Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: segunda de la feria de San Miguel
La espada modifica el marcador de Esaú Fernández
Esa Fernandez pasando al natural
El calamitoso manejo de los aceros cambió la cuenta de resultados del diestro camero Esaú Fernández, que se mostró templado con el mejor toro del soso encierro de Alcurrucén, pero dio lo mejor de sí mismo con el cuarto. Desvaídos pasaron los otros dos jóvenes espadas, Borja Jiménez y Lama de Góngora, que a mayor detalle tampoco anduvieron despiertos con los aceros, como bien cuenta Álvaro R. del Moral en su crónica en "El Correo de Andalucía".
Actualizado 28 septiembre 2015  
Álvaro R. del Moral   
 López Simón roza la Puerta del Príncipe
 EN OTRAS PLAZAS: Miguel Ángel Delgado hizo lo más lucido en Madrid

SEVILLA. Se lidiaron seis toros de Alcurrucén, correctamente presentados aunque sosos y descastados en líneas generales. El mejor del envío fue el primero, noble y de buen son en la muleta. El segundo resultó noble y el sexto se dejó a medias en el último tercio. El resto adoleció siempre de entrega. Esaú Fernández (de noche y oro), ovación tras aviso en ambos. Borja Jiménez (de verde hoja y oro,) silencio tras aviso y ovación. Lama de Góngora (de blanco y oro), silencio y silencio.
La plaza registró media entrada en tarde calurosa. Esaú Fernández resultó volteado por sus dos toros sin consecuencias. También llegó a ser prendido el banderillero Juan Manuel Raya por el quinto. Destacó con los palos Curro Robles.

El cartel que cerraba la breve feria de San Miguel y el propio abono sevillano había resistido más mal que bien el paso del tiempo desde el anuncio de la programación en el lejano mes de marzo. El argumento inicial era haber reunido en una misma terna a los tres matadores que habían tomado la alternativa durante la Feria de Abril pero también es sabido que la negativa de Garrido frustró ese planteamiento.

El hilo se retomó optando por sumar el nombre de Esaú Fernández para habilitar un cartel que sumara juventud y sevillanía. El caso es que el último que entró en el saco ha sido, a la postre, el que más y mejor ha justificado el empeño a pesar de esa desastrosa espada que le ha privado de marcharse a Camas con un puñado de cardenales, sí, pero también con alguna oreja.

Esaú fue el encargado de romper plaza, y lo hizo sorteando el toro de Alcurrucén que más posibilidades de triunfo brindó. Mansurrón y suelto en los primeros compases de la lidia, el animal rompió con verdadera importancia en el último tercio. El torero supo verlo y administrarlo en sucesivas series reunidas, muy ligadas, dichas siempre para dentro.

También es verdad que al trasteo le faltó redondez final y estuvo a punto de truncarse por completo por la feísima voltereta que siguió a una arrucina algo atropellada. El matador sabía que había que volver al pitón bueno del toro, el derecho, pero lo mejor que ya había trazado se estropeó en el filo de su espada.

Algo muy parecido le iba a pasar con el cuarto, un astado de peor nota que el anterior con el que Esaú apretó el acelerador con sincera entrega desde que lo recibió a portagayola –volvió a ser cogido espectacularmente sin consecuencias- hasta que cogió la muleta mostrándose sobradamente por encima de sus condiciones. El animal nunca tuvo entrega de verdad pero la faena del camero tuvo mérito auténtico y arrancó sus mejores registros por el pitón derecho antes de atrancarse de nuevo con el acero.

El segundo en liza era Borja Jiménez, alternativado el último Domingo de Resurrección de manos de Espartaco. El joven matador de Espartinas gustó mucho más con el quinto, el segundo toro de su lote, con el que sí dio la verdadera medida de sus posibilidades esperándolo y consintiéndolo en los medios. El toro fue más soso que noble pero acabó cantando la gallina.

Borja no había logrado convencer por completo a la parroquia con el segundo, un animal contagiado de la sosería de todo el encierro pero con ciertas dosis de nobleza, que el menor de los Jiménez aprovechó en una labor correcta pero presidida por una frialdad argumental que pesó hasta con la espada, que manejó fatal.

Cerraba cartel y abono otro joven sevillano, también de alternativa abrileña. Se trataba de Lama de Góngora que no se vestía de torero desde que Ponce le cedió los trastos en la feria. La verdad es que la tarde le pesó y evidenció su falta de rodaje en una faena, la del tercero de la tarde, tan esforzada como desconfiada. El torero del Arenal no iba a mejorar la impresión con el sexto, que mereció un antagonista más preparado.

La versión original de esta crónica puede consultarse en:
http://elcorreoweb.es/toros/la-espada-modifica-el-marcador-de-esau-fernandez-EM824042

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |