Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
2014, el "Año de Manolete": 75 años de sus doctorados
La confirmación de alternativa de Manolete y el triunfo grande de Marcial Lalanda
En la prensa de la época se la definió como una de las mejores corrida de la Beneficencia que se recuerdan. Cuando aún Manolete no había obtenido su triunfo grande --que vino en el último de la tarde-- el púbico ya hizo dar la vuelta al ruedo a los tres toreros, a la que invitaron a unirse a don Juan Belmonte, que había rejoneado un novillo. Manuel Rodríguez le cortó las orejas a su segundo. Pero parece como si en estas tardes trascendentes, el torero cordobés hiciera despertar a sus compañeros de cartel. Si en su alternativa Manuel Jiménez "Chicuelo" inició su segunda primavera torera, en la confirmación fue Marcial Lalanda quien cuajó una de sus tardes más redondas en Madrid.
Actualizado 3 febrero 2013  
Redacción   
 La alternativa de "Manolete", la tarde en la que "Chicuelo" comenzó su segunda primavera

“Ante Juan”, el mejor testigo”, titulaba su crónica Manuel Sánchez del Arco, “Giraldillo” en la crónica taurina en las páginas del ABC del 13 de octubre de 1939, dando cuanta de la corrida celebrada en Las Ventas la tarde anterior, en la que, de manos de Marcial Lalanda,  confirmaron su alternativa “Manolete” y Juanito Belmonte. Por delante, don Juan Belmonte había rejoneado un novillo de AP. El festejo fue triunfal. Y como para remarcar su carácter de acontecimiento, el crítico acude precisamente a ese título: todo aquello que se estaba viendo en el ruedo de la calle Alcalá estaba siendo atestiguado por el mítico Belmonte.

Y realmente lo fue grande. Escribe “Giraldillo”: “Una tarde de toros inolvidable, blanca piedra donde quedaron esculpidas tres faenas soberbias, y entre ellas, jinete que cabalga en un recuerdo, Belmonte, padre y señor, evangelista de un toreo nuevo, vencedor de lo imposible, domador del riesgo”.

Su  alborozo incontenido nacía de la vuelta ruedo que los actuantes dieron tras la muerte del quinto de la tarde. “Juan Belmonte, nuevo matador, continuador de las paternas glorias, alzaba en la diestra la oreja que había cortado en su primera tarde de matador. Marcial había obtenido un de sus triunfos más resonantes y Manolete había acusado los quilates del oro más puro, en seria orfebrería cordobesa”.

Y más adelante Sánchez del Arco recuerda: “Con el nuevo matador, compartiendo la ovación, venían Marcial y Manolete. Los tres llegaron ante Juan y como homenaje a la cumbre, a la cima que aureola la luz de los recuerdos mejores, el público quiso que los cuatro dieran la vuelta al ruedo. ¡Como se unieron allí el eslabón vivo de Marcial el pasado y el presente que está embriagado de futuro! Y los cuatro, Juan Belmonte, su hijo, Manolete y Marcial recibieron uno de los mayores más rendidos homenajes que se han tributado en el ruedo de Madrid. Tres tiempos, tres maneras y tres menciones geográficas: Sevilla, Madrid, Córdoba..

Se lidiaban aquel 12 de octubre, en la que se anunciaba como la Corrida de la Beneficencia, un novillos y seis toros de Antonio Pérez, que según el cronista pelearon bien con los caballos, aunque algunos “fueron castigados son exceso y puede apreciar ciertas “habilidades” en los piqueros”. Y complementa su descripción: “el novillo tardeó en los primeros momentos, pero luego se creció. El primer toro de Manolete, aplomado y a la defensiva, fue el peor. Los demás, manejable. En cuanto a presentación, con decir que acusaron el tipo de la casa, está dicho todo”.

La confirmación de Manolete

A Manuel Rodríguez le correspondió su confirmación con el segundo de lidia ordinaria, con ese toro a la defensiva que reseñaba Sánchez del Arco, quien ya de entrada escribe: “en la asombrosa tarde de ayer, Manolete, serio, torero que se aísla tal como si en el mundo, cuando el torea,  no hubiera más que él y el toro, asombró al público de Madrid”.

Pues según describe el cronista, frente a ese toro incierto y aplomado, Manolete “consintió mucho y dio unos ayudados por alto soberanos. Era aquella una faena de muleta como se ven muy pocas. ¿Manolete torero nuevo? Toda la sabiduría cordobesa estaba allí”. La espada en esta ocasión no le funcionó, necesitando de un pinchazo, dos estocadas de suerte varia y un descabello.

Sin embargo, lo grande vendría con el ultimo de la tarde. “Ya había hecho quites muy buenos, sobre todo uno en el cuarto de la tarde. Toreo muy bien de capa, pero falta lo definitivo, lo que en una sola tarde le ha consagrado. Se llevó al toro muy a los medios y allí embebido en la faena, toreó de manera asombrosa. ¡Gran estilo de muletero! Toreó con ambas manos, destacando cinco naturales. Unos molinetes, unos adornos justos, sin descomponer su línea sobria, impecable. Aún no se había perfilado para matar y ya pedían la oreja los espectadores, borrachos de entusiasmo. Citó a recibir y pinchó a un tiempo. Dos pinchazos más, muy recto y a volapié y después una estocada. Entonces se desbordó el entusiasmo de los espectadores y entre clamores vivas a Córdoba. Manolete cortó las dos orejas”.

El resto de una tarde grande

Pero no sólo fue Manolete. Toda la tarde tuvo su historia. Cuenta “Giraldillo” que don Juan Belmonte dio la vuelta al ruedo, tras rejonear y pasar de muleta al toro que abría plaza, al que mató pie a tierra de un pinchazo bien señalado y una estocada.

Juanito Belmonte Campoy estuvo valentísimo con el toro de su confirmación, que le cogió de mala manera y le destrozó la taleguilla, porque durante toda la tarde actuó con el pantalón de un monosabio. El éxito más destacado le llegó con su segundo, al que le cortó una oreja: “Tres pases por alto, muy buenos, y dejó que se refrescara el enemigo. Y luego vino una serie de pases de calidad. Iba todo el toro detrás de la muleta. La mano del torero mandaba en el toro –en todo el toro--, allí no había trampas efectistas de esas que nos tienen hastiados y sin ilusión. Hubo un asombroso molinete. Vibraba el concurso entusiasmado. Un pinchazo y un estoconazo, al que siguió un certero descabello a pulso. Y fue entonces la ovación y la oreja”.

“Qué decir de Marcial?”, se preguntaba el crítico ya en la parte final de su crónica, para después de pormenorizar el quite provincial que le hizo a “El Tigre” –al que libró de una cornada segura--, darse así mismo la respuesta con lo que había ocurrido en su primero: “Comenzó con dos pares de rodilla, de esos que a falta de calificativo más preciso se les llama escalofriantes. Toreó luego al natural, se hincó de rodillas, dio el de la firma-…¡Todo un curso de toreo! Marcial, cargado de triunfos, se estimulaba noblemente y sacudía su habitual desgano en honor a sus ahijados. ¡Cuando quiere es el más grande, o uno de los más grandes para ser más exacto! Dio una estocada muy buena  que mató y cortó las  orejas y el rabo”. En su segundo fue ovacionado.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
"Mazzantinito", el madrileño que fue paradigma del valor
Memoria de "Carnicerito de Úbeda", un torero que se ganó la estima de los aficionados
PUNTO DE VISTA
Cuando Madrid se convierte en espejo para otras ferias


Tres referentes para el largo serial de San Isidro


Con el más largo serial de la temporada, Madrid pasa ser eje y espejo del momento actual de cuantos componen la Tauromaquia. Un compromiso grande cuando se va a ser referente para muchos. Entre otros muchos elementos que podrían abordase, aquí nos ceñimos a tres aspectos concretos: la adecuada y actualizada definición de lo que supone un "toro de Madrid". la imperiosa necesidad de que se de una unidad de criterio entre los distintos equipos llamados a presidir los festejos y la redefinición concreta de los valores que deben componer eso que podríamos definir como "una buena lidia".


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |