Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Madrid: Ultima del abono de San Isidro
La fallida gesta de Dávila Miura: el hombre dispone y el toro descompone
Dávila Miura supo entender al sobrero de "El Ventorrillo" (Fotos: Plaza 1)
Nada salió a derechas. Desde el embarque de una corrida con al menos tres toros sin el trapío de Madrid. Y más cuando se trataba del punto final a la semana torista. La propuesta de Dávila Miura de celebrar los 175 años de la divisa de su Casa, toreando la corrida programada para San Isidro, naufragó por encima de la voluntad de torero. Una efeméride fallida. Pero, en cambio, fuera del programa oficial, Dávila toreó a gusto a un buen mozo de "El Ventorrillo". El resto no pasó de ser un toma y daca de Rafaelillo y Rubén Pinar frente a todos imposibles.
Actualizado 11 junio 2017  
Redacción   

MADRID. Última del abono de San Isidro. Casi lleno: 22.490 espectadores (95% del aforo). Cuatro toros de Antonio y Eduardo Miura, desiguales de presentación, blandos y de poco juego; un sobrero de Buenavista (2º bis), noble pero sin fondo, y otro de El Ventorrillo (5º bis), noble. Rafael Rubio “Rafaelillo” (de azul cobalto y oro), silencio y ovación. Dávila Miura (de verde macareno y oro), silencio y ovación. Rubén Pinar (de azul eléctrico y oro), silencio y silencio.

Parte facultativo: Tras dar muerte al 4º de la tarde “Rafaelillo” fue atendido en la enfermería de la plaza de "puntazos corridos en cara interna tercio superior muslo izquierdo y axila derecha. Pronóstico: leve. Firmado: Dr. García Padrós".


Marinero sin tierra
náufrago sin velamen
huérfano de puerto
nave sin timón.
Gloria Fuertes
Las sensaciones y circunstancias que tan bellamente hizo poema Gloria Fuertes, se venían a la memoria viendo como iba paso a paso hacia el naufragio una tarde preparada con su historia, con un argumento que iba más allá de las nostalgias. Pero cuando las cosas se tuercen, y este domingo comenzaron ya con el 1º de los de Miura,  lo normal es que la nave acabe con el timón alocado que lleva a ningún puerto.

La idea de Eduardo Dávila Miura, torero que merece un respeto por su historia pasada en la que hubo mucha verdad, era casi sentimental: festejar y en Madrid los 175 años de la divisa de su Casa. De paso, hacer posible el sueño de cuajar un toro en el ruedo de Las Ventas, que de la profesión se marchó sin haberlo conseguido. Un gesto muy de torero. Pero Dávila Miura quedó, como nos dice la poetisa, “naufrago de puerto” en una “nave sin timón”.

Es lo cierto que la carga se había subido al barco no era la más adecuada. Conociendo a responsabilidad que gastan los hermanos Miura, algún motivo tuvo que darse para que embarcaran seis toros tan desiguales, tan sin remate la mayoría. Lo que salió por los chiqueros no cuadra con su idea de lo que debe hacer un criador de reses bravas. Y para remate, luego resultó que los que no respondían a las exigencias de Madrid, complementariamente andaban, además, muy escasos de poder y de fuerza, mientras lo que eran más “miuras” carecían de una sola idea buena.

Por añadidura los  que no pasaban el listón que Madrid tiene para medir el trapío salieron en los tres primeros turnos. Poco más hacia falta para que se desatara la galerna de quienes se sienten guardianes de la estricta observancia. Y a partir de ahí, todo fue un camina hacia el abismo.

Resultó muy prudente el Presidente al no comenzar la tarde mandando para atrás al 1º, muy noble de condición pero ayuno de toda fuerza. Se suele decir que si ya al comienzo se tira del pañuelo verde, las cosas pueden ir a mayores. En este caso lo fueron a pesar de no haber pañuelo verde. Ni “Rafaelillo”, que de suyo es gladiador, pudo sacar algo de aquel disminuido enemigo.

Pero es que el 2º, aún más endeble, se tuvo que ir con los bueyes de “Florito”. Y no tenía mala clase. Mal asunto: la tarde estaba pensada para que Dávila Miura matara dos de su Casa,  pero comenzó lidiando a un cinqueño de Buenavista, que aun con su punto de nobleza, también tenía sus complicaciones y sus resabios de toro corraleado. El sevillano tiró de oficio y lo lidió con holgura.

Y como no hay dos sin tres, el que saltó al ruedo como 3º también se había dejado las energías en la dehesa. Quizá porque era de una forma menos clamorosa, se le mantuvo en el ruedo. Poco se le podía pedir a un animoso Rubén Pinar, que se las tuvo que ver con un animal muy deslucido.

“Torrijo”, un cinqueño que le tocó a Rafaelillo para su segundo turno, ya era otra cosa, era el más miura de todos. El torero de Murcia lo recibió con muchísima torería con el capote: primero un farol, luego lances de rodilla y más tarde de pie, todos con mucha vibración. Pero las buenas impresiones duraron un suspiro. En el caballo manseó sin tapujos y a los banderilleros llegó con problemas. Pese a todo, Rafaelillo trató de fajarse con él, en un toma y daca emocionante aunque las embestidas fueran cortas y ásperas. De recuerdo “Torrijo” le dejó dos puntazos, afortunadamente leves de pronóstico.

Derrumbándose ya desde que saltó al ruedo, el 5º iba pronto para los corrales de regreso. Definitivamente Dávila se quedaba sin miuras. En su lugar saltó un buen mozo con el hierro de “El Ventorrillo”, que acabó siendo el de más calidad de todos. El sevillano construyó una faena estimable, con unos naturales sobre la mano derecha que fueron de ensueño. Pero el personal a esas alturas ya no estaba para encajes de bolillo y no se valoró en su medida el buen hacer del torero.

Y de postre un “Escogido”, que no debió estar muy bien elegido a tenor del poquísimo juego que dio. Todos los esfuerzos de Pinar resultaron baldíos.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2017
El colombiano Jesús Enrique Colombo corta una oreja
Ginés Marín volvió a convencer a la afición de Madrid
El Rey Felipe VI debutó en el Palco Real, la tarde en la que El Juli demostró su magisterio
San Isidro 2017: El 45% de los toros, cinqueños
Así actuó el Palco de Las Ventas
Ginés Marín se lleva todos los premios
Las números del primer abono de Simón Casas
Triunfo incontestable de Sergio Galán
Decepción total: de seis "adolfos", ni uno
Juan del Álamo, el sentido del arte y los valores de la épica para abrir la Puerta Grande
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |