Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ahora se cumplen 25 años y aún sigue en el recuerdo
Cesar Rincón, la feria de San Isidro que en 48 horas lo puso en primera figura
Le bastaron 48 horas, las que ocupaban el 21 y el 22 de mayo de 1991. Primero con una corrida de Baltasar Ibán, al día siguiente una de Murteira Grave. Y en las dos ocasiones le esperaba la Puerta Grande de Madrid. Pero aquello no resultó fruto de la casualidad. Ya lo había dejado claro ante toros de Cuadri en abril del 91, aunque la tarde no resultara redonda. Y por detrás quedaban unos años de mucha lucha, de mucha fe en su vocación taurina. Por eso cuando llegó la ocasión rompió con tanta fuerza. Por eso y porque supo arriesgar: a otros después de haber cortado dos orejas en Madrid, les costaba más volver con una sustitución al día siguiente, no fuera a ser que devolviera los trofeos. Uno de los grandes toreros que ha dado América apostó y ganó.
Actualizado 18 mayo 2016  
Carmen de la Mata Arcos   
 Cesar Rincón: "Somos taurinos. Queremos ser libres"

Este mes de mayo se cumple un cuarto de siglo de aquel San Isidro protagonizado enteramente por un torero que, en apenas quince días, se convirtió en máxima figura. La apoteosis de César Rincón[1] en Las Ventas significó el triunfo de un estilo y de una interpretación del toreo plenamente clásica que, de esta forma, regresó al primer plano de la actualidad [2].

Hasta el momento que César Rincón atravesó la Puerta Grande de Madrid en la anochecida del 21 de mayo de 1991, su carrera había sido tremendamente dura y difícil, inclusive su contratación para el ciclo madrileño había sido cuestionada. El diestro, nacido en la capital de Colombia, había dejado grata impresión en el coso venteño tras lidiar acertadamente el lote de toros de Celestino Cuadri que le correspondió el domingo 28 de abril.

La primera puerta grande

El cartel previsto para el martes 21 de mayo no llamaba especialmente la atención entre el gran público, aunque para el aficionado sí que contaba con notas de interés. Se trataba de una terna de espadas totalmente internacional, pues junto a César Rincón figuraban Curro Vázquez y Miguel Espinosa “Armillita”. Las reses enchiqueradas llevaban el hierro de Baltasar Ibán, que a esas alturas ya tenía en su haber dos premios de los que cada año otorga la Comunidad de Madrid al mejor encierro del serial isidril. En su caso, fueron los correspondientes a 1986 y 1987, gracias a sendas corridas que propiciaron, respectivamente, las salidas a hombros de Ortega Cano y Víctor Mendes. Hasta ese 12º festejo del abono, tan sólo se había cortado una oreja, la que obtuvo Juan Mora de un ejemplar de Cebada Gago.

César Rincón, que vestía un traje verde manzana y oro, ya demostró ante su primer antagonista la decisión y la mentalización con la que afrontaba el compromiso, si bien en esta ocasión marró con la espada y todo quedó en una fuerte ovación. El sexto astado de la tarde, “Santanerito”, no exhibió demasiadas cualidades positivas durante los primeros tercios de la lidia. El toro presentaba una embestida bronca y áspera, además de una más que evidente mansedumbre. Por ello, César Rincón intentó con buen criterio en el saludo capotero templarlo y empujarlo hacia delante, primando la eficacia por encima de un mayor lucimiento. Una vez tomó muleta y estoque, el diestro colombiano se dobló por bajo con el de Baltasar Ibán, detalle fundamental que ayudó a que “Santanerito” mejorara, en parte, su condición. El pase de pecho con el que abrochó esos muletazos iniciales, resultó magnífico. Los terrenos, las distancias y la perfecta colocación del torero fueron claves a la hora de que el burel optara por perseguir el engaño y olvidara su propósito de huida.

Rincón derrochó valor y conocimientos en una faena que tuvo, entre otras muchas virtudes, las de la emoción y la verdad más absoluta. Por uno y otro pitón, el planteamiento del matador era el mismo, franela plana adelantada y máxima ligazón entre los pases que conformaban la serie. El riesgo asumido era enorme pero era la única fórmula para extraerle al cornúpeta lo que de positivo llevara dentro. Idéntica entrega que el trasteo de muleta tuvo la ejecución de la suerte suprema, citando a recibir y aguantando, sin mover un ápice las zapatillas, la acometida del animal. Fulminado por la soberbia estocada, el ejemplar de Baltasar Ibán se derrumbó a los pocos segundos. El público solicitó con vehemencia los trofeos para el colombiano, petición que fue atendida por el palco presidencial. Su triunfo alcanzó mayor magnitud al estar presentes las cámaras de TVE. En ese momento, comenzaba a hacerse realidad el sueño que César Rincón había tenido desde pequeño, conquistar la plaza de Las Ventas.

La sustitución de Fernando Lozano

La vacante que dejaba al día siguiente Fernando Lozano --herido grave unas fechas antes en ese mismo ruedo por un toro de Atanasio Fernández-- fue ofrecida por la empresa de Madrid al diestro bogotano, que tras valorar dicha propuesta junto a su apoderado, Luis Álvarez, la aceptó. Con el cartel de “no hay billetes” colocado en los exteriores del coso, Ruiz Miguel, “Espartaco” y César Rincón pisaron la arena de la monumental madrileña la tarde del miércoles 22 de mayo. La materia prima estuvo compuesta por cinco astados de la ganadería de Joaquín Murteira Grave y uno más de la de Alcurrucén. El primero del lote del colombiano, que eligió para la corrida un terno rosa palo y oro, fue una res con movilidad pero también con dificultades, que exigía al espada que se pusiera delante utilizar con inteligencia todos los resortes técnicos para, de este modo, y sobre el sólido basamento del valor, construir la faena. Así lo llevó a cabo Rincón, que acabó por desengañar al toro, tragándose entonces varias tandas de muletazos. El deficiente manejo de los aceros, imposibilitó la conquista de una más que probable oreja aunque la afición venteña supo calibrar el mérito de su labor.

El sexto cornúpeta de la función tampoco hacía albergar muchas esperanzas, observado su comportamiento ante los caballos de picar. De cualquier forma, Rincón se sacó a “Alentejo”, nombre del burel del hierro portugués, al platillo de la plaza y ahí comenzó a desgranar su faena. Ésta contó, en esencia, con los mismos  parámetros que la del día anterior, pañosa adelantada, cite cruzado y dando el pecho y gran ligazón entre los pases. Ante tanta autenticidad del torero, el animal respondió, ipso facto, entregándose a la tela roja que lo conducía con mano firme.

La labor fue aún más perfecta que la firmada frente al ejemplar de Baltasar Ibán, pues a todo lo dicho se sumó el temple y la suavidad que imprimió a la mayoría de los pases. Derechazos y naturales hondos, profundos, rematados con pases de pecho de pitón a rabo, intercalando también algunos trincherazos sublimes. La monumental de Las Ventas estaba, nuevamente, a los pies del torero nacido en Bogotá. La hazaña volvía a repetirse 24 horas después. Intentó, en vano, estoquear a “Alentejo” recibiendo pero ante la negativa del toro de Murteira le endosó un magnífico volapié. El diestro paseó por dos veces el ruedo con los apéndices en la mano, abriendo por segundo día consecutivo la Puerta Grande del coso madrileño. Por fin, toda la lucha y el sacrificio durante tantos años había encontrado recompensa, César Rincón salía lanzado del San Isidro de 1991.

________________________

[1]  Julio Cesar Rincón Ramírez (Santafé de Bogotá, 1965) se inició muy joven en el oficio taurino. A España viajó por primera vez en 1981 para dar sus primeros pasos. La plaza de Bogotá fue escenario de su debut vestido de luces en 1980, una tarde que compartió con Maribel Atienzar. Un año después, el 8 de diciembre de 1982 tomó la alternativa en su ciudad natal, de manos de Antoñete y con José María Manzanares de testigo y toros de Vistahermosa. Tras confirmar en la Monumental de México (1983), en Las Ventas se presentó como matador de toros el 2 de septiembre de 1984, con Manili y Pepe Luis Vargas, ante toros de Lamamié de Clairac. Sin demasiadas oportunidades entre medias, volvió a Madrid en abril de 1991, para lidiar una corrida de Cuadri con Raúl Zorita y Enrique Ponce. El buen ambiente que dejó aquel día, le permitió entrar en los San Isidros de ese año, que fueron el escenario de su explosión como torero con sus dos primeras salidas por la Puerta Grande. Catapultado a todas las ferias como nueva figura, se mantuvo siempre en primera línea, hasta que en 199 tuvo que retirarse a raíz de una enfermedad contraída a raíz de una muy grave cornada sufrida en la plaza de Cali. Reapareció en plenitud de forma y de triunfos en la temporada de 2003, retirándose definitivamente en febrero de 2008 en la Monumental mexicana.

[2] Como sabe, en esta misma temporada de 1991 Cesar Rincón salió dos veces más por la Puerta Grande de Las Ventas. Una el 6 de junio, en la corrida de la Beneficencia, en la que mano a mano con Ortega Cano lidió una corrida de Samuel Flores. Meses después, el 1 de octubre, durante el abono de Otoño, volvió a cortarle las orejas  a un toro de Sepúlveda; se acartelaba ese día con José María Manzanares y David Luguillano, que confirmaba su alternativa.  Con posterioridad, en 1995 y en 2005 volvió a recibir estos honores.

BIBLIOGRAFÍA.
Cossío, José María de: “Los Toros. Inventario biográfico”. Tomo 18. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.
Cossío, José Maria de: “Los Toros. Crónicas. 1981-2007”. Tomo 30. Editorial Espasa Calpe. Madrid, 2007.
Rincón, César: “De Madrid al Cielo”. Autobiografía con Javier Villán. Colección “La Tauromaquia”, nº 45. Espasa Calpe. Madrid, 1992.

HEMEROGRAFÍA.
Ruiz, Alberto: “Hitos de Las Ventas: El memorable año 91 de César Rincón”. Colección “75 aniversario”, nº 23. Revista 6 Toros 6, nº 633, 15-08-2006.
“Especial San Isidro. 1947-1997”. 6 Toros 6. Mayo 1997.

PÁGINAS WEB.
www.elpais.com
www.hemeroteca.abc.es

© Carmen de la Mata Arcos/2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
"Mazzantinito", el madrileño que fue paradigma del valor
Memoria de "Carnicerito de Úbeda", un torero que se ganó la estima de los aficionados
PUNTO DE VISTA
Cuando Madrid se convierte en espejo para otras ferias


Tres referentes para el largo serial de San Isidro


Con el más largo serial de la temporada, Madrid pasa ser eje y espejo del momento actual de cuantos componen la Tauromaquia. Un compromiso grande cuando se va a ser referente para muchos. Entre otros muchos elementos que podrían abordase, aquí nos ceñimos a tres aspectos concretos: la adecuada y actualizada definición de lo que supone un "toro de Madrid". la imperiosa necesidad de que se de una unidad de criterio entre los distintos equipos llamados a presidir los festejos y la redefinición concreta de los valores que deben componer eso que podríamos definir como "una buena lidia".


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |