Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
A propósito de la sentencia de Constitucional
Ni habrá nadie que la abole
"A los toros", de Pablo Picasso
"Ninguna de estas tajantes teóricas prohibiciones hicieron al pueblo español, ni siquiera a sus clérigos, quitar la afición a los toros". Recuerda en este artículo el jurista Joaquín José Herrera del Rey, al analizar el contenido de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional y de sus consecuencia prácticas. Discrepa el autor de las interpretaciones pesimistas que se han hecho de la decisión del alto Tribunal, porque entiende que tanto la ley 18/2013 como la 10/2015 ya establecían "como indica la propia sentencia, una realidad social y dichas leyes solo hacían recoger dicha realidad de un fenómeno cultural.
Actualizado 28 noviembre 2016  
Joaquín José Herrera del Rey   
 Perspectiva jurídica de la Presidencia de plazas de toros: sus competencias y responsabilidades

Me ha llamado poderosamente la atención, que con posterioridad a la Sentencia del Tribunal Constitucional, que de manera clara, rotunda y  bien fundada en derecho, ha anulado la prohibición de toros en Cataluña, han salido algunos aguafiestas  gruñones o cenizos anunciando la inutilidad e ineficacia de la misma y presagiando el final de la tauromaquia y casi el final del mundo mundial.

La sentencia es positiva y no cabe una postura gafe.

En mi criterio (y dicho sea con absoluto respeto y en términos de defensa) dicha opinión, olvida o desconoce una  mínima visión y perspectiva histórica (¡que “esaboríos” (sic))Todo negativo ,nada positivo.

La tauromaquia, expone la sentencia, tiene una indudable presencia en la realidad social de nuestro país”; asimismo, explica que las corridas de toros “son una actividad con múltiples facetas o aspectos que explican la concurrencia de competencias estatales y autonómicas en su regulación” dado “su complejo carácter como fenómeno histórico, cultural, social, artístico, económico y empresarial”. Como “una expresión más de carácter cultural”, las corridas de toros “pueden formar parte del patrimonio cultural común que permite una intervención del Estado dirigida a su preservación ex art. 149.2 CE”.

El Tribunal considera que al ejercer su competencia para la regulación de los espectáculos públicos, la Generalitat ha “menoscabado” la competencia del Estado para la “preservación del patrimonio cultural común”, condición que las corridas de toros tienen atribuida por ley.

En el ejercicio de esas competencias, derivadas del citado art. 149.2 CE, el Estado ha dictado un conjunto de normas a través de las cuales “ha declarado formalmente la Tauromaquia como patrimonio cultural”. La sentencia reafirma que la dimensión cultural de las corridas de toros, presente en la ley desde 1991(Ley taurina) y mencionada por el Tribunal Supremo en 1998, se ha potenciado después con la aprobación de Ley 18/2013 para la regulación de la Tauromaquia y Ley 10/2015 para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Pero incluso aunque dichas leyes no hubieran existido, la tauromaquia era ya, como indica la propia sentencia, una realidad social …y dichas leyes solo hacía recoger dicha  realidad  de un fenómeno cultural y que a su vez ha inspirado en los artistas más obras de arte quizás después de la religión o la naturaleza.(Cultura es y generadora de cultura)

Y los hechos patentes o notorios no necesitan prueba.

Es que la bula de  1 de noviembre de 1567 de Pío V  De Salute Gregis, por la cual lanzaba excomunión ipso facto, es decir latae sententiae, contra todos los príncipes cristianos y autoridades, civiles y religiosas, que permitieran la celebración de corridas de toros , tenía menos importancia que la Ley catalana.

O quizás la Real Pragmática de Carlos III de 9 de noviembre de 1785  que se refería a todos los pueblos del Reino era menos relevante….

O la Real Provisión de Carlos IV de 1790 era una minucia….

El mismo Carlos IV  en Aranjuez, en 1804 y  Cédula  de 1805   y con posterioridad   de consultar al Consejo decretaba la absoluta prohibición de fiesta de toros y novillos en todo el Reino.(Un poquito más amplio que actualmente Cataluña)

Ninguna de estas tajantes teóricas prohibiciones hicieron al pueblo español, ni siquiera a sus clérigos quitar la afición a los toros.

Si es cierto que José Bonaparte (la ayuda francesa de siempre)  o el diputado catalán Don Antonio Capmany y Montpalau,  de la ciudad de Barcelona, en las Cortes de Cádiz, influyeron bastante en una visión liberal y permisiva de nuestra fiesta nacional.

Si hasta Fray Luis de León se permitió interceder a favor de la tauromaquia.

La verdad, dicho sea con las máximas consideraciones, no veo altura intelectual (ni jurídica) en estos momentos  que puedan atacar una de nuestras máximas expresiones culturales, más bien observo bajeza moral, frente a las opiniones de Ortega y Gasset, Antonio Gala o Federico García Lorca entre un listado no numerable de intelectuales y artistas , muchos de ellos de izquierdas, a favor de la tauromaquia.

Por ello:

Es una fiesta española
Que viene de prole en prole,
Y ni el Gobierno la abole
Ni habrá nadie que la abola 

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Tribuna abierta
Toros: de la prohibición a la desregulación
Los Lozano, una saga paradigmática
9 ataques antitaurinos, 9 respuestas taurinas
Cuernos entre tinieblas
@corrida, la Tauromaquia en el siglo XXI
Toros en Cataluña: sentencia de muerte
La gestión de la plaza de Bilbao: Renovación o decadencia
La peligrosa deriva del zoofascismo
El Rector corta orejas
El por qué de los avisos
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid


Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |