Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Cambiar de escalafón para quedarse en paro
El drama de las nuevas alternativas
El relevo generacional cada vez se pone más complicado en esto del toreo. Los nuevos encuentran demasiados obstáculos para abrirse camino, cuando los que comandan en el escalafón se disputan hasta un puesto en plazas de orden menor, incluso de portátiles. De hecho, en la situación actual de la Fiesta la excepción, muy excepción, es que al nuevo matador de toros se le den ese mínimo de oportunidades en las que confirmar o desmentir sus posibilidades de futuro.
Actualizado 24 julio 2012  
Redacción   
 La alternativa, cuando para el torero comienza su primavera

En el comienzo de temporada dos novilleros punteros tuvieron alternativas u tanto sonadas. Alberto López Simón ascendió al escalafón en plena feria de abril de Sevilla, y Víctor Barrio hizo lo propio en Madrid. Y hasta hoy. Parados andan, salvo algún festejo aislado por plazas de tercera. De los nuevos, tan sólo Jiménez Fortes, doctorado en agosto de 2011 en Bilbao, ha conseguido ir abriéndose paso, y eso en buena medida gracias al amparo que tiene en una casa fuerte, como la de los Choperas, que se preocupa de ponerlo en todas las plazas en las que tienen influencias.

Este es el gran drama que les toca vivir a los toreros nuevos. Ahora, acentuado además por los efectos de la crisis y la consiguiente reducción del número de festejos. Les hacen dar un paso trascendental, cuando no tienen el menor respaldo para mantener una cierta actividad que los curta en el oficio y que les permita asumir mayores compromisos.

Una buena parte de esta situación viene derivada de la moda actual, según la cual las figuras copas hasta carteles de plazas portátiles, y nada digamos de los pequeños ciclos de segundo orden. Los puestos que tradicionalmente estaban destinados a estos toreros nuevos, que les permitían estar en activo y completar su formación, hoy los tienen en disputa entre los 20 primeros del escalafón. No queda hueco para más.

Es cierto que en ocasiones se trata de alternativas cogidas muy con alfileres, que en la mayoría de los casos no pasan de responder a la fórmula de buscar un primero, que resuelta la manía de las figuras de no abrir cartel y que además “no moleste”. Pero aún así, resulta triste que  a  quienes deben pugnar por ser la generación del relevo no se les de margen algún.

A este fenómeno no es ajena la propia devaluación de lo que significa la alternativa. Como circular por el carril de los novilleros hoy cuesta un dineral y abrir camino es una aventura que exige normalmente padrinos, en cuanto están medio preparados les hacen dar el salto de escalafón, para probar fortuna en su nueva situación. Hoy por hoy, esa fortuna es aciaga a más no poder.

Algunos toreros no tan antiguos, que incluso tuvieron ambiente como novilleros, a la hora de la verdad renunciaban a dar ese paso, porque consideraban que no se daban las circunstancias para poder funcionar dignamente entre los matadores de toros. La mayoría optaba por el vestido de plata, rango en el que alcanzaron lugares muy preeminentes. Y es que en esa época la alternativa era algo a lo que se le tenía mucho respeto. Con uno mismo, pero también por lo que en sí mismo significa el Arte del Toreo. Hoy, en cambio, deambulan años y años por el escalafón, a base de tres o cuatro corridas por temporada, a la espera de un milagro --que rara vez llega-- que lo ponga en circulación.

Para más inri, andamos en épocas duras y difíciles, en la que las empresas no pueden bajar la guardia en la confección de carteles, por lo que no andan para hacer favores. No hay más que ver como un torero que andaba en lugares preeminentes, en cuanto baja el diapasón se ve metido en carteles de muchos menos relumbrón. Vean, por ejemplo, los carteles en los que ahora mismo anda metido Cayetano, una vez que con reiteración se ha dejado ir Madrid y Sevilla. Si eso pasa con toreros con un cierto nombre y una administración diligentes, lo que ocurre con los nuevos acaba por no llamar la atención.

Y es que alfo falla en todo esto. Sin ir más a tiempos lejanos, cuando tomó al alternativa El Juli tenía hecha lo que quedaba de temporada y la siguiente. Otro tanto le ocurrió a José Mª Manzanares o a Miguel A. Perera, por citar unos ejemplos. Cierto que en estos tres casos, con los lógicos altibajos provocados por el cambio, los tres dieron la cara y respondieron a lo que se esperaba de ellos. Pero cierto también que tuvieron a su favor un margen de confianza para poder consolidarse.

Otro caso no lejano. Tras tomar la alternativa Enrique Ponce no tenía tan claro, por más que hizo más de una machada para abrirse camino. Aquella temporada hizo las ámericas con bastante éxito. Es de recordar como en esas navidades ya hubo algún empresario, caso de Manolo Chopera, que apostó por sus posibilidades, por más que para eso tuviera que empeñar su palabra ante los propietarios de algunas de sus plazas, antes las reticencias que levantaba su apuesta. Acertó el empresario de plano, pero se jugó su prestigio en aquella apuesta. Y Chopera nada tenía que ver con la administración del torero; tan sólo que lo había visto tan bien ruedos americanos que estaba convencido que iba a ser la novedad del año. Esos romanticismos hoy no se llevan.

Y en un par de generaciones anteriores, contaba Antonio Ordoñez que, a raíz de tomar la alternativa, se quedó parado. Los contratos no llegaban y el tiempo pasaba. En esas, le llamaron para cubrir una sustitución en la feria de Santander,  que entonces estaba muy lejos de su relevancia actual; el triunfo en aquella tarde le puso de nuevo en circulación y en valor. Ya no paró hasta la retirada.

Claro que en esas épocas los carteles de septiembre no estaban ya cerrados en el mes de abril, a base del sota, caballo y rey más convencional, sino que los triunfos, incluso fuera de Madrid o Sevilla, puntuaban. Hoy en día prácticamente Pamplona es la única feria en la que espera a los triunfadores para cerrar sus carteles; en los demás andan ya pergeñados con meses de antelación. Como mucho se puede aspirar a entrar por la vía de las sustituciones, hoy más disputadas que nunca.

Pero nadie concebía, además, que quienes mandaban en el escalafón superior se pelearan por un sitio en los carteles de plazas de tercera, con tal de sumar festejos para las estadísticas del año.

A todo este fenómeno no es ajeno, por lo demás, la costumbre de muchas corporaciones locales de exigir al arrendatario que en su plaza tienen que anunciar a un numero determinado de toreros del grupo 1 y otro tanto del grupo 2, siendo como son meras adscripciones estadísticas, que ya en poco representan anda que tenga que ver con calidades toreras.  Esta costumbre, para qué engañarnos: nacida de la desconfianza hacia el proceder de los empresarios, acabó por hacer bastante daño.

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
El inesperado "siete" que Morante hace a las ultimas ferias
Rompe agosto, el mes más taurino del año
Taurodelta reclama daños y perjuicios por lucro cesante durante su gestión en Las Ventas
La historia de toros y toreros del jardín "El Capricho", de la Alameda de Osuna
Pamplona, una Fiesta con sello propio y único
Ramón Valencia: "Sólo hemos logrado sumar 129 nuevos abonados este año"
La Fundación del Toro de Lidia se propone elegir antes de acabar junio a un nuevo Presidente
Toros 92: memoria del año taurino de la Expo, cuando nada salió según lo previsto
Curro Romero: 60 años después
Carlos Núñez anuncia que a finales de junio habrá nuevo Presidente de la Fundación del Toro
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |