Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA. Undécima de feria
Gran faena de Sebastián Castella, imponente y arrollador Roca Rey
Roca Rey pasando de muleta al 3º. (Maestranza-Pagés)
Grandiosa la faena de Sebastián Castella con el 4º de la tarde, de dos orejas si no hubiera fallado con los aceros. Una actuación incontestable de un Roca Rey, con el bueno y con el malo, que le dejaron por culpa de la espada en el mismo umbral de la Puerta del Príncipe que le estaba esperando. A ello contribuyeron un toro de alta nota, que fue el 4º y otro de bien juego, que había sido el 3º, con los hierros de Victoriano del Río. Ha sido, a falta de dos días, una de las muy pocas ocasiones en la que la Maestranza vibró de manera rotunda, entregada por completo --y merecidamente-- a sus protagonistas.
Actualizado 5 mayo 2017  
Redacción   
 Roca Rey viene a quedarse
 Morante, siempre Morante
 Mejor negros que coloraos

SEVILLA. Undécima de feria. Lleno de “No hay billetes”. Tarde de un molesto viento; durante la lidia del 6º cayó un fuerte chaparrón. Toros de Victoriano del Río (el 3º bis con el hierro de Toros de Cortés), 5º y 6º cinqueños; desiguales de presentación, cuatro mansotes y de poco juego, con mucha clase 3º y 4º, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Sebastián Castella (de malva y azabache), silencio y vuelta al ruedo tras aviso. José María Manzanares (de azul celeste y oro), ovación tras aviso y ovación. Andrés Roca Rey (de verde botella y oro), dos orejas tras aviso y palmas tras aviso.

Dos buenos toros de Victoriano del Río han bastado para cambiar el signo de los tendidos, porque dos toreros han sabido poner sobre la arena un toreo profundo, auténtico. La tarde tuvo un prólogo de escaso fuste ganadero y un epílogo de complicaciones; en medio se reunieron todas las virtudes. Soberbio estuvo Sebastián Castella durante toda la lidia del 4º, aunque luego se lo complicara la espada y el verduguillo. Rotundo en firmeza y en la clase de su toreo se vio a Roca Rey con el 3º. Dos faenas de importancia, de las más importantes de este ciclo que ya encamina hacia su final.

Lo que vino de Guadalix de la Sierra  no ha sido precisamente completo. Pero si destacó oplaza un brusco y tardon una barbaridad. Abril ruedo, y bueno resultl 3º. Dos faenas de importancia, de las m mucho el buen y enclasado juego 4º, un toro muy completo de justa vuelta al ruedo; no llegó a tanto nivel el 3º bis, con el hierro de Toros de Cortés, pero regaló unas embestidas humilladas, suaves y mecidas de mucha calidad.  Los otros cuatro bajaron una barbaridad. Abrió plaza uno brusco y tardo; le siguió el primer “Casero” bien hecho pero de muy poco viaje y buscando tablas. Manso completo el otro “Casero”, como ocurrió con los cinqueños que hicieron hizo 5º y 6º. [Entre paréntesis, ya es curioso que los dos del lote de Manzanares llevaran el mismo nombre: “Casero”, bien que con un año de diferencia en edad].

Sebastián Castella, que venía aún con la memoria fresca de su gran faena en la pasada feria de San Miguel, presentó sus credenciales subiendo hasta la puerta de toriles, limpiamente resuelto el lance. Pero aquel primero de Victoriano era de nones: desde su salida ya había dejado notas de sus brusquedades y escaso recorrido. Castella lo lidió con buena cabeza.

Se resarció con el 4º, al que lanceó de forma espléndida. Luego exprimió hasta el final sus alegras embestidas, especialmente cuando se le tomaba un poco de largo. Después de un torerísimo comienzo con muletazos a dos manos, llegaron series magníficas, especialmente por el pitón derecho. Todo muy reunido, pasándose los pitones muy cerca. Sin una duda, llevando siempre a su enemigo templadamente por abajo y largo. Faena de dos orejas, que al final se esfumaron con la espada. No hubo anotación estadística, pero quedará el recuerdo de una faena de las verdaderamente  imponentes.

José María Manzanares no tuvo ocasión de demostrar que es  un buen inquilino: sus dos “Caseros” eran de desabrido genio, como si no hubieran cobrado la renta desde hace meses. Pero pese a esas caras sueltas y como molinillos, pese a la mansedumbre, el de Alicante no tiró las tres cartas, sino que se puso allí tratando de encauzar lo que la mansedumbre desbordaba. Un empeño respetable, pero que se comprobó también inútil.

Mucho se hablará acerca de lo cerca que Roca Rey ha tenido el sueño de la Puerta del Príncipe. Y tiene su punto de lógica. Pero a base de “pudo ser…” no se vive.  De lo que se vive, y muy a más, es de faenas como la que Roca Rey cuajó con el 3º. No sólo se mantuvo siempre en una sintonía muy buena, es que nos presentó, sobre todo, a un torero mucho más cuajado, que ya no sólo asusta por su valor estoico, sino que sobre todo sobrecoge por la profundidad de su forma de manejar las telas taurinas.

Qué faena más rotunda y más redonda la que cinceló con “Soleares”. Comprobadas las características del “cortés”, tuvo la inteligencia de dejar que el toro se fuera a los terrenos que buscaba desde el principio. Y allí vino el milagro, poniendo a revientacalderas a la mismísima Maestranza. A salvo de lo que ocurre en las dos tardes que quedan, la faena más redonda que se ha visto en esta feria, de la que muy probablemente Roca Rey saldrá como su triunfador.

El 6º, alocado en sus andares y con muchos pies, demostró no tener el menor interés por los trebejos de torear, ni casi por los toreros, huyendo de un lado a otro. Con el sueño de la puerta más grande del toreo, Roca Rey trató hasta lo indecible de reconducir al desabrido andarín. Y puso mucha firmeza en tal empeño, tanta que hasta en tres series de muletazos llegó a someter a este “Exclusivo”. Si no llega a ser porque se le encasquilló la espada, a nadie le hubiera extrañado que cayera ese ansiado tercer trofeo.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2017
"Amapolo", de la ganadería de Miura, premio al mejor toro de la feria de Sevilla
Sevilla, la suma de maravillosas imperfecciones, con Antonio Ferrera como triunfador absoluto
Miura, una corrida de toros
Una corrida de Miura con importancia, en la que Pepe Moral dio su verdadera dimensión
Siempre nos quedará Ferrera
Antonio Ferrera, magisterio con categoría de Puerta del Príncipe
Roca Rey viene a quedarse
Mejor negros que coloraos
Morante, siempre Morante
Tener criterio
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |