |