Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ante el estallido de una tragedia
Un blues para Iván Fandiño
"Era Fandiño un pelotón de un solo hombre. Seco, recio, apaisanado. Con su tez olivácea. Con el gesto grave. Con los espolones fuera y la sangre siempre a punto. Hizo del ruedo una patria ambulante. Vasco de padres gallegos, se hizo torero en Valencia y Sanlúcar de Barrameda, echó raíces en Guadalajara y un toro madrileño se lo ha llevado en Francia", en estos términos le canta Juanma Lamet en su recuerdo a uno de los nuestros, a un torero muy hombre, que vio como la vida se le escapaba entre la manos, cuando iba camino de Mont de Marsan.
Actualizado 18 junio 2017  
Juanma Lamet   
 Tres crónicas para enmarcar la gloria de Iván Fandiño

Un estallido de tragedia rompió los sismógrafos del orbe taurino cuando ´Provechito´, un toro negro de Baltasar Ibán, hizo carne en el costado de Iván Fandiño y lo rebañó por dentro. La guadaña puso huevos en el pulmón y el riñón. Y no hubo más. El héroe vizcaíno, caído en combate al tropezarse con su propio capote, enfiló la ambulancia con toda su muerte a cuestas, macilento. Presintió que se le esfumaba la vida. "Daos prisa, que me estoy muriendo". No llegó al hospital. Llanto por la muerte de un torero. Otra vez.

Fue en Aire-sur-l´Adour, un pequeño pueblecito de Las Landas francesas. Más pequeño que Linares, o que Talavera. O que Pozoblanco, Colmenar o Teruel. Apenas una meta volante en el Tour transpirenaico de las corridas duras. Tan cerca y tan lejos de Orduña, a la vez. Un lugar tan en calma, tan apaciblemente torero. A las 19.28 avisó André Viard de la cornada y a las 21.40 se confirmó la noticia. Eran las nueve y cuarenta en todos los relojes. Esa consumación atronó como un restallido ensordecedor. "A lo sonoro llega la muerte", escribió Neruda.

Otra vez. Sólo once meses después de que La Parca se llevara a Víctor Barrio colgado del pitón de ´Lorenzo´, de Los Maños, otro toro negro como un blues de Leadbelly. Otra vez dos matadores fallecidos en once meses, igual que Paquirri (septiembre de 1984) y El Yiyo (agosto de 1985). Otra vez el mundo del toro enlutado por un torero íntegro, de valor febril, todo franqueza. Hecho a sí mismo sin regatear un esfuerzo. Un luchador. Un samurái que se tiraba a matar o morir a cuerpo limpio cuando tocaba. Que cumplía a rajatabla el principio ramoniano de que el torero vive la vacación de la vida ante las posibles empresas de la muerte.

Era Fandiño un pelotón de un solo hombre. Seco, recio, apaisanado. Con su tez olivácea. Con el gesto grave. Con los espolones fuera y la sangre siempre a punto. Hizo del ruedo una patria ambulante. Vasco de padres gallegos, se hizo torero en Valencia y Sanlúcar de Barrameda, echó raíces en Guadalajara y un toro madrileño se lo ha llevado en Francia. “Provechito” no le tocó en suerte a él, sino a Juan del Álamo. Le hizo un quite Iván por chicuelinas, envuelta la figura en  percal. Dio un traspié y cayó al albero. A partir de ahí, todo lo enseñan con precisión de cirujano las terroríficas fotos de Iroz Gaizka.

En el suelo fue donde la aguja encontró hilo. Como pasó con Víctor. El pitón enhebró a Iván El Terrible y le dejó la muerte cosida bajo el vestido caldero y oro, igual que aquel con el que descerrajó la Puerta Grande de Las Ventas en 2014. A la gloria va Iván siempre con el mismo color.

Como todo torero de ley, Fandiño fue consciente de que la vida es citar desde el estribo. Es tener una espuerta de cal prevenida. Es llevar siempre encima la moneda para pagar a Caronte. Lo escribió el torero el 22 de marzo, en una profecía tristemente certera, terrorífica: "A veces no hay próxima vez ni segundas oportunidades. A veces es ahora o nunca".

Vivimos una era trágica, en general. Como de fin de ciclo. Es todo bastante raro, pero queda un puñado de cosas puras, ajenas a la posverdad. Irreductibles. Una de ellas es el tributo de la sangre. Otra vez. Otra maldita vez el charco de la agonía, la vida derramada. Agur, Iván. Has muerto libre, como querías. Que la tierra te sea leve. "Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!".

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Bloc de notas
Dávila sin Miura
Dávila sin Miura
Por la contrarreforma del rejoneo
El pentecostés de "Hebreo"
La mano de Dios
Cuvillo desnuda al "7"
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |