Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A mediados del siglo XIX
Las últimas funciones reales de toros
El célebre grabado de Blanchard sobre los toros en la Plaza Mayor
Las funciones reales de toros habían sido durante siglos una de las principales celebraciones que programaba la Monarquía con motivo de determinados acontecimientos destacados en el seno de su propia familia o en el conjunto del país. En aquella época, casi mediado el siglo XIX, dichos festejos habían disminuido notablemente, convirtiéndose en un recuerdo de los años más gloriosos de la Corona española. Carmen de la Mata Arcos documenta esta tradición en un gran reportaje.
Actualizado 5 octubre 2016  
Carmen de la Mata Arcos   
 Cayetano Sanz, la primera figura que Madrid dio al toreo, venciendo todas las reticencias

El 16 de octubre de 1846 la Plaza Mayor de Madrid aparecía completamente engalanada para acoger la primera de las tres funciones reales programadas para conmemorar las dobles bodas de la Reina Isabel II y la infanta Luisa Fernanda. Ambos enlaces habían tenido lugar el 10 de octubre, coincidiendo con la jornada del decimosexto cumpleaños de la hija mayor de Fernando VII.  Ésta había contraído matrimonio con su primo, Francisco de Asís, Duque de Cádiz, y Luisa Fernanda lo había hecho con el vástago más pequeño de Luis Felipe I de Francia, Antonio de Orleans, Duque de Montpensier. El recinto llevaba días preparándose para el evento, una vez se cerraron los cuatro ángulos de acceso. Paños de color encarnado y amarillo colgaban de los balcones, así como también una faja azul y plata cubría la barandilla alta situada sobre los aleros del tejado.

Aunque la función comenzó a las dos de la tarde para ver el primer toro sobre la arena hubo que esperar un tiempo, pues con anterioridad a ello se efectuaron las presentaciones de los que debían intervenir en la misma. Los responsables de despejar el redondel fueron los alabarderos que, formando una compañía y a los sones de una banda militar, ejecutaron a la perfección su cometido. Tras esto, se ubicaron debajo de los balcones de los Reyes, con la única defensa de las armas que portaban para zafarse de las embestidas de los cornúpetas. Un dosel de terciopelo carmesí adornado con oro protegía a las Reales personas, que habían entrado en la plaza a las tres menos cuarto de la tarde. Hasta que tomaron asiento, las orquestas que se hallaban en los laterales del lugar interpretaron la Marcha Real. Cuatro carrozas lujosamente enjaezadas, tirada cada una por media docena de caballos, transportaban a los caballeros en plaza junto con los padrinos que los acompañaban, séquito que irrumpió en el circo por el arco de la calle Toledo.

En este caso, los encargados de clavar los rejoncillos fueron Román Fernández, Antonio Miguel Romero, Federico Varela y Ulloa y José Nicolás Cabañas, todos ellos, como era norma, formaban parte de la nobleza. Sus padrinos fueron, en esta oportunidad, los Duques de Altamira, Abrantes, Medinaceli y Osuna, respectivamente. Grandes de España, que, al igual que sus ahijados, vestían indumentaria de gala. En número de siete y portando idénticos colores que quienes iban a rejonear, marchaba también la cuadrilla de lidiadores a pie, cuyo cometido entonces era proteger al jinete.  A continuación, llegó el turno de los palafraneros que conducían a hermosos corceles, hasta veintiocho desfilaron en aquella fecha. Toda la comitiva descrita abandonaba la plaza por la esquina de los portales de Bringas. Después se hicieron presentes en el recinto una compañía de guardia tudesca seguida de pajes y escuderos, así como también los ministriles de la Villa, doce picadores y los tiros de mulillas.

Una vez finalizado el cortejo, los caballeros tomaron los rejones, situándose a la derecha del chiquero. Ahí aguardaban la salida del primer burel, que portaba una raza, al igual que el resto, de las mejores estirpes de Castilla, La Mancha y Andalucía. Dicho cornúpeta evidenció bravura y boyantía en las primeras acometidas a los equinos. Así, dos de los jinetes perdieron su montura y tuvieron que retirarse, permaneciendo sólo Cabañas y Romero. Éste, que poseía el honor de ser el teniente de más antigüedad del ejército, exhibió una buena dosis de valor y “una destreza que allí no tuvo rival”, según el juicio que emite el crítico de El Heraldo, estando auxiliado en todo momento por “El Chiclanero” y Labi. Cabañas por su parte lo estaba por “Paquiro”, prendiendo tres rejoncillos que hirieron mortalmente al astado, con la mala fortuna de caer al suelo al clavar el último de ellos, retirándose de la plaza.

Las reses que aún faltaban por lidiar, hasta la cifra de once, quedaron a cargo de Antonio Miguel Romero que, pese a ser derribado de su jaco, aguantó hasta el término de la función. Las palmas sonaban con fuerza en el circo madrileño, premiando el arrojo y la gallardía del referido caballero. Acabado el quehacer de éstos, llegó la hora de los piqueros, que cumplieron sobradamente con su labor. Montes, “Cúchares” y “El Chiclanero” tuvieron una sobresaliente actuación, subrayándose en la prensa el espadazo que recetó el primero de los diestros citados al sexto animal de la tarde.

Los dos días siguientes se celebraron sendas funciones de Villa, en las que el ceremonial era idéntico que en la precedente pero con la participación de otros jinetes y padrinos. Los alabarderos se ausentaban en este tipo de festejos, confiándose la protección de los Reyes a los ministriles. Señalar que a estos espectáculos asistió un mayor número de personas debido, en buena medida, a los precios más bajos en los billetes, si bien el corresponsal de El Heraldo afirma que en la jornada anterior había cincuenta mil asientos ocupados. A Fernando Aceber y Mariano González le cupo el honor de rejonear a los astados encerrados en los corrales, actuando como protectores los regidores Toledo y Palacios.

Toda vez que el paseo concluyó, pisó el ruedo el primer toro de la tarde que arremetió con fuerza a los caballos, hecho que provocó la caída e inhabilitación de uno de los caballeros. Su puesto lo cubrió José Pérez Olmedo que mostraba gran habilidad manejando la montura pero no tanta con los hierros en la mano. Por ello, el monarca ordenó, tras doblar el tercer ejemplar, que prosiguiera la corrida con el concurso únicamente de los diestros de a pie. Además de los matadores que ya intervinieron en el festejo del día anterior, en el señalado para el 17 de octubre también lo hicieron Juan León, Antonio del Río y Julián Casas, ocupando el palco presidencial el Duque de Veragua, alcalde de la ciudad. El espectáculo se dilató en el tiempo más de lo acostumbrado, por lo que hubo de iluminarse la plaza con hachones de cera.

La corrida proyectada en la jornada posterior, no incluía entre los actuantes a rejoneadores sino que tan sólo se anunciaban diestros de a pie. Otra diferencia importante con respecto a las otras funciones es que los ingresos recaudados en la misma se destinaron a paliar las arcas del municipio de los gastos que llevaron consigo las fiestas reales.

La monarquía y la nobleza habían sido históricamente los principales protagonistas de la mayoría de los acontecimientos taurinos ocurridos hasta el siglo XIX, en unos casos desde el palco y en otros portando el rejón para enfrentarse a la res. Tras estos festejos, las funciones reales comenzaron a mermar en número y frecuencia hasta llegar al 2 de junio de 1906, fecha en la que tuvo lugar la postrera de ellas coincidiendo con la boda de Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg.

BIBLIOGRAFÍA.

Burdiel, Isabel: “Isabel II. No se puede reinar inocentemente”. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2004.

Cossío, José María de: “Los Toros. El Toreo”. Tomo 4. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.

Pérez Arroyo, Olga: “Palco Real. Doña María de las Mercedes”. Colección “La Tauromaquia”, nº 13. Espasa Calpe. Madrid, 2000.

PÁGINAS WEB.

www.bne.es/es/Catalogos/HemerotecaDigital

© Carmen de la Mata Arcos/2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
"Mazzantinito", el madrileño que fue paradigma del valor
Memoria de "Carnicerito de Úbeda", un torero que se ganó la estima de los aficionados
Bilbao Taurino: seriedad y tono son características de su plaza
Un mano a mano de Mazzantini y Guerrita forzó en San Sebastián al primer sorteo de la historia
Orígenes del actual hierro de Cebada Gago
Tres pinceladas sobre el toreo femenino
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos

Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

INFORMES
Ni hacer la noria, ni dejar de someter al toro


Cruzarse, cargar la suerte, ligar las series: historia de una evolución natural del arte del toreo


Desde que Manuel Jiménez "Chicuelo" mató en Madrid un "gracialiano" que atendía por "Corchaito", torear cargando la suerte o hacerlo en línea, y además ligar las series, dejó de ser un dilema. Siguiendo la sabia doctrina que dictaron José y Juan, el el sevillano demostró que era posible al jugar los brazos y las piernas construir el toreo moderno, basado en cargar la suerte, llevar al toro hasta detrás, formar un ramillete compacto de muletazos y todo ello con arte, con estética. Se puso fin a una polémica que duró más de un siglo, girando siempre a la interpretación que se diera a la forma de citar y la forma de hilvanar un pase con el siguiente. Sin embargo hoy observamos que a la vez que se reclama ese "crúzate", los tendidos crujen cuando el torero hace una noria continua.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |