Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Su vida fue una cabalgata de anécdotas
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
Juan Silveti en la ganadería de Atenco (Fuente: Aportaciones histórico taurinas mexicanas)
No fue la exquisitez de la torería mexicana, pero si el diestro más emblemático y más querido de todos. Le llamaron el Tigre de Guanajuato, pero los amigos le llamaban "Meco" (indio salvaje"). Se trata de Juan Silveti Mañon, iniciador de una dinastía torera que llega a nuestros días, una personalidad del todo singular, que entre otras cosas tenía la costumbre de vestirse de torero en las enfermerías de las plazas donde actuaba. "Su vida fue una cabalgata de anécdotas", como bien escribe José Luis Moreno-Manzanaro Rodríguez de Tembleque, en un perfil lleno de valores humanos.
Actualizado 7 diciembre 2016  
José Luis Moreno-Manzanaro Rodríguez de Tembleque. Abogado, Presidente de la Unión de Abonados Taurinos de España.   
 La dinastía Silveti, cuatro generaciones de toreros

A Fernando Vinyes in memoriam

Fue un Día de Difuntos, durante una representación de D. Juan Tenorio, cuando en un entreacto se oyó-tronó “¡Aquí no hay más Don Juan que yo!”. Era Juan Silveti Mañón que iba a buscar a su amiga, la actriz Celia Montalbán. Consiguió su propósito, se la llevó en brazos y en el siguiente acto tuvo que ser sustituida por otra actriz….(1)

De su perfil personal cuentan los historiadores  múltiples anécdotas, sabía latín en todos los sentidos. Tras su aspecto áspero o truculento, se escondía un hombre inteligente que había estudiado la carrera eclesiástica.

Recorte de "La Lidia"

Su vida fue una cabalgata de anécdotas. Fue capitán condecorado de las tropas de Pancho Villa. Se vestía de luces en las enfermerías de las plazas de toros, antes de torear. Un día de diciembre de 1921, estando de espectador, le pasean a hombros para “picar” a Gaona y a Sánchez Mejías – según registra Fernando Vinyes- que le reconoce ser el “Torerocuña” de Rodolfo Gaona.

Brindaba toros a los políticos y les ayudaba en sus campañas electorales.

Por disidencias políticas se exilió con su hija Marisela a Sudamérica  y a su retorno el público le obligó a dar cinco vueltas al ruedo sin torear.

En su apasionante dimensión personal, cuentan los historiadores que “recibió 32 cornadas, cuatro balazos y dos puñaladas”. Le gustaba cortejar a las damas rubias y el pulque, los caballos y jugar a los gallos.

La despedida fue en la plaza de “El Toreo” el 1 de mayo de 1942, con Conchita Citrón, Cañitas y Gorraez, en el cartel. El Tigre falleció el 11 de septiembre de 1956 en el hospital militar.

No fue la exquisitez de la torería mexicana, pero si el diestro más emblemático y más querido de todos. Le llamaron el Tigre de Guanajuato, pero los amigos le llamaban “Meco” (indio salvaje”).

Quiso la fortuna que pudiera corroborar los datos que anteceden en ocasión de un ágape-homenaje que la Unión de Abonados y Aficionados taurinos de Madrid (calidad de asistentes) tributó a Juan Silveti Reinoso, primogénito de El Tigre, en un hotel madrileño. Al acto se sumó el maestro Manuel Capetillo de motu proprio, sin ser convocado, ejemplo de grandeza y compañerismo. Glosó y elogió las virtudes taurinas y humanas de su compañero, rememorando el pasado de aquella hermosa época del toreo mexicano: Gaona, Armillita, Solórzano, Procuna, Garza, Calesero, Pepe Ortiz, Silverio, Capetillo, Rafael Rodríguez, Jesús Córdoba, Silverio…y tal vez alguno más. El acto tuvo un tono de calidad excepcional en lo taurino y humano, a lo que contribuyeron en buena medida las cualificadas aportaciones  del excelente aficionado sevillano Joaquín Almero, pepinista y silvetista, en armoniosa conjunción.

“El Tigrillo”, Juan Silveti Reinoso, uno de los mexicanos mas “rondeño”,  con mas repercusión taurina en España, especialmente en Madrid y Sevilla,  fue mucho torero, un torero para aficionados, que triunfó en España más aún  que en su país natal y merece columna propia para él y su estirpe.

 (1) “México diez veces llanto”.- Fernando Vinyes, con mi gratitud por su amable dedicatoria.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
"Mazzantinito", el madrileño que fue paradigma del valor
Memoria de "Carnicerito de Úbeda", un torero que se ganó la estima de los aficionados
Las últimas funciones reales de toros
PUNTO DE VISTA
Cuando Madrid se convierte en espejo para otras ferias


Tres referentes para el largo serial de San Isidro


Con el más largo serial de la temporada, Madrid pasa ser eje y espejo del momento actual de cuantos componen la Tauromaquia. Un compromiso grande cuando se va a ser referente para muchos. Entre otros muchos elementos que podrían abordase, aquí nos ceñimos a tres aspectos concretos: la adecuada y actualizada definición de lo que supone un "toro de Madrid". la imperiosa necesidad de que se de una unidad de criterio entre los distintos equipos llamados a presidir los festejos y la redefinición concreta de los valores que deben componer eso que podríamos definir como "una buena lidia".


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |