Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Semana Santa 2016
La visión literaria de José Mª Requena
Las Cofradías de Sevilla vistas por un novelista
Con un prólogo de José Sánchez Herrero, editado por la Universidad de Sevilla vio la luz un libro multidisciplinar, en el que el escritor y poeta José María Requena aportó su punto de vista de novelista. Se trata de un ensayo breve, que se adivina escrito de un tirón, sin pararse en circunloquios, sino dejando fluir las palabras tal como se están pensando. Como explica el autor, no trata de hacer historia, sino de "una cariñosa interpretación llevada a cabo por quien se siente emocionado aún al "encontrarse" con alguno de los densos y raros silencios que cada imagen lleva consigo en defensa del misterio, cuando el desfile se hace un poco más ruidoso que de costumbre".
Actualizado 19 marzo 2016  
José Mª Requena   
 Selección de textos: firmas ilustres en la Semana Santa (Tamano: 355,0 kb.)
 Escenas sevillanas, en recuerdo del P. Cué (Tamano: 2,1 Mb.)

Ante todo, para evitar divagaciones y malos entendidos, conviene subrayar el punto de vista que he preferido, al menos en esta ocasión, para contemplar, apreciar e interpretar, a mi manera y por libre, esa grandeza tan indudablemente tópica y típica que es la Semana Santa de Sevilla. Dicho sea lo de tópica y típica en el sentido más sano y alejado de las intenciones peyorativas. Porque nada hay que sea tan tópicamente del lugar como lo es la Semana Santa en Sevilla, así como tampoco se da en nuestra ciudad ninguna otra reiteración de tamaña insistencia, durante siglos, sin apenas cambios sustanciales y con una monotonía tan expresa y cuidadosamente mantenida, tanto en las denominaciones como en el lenguaje, en los atuendos, y, sobre todo, en cuanto se refiere a unos cargos cofradieros que llegaron a ser en su día auténticas y adelantadas jerarquías seglares de la Iglesia, primerísima preponderancia de gente sin hábitos, que, después de congregarse religiosamente en torno a Cristos y Vírgenes, terminarían por arracimar afanes de vecindad y de gremios al pie de unos altares, hasta el punto de llegar a “sacar” esos mismos altares a la calle, por considerarlos muy suyos, casi del todo y exclusivamente suyos, aunque los curas párrocos de entonces pudieran opinar lo contrario.

Para mí, en un principio, el “paso” fue el altar de los santos titulares de la cofradía, de la hermandad, del agrupamiento de hombres pertenecientes a un mismo oficio. Todavía está por hacer la pequeña y gran historia que se puede hilar y deshilar a cuenta de este altar del Señor o de ese otro altar de Virgen a la hora de perfilar y conocer las líneas maestras de la Semana Santa. Una Semana Santa, que, como tema sociológico, se presta demasiado poco a los planteamientos rigurosos y preconcebidos.

Por el contrario, el motivo cofradiero es de los que se revuelven y enroscan, obligando al retorno de capítulos que se dieron por cancelados, quizá porque, al tratarse de una manifestación tan dada a lo estrictamente reglamentario, se produce, de rechazo, esa especie de fermentación inacabable de sugerencias que acosarán siempre las plateadas tapas de Las Reglas.

Historiadores tiene Sevilla, y bien buenos, y cofrades tienen las hermandades de Sevilla, y bien fervorosos y detallistas. Con esto quiero apuntar que ni estoy capacitado para hacer historia de la Semana Santa sevillana, ni mucho menos, para inscribirme en la nutrida candidatura de futuros pregoneros hispalenses. Lo mío, por puras razones de limitación, habrá de quedarse en eso: “en una versión un tanto literaria de la Semana Santa de Sevilla”, en una cariñosa interpretación llevada a cabo por quien se siente emocionado aún al “encontrarse” con alguno de los densos y raros silencios que cada imagen lleva consigo en defensa del misterio, cuando el desfile se hace un poco más ruidoso que de costumbre.

Con todos mis respetos de creyente de a pie, quisiera conseguir, nada más y nada menos, que reflejar, aunque sólo fuese en parte, lo que innumerables sevillanos sienten durante su Semana Santa. Y no sólo aquello que sienten, sino también aquello que intuyen en ese inusitado y atrevido modo de celebrar, con liturgia callejera, las jornadas más transcendentes de la Redención, bajo la bóveda del cielo, al filo chillón de las tabernas, bajo las altas y tupidas ventanas de los conventos, o acaso al cruce de alguna plaza agriada por las magdalenas tristezas de la prostitución. Desfile, pues, para ricos y pobres, para devotos y gentes descreídas, reclamados todos por inciensos y perfumes, por músicas, gestos y brillos, por velas y oros y platas...

Tan complejo es este sensitivo mundo semanal de cada calendario, que, a la vista está cómo se desborda la temática, nada más iniciada la exposición de propósitos, de puntos de vista y demás intentos de ordenar por anticipado la no pequeña osadía de ofrecer una interpretación personal, aunque eso sí, orientada en sus intenciones a buscar los mayores acercamientos con otras muchas formas de ver y apreciar la Semana Santa sevillana.

Hora es ya de que entremos en materia, más o menos sistemáticamente, mediante los auténticos derroches de improvisación y corazonadas que requiere y merece una manifestación pública tan paradójicamente rigorista en las aritméticas de sus Reglas y tan de antiguo tentada por la ilusión de verificar la primera rebeldía de los seglares, no frente a la jerarquía eclesiástica, sino muy habilidosamente perpetrada al lado mismo de las sillas episcopales, en un ten con ten que dura siglos y que constituye un sorprendente prodigio de diplomacia, aunque, de cuando en cuando, al doblar la esquina de tal o cual año lejano, se nos fuesen “a Roma por todo” tantos o cuantos hermanos mayores de hermandades sevillanas, para que el Papa en persona se sirviera resolver unos pleitos que, en cualquier otra geografía eclesiástica de otros tiempos, hubiesen resultado poco menos que merecedores de excomunión, con todas las pavorosas secuelas que son de suponer en aquellos pretéritos.

En mi opinión, la cofradía, en sus orígenes, más que una congregación para cultos, debió ser un cristiano modo de hacerse presentes y relativamente defendidos por apoyos mutuos, al pie de un altar del Señor o de la Virgen, no sólo por devociones, sino también empujados por la necesidad que los gremios sienten de llegar a ser peso constante y activo de una sociedad entrecruzada por muy contadas e inconmovibles fuerzas de predominio.

Y, en mi literaria prisa por distanciarme de lo antiguo, precisamente para evitar errores históricos, se me ocurre imaginar, sin más, que a alguien de sabe Dios qué año, probablemente un recio menestral de alguno de nuestros pueblos, propuso la ocurrencia de sacar a la calle el altar, entero, de la Virgen titular de la hermandad. Albañiles no faltarían para descuajar y reponer losetas y azulejos. Y, ahí que va el altar de una Dolorosa, arrancado de su pared oscura de la Iglesia, entre los gritos sudorosos del párroco, ay, Señor, perdónalos, Señor... Y con la imagen y el altar, la dorada talla del retablo... ¡Que avisen, que llamen al señor obispo!

Y allá fue a la calle el primer “paso”, el altar, probablemente, encima de una gran parihuela, soportado el gran peso por espaldas y hombros poderosos de gente poseedora de la bien trabajada musculatura de los pobres.

Fuente:
VERSIÓN UN TANTO LITERARIA DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA.
La versión original de este texto puede consultarse en: http://www.josemariarequena.com/otrostextos/el_alma_requena.htm

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Semana Santa 2016
Rafael González Serna, un Pregón a la medida de los cofrades y de Sevilla
El médico de San Lorenzo
Programa de la Semana Santa: todos los horarios, todos los itinerarios
La madre del nazareno
El capataz y los costaleros, quienes marcan el diferenciado andar de los pasos
La Semana Santa 2015 en el recuerdo
La permanente cuestión: la Semana Santa crece año tras año
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |