Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El 23 de agosto se cumplirán 50 años
Un hombre ha muerto: la cornada de Antonio Rizo en Bilbao
El feretro con los restos mortales de Antonio Rizo, saliendo de Vista Alegre
Uh nuevo nombre para la crónica trágica del toreo. En aquella tarde del 23 de agosto de 1966 toreaba en Bilbao a las órdenes de Andrés Torres "El Monaguillo". "Bolero", de Torrestrella, le infirió una cornada mortal en el corazón a Antonio Rizo. "Mortal de necesidad", según los médicos. Duelo en España y en el mundo taurino. El entierro en Madrid fue una gran manifestación de sentimiento, como antes había ocurrido durante las horas que su cadáver se veló en la plaza de Vista Alegre y al día siguiente en el Sanatorio de Toreros. Ahora que se cumplirán 50 de aquel trágico día, conviene recordar el nombre de uno de los héroes de la Fiesta. José Joaquín Gordillo escribió en El Ruedo una sentida crónica de aquella dura jornada, que tituló escuetamente: "Un hombre ha muerto".
Actualizado 18 agosto 2016  
José J. Gordillo   

Las Corridas Generales se han teñido este año de sangre. La tragedia, agazapada en cada lance de la lidia, ha hecho acto de presencia en Vista Alegre. Dos años ha ya de la muerte de Manuel Leyton “El Coli” en las Ventas. También un pitón le partió el corazón. También él estuvo en la Fiesta y se fue con más pena que gloria.

1966: “Bolero”, número 176, del hierro de Torrestrella, hizo hilo con el infortunado Antonio Rizo Pastor sobre la negra arena de Vista Alegre y el Destino enredó los caminos para que la tragedia pudiera obrar. Las facultades que no responden, el músculo que falla al alcanzar el estribo salvador, la conmoción del choque contra las tablas, el pitón certero y la muerte. Tantas cosas hubo de dirigir el Destino contra Antonio Rizo para matarle. Tantas cosas tiene dentro la Fiesta --luminosa y cruel, bárbara y bella-- para ser y para estar: tantas cosas que, a fuerza de sernos ofrecidas cada día en bandeja de un accidente sin consecuencias, ignoramos como si en cualquier momento no pudieran “hacer valer sus derechos”.

La corrida fue suspendida en el cuarto toro. “Bolero” había salido por los chiqueros en tercer lugar. Media hora tardó en ser conocida la tragedia. Media hora vivió caliente, en la industriosa Bilbao, el “tópico”: la suerte y la muerte; a unos metros tan sólo triunfaba el espada de tumo frente a otro torrestrella, los despojos de “Bolero” colgaban en cuartos en el desolladero, Antonio Rizo había muerto sin brillar, como ignorado, en el curso de las más importantes corridas del Norte, junto a las figuras del momento.

Los panegiristas “a ultranza” usarán el incidente para arremeter contra el criterio de los que quieren una Fiesta más violenta. Estos motejarán el caso de mero accidente. Otros arrimarán el ascua a su sardina “seudo-social”: “el subalterno”, “la mala pata”, “el pobre”. Todos harán mal. Todos serán inmorales. En esta desdichada ocasión lo único definitivo es que un hombre ha muerto. Por más que el andar del mundo cueste tantas vidas cada día, morir o nacer son las únicas “razones” que siguen siendo definitivamente importantes.

La rueda comenzó a girar. (Respetemos el orden de las cosas por más que el dolor quiera salir con toda la violencia y preste alas para contar a palo seco la razón y el contorno. A la hora de la muerte todos guardamos las formas y nos sentimos mitad sociables y sociales, mitad asustados.)

En la capilla de Vista Alegre se instaló el féretro. Los compañeros lloraron y rezaron ante el cadáver de Antonio. La tragedia que empezó con sorpresa, con angustias, con nervios, con dolor, se vistió de cansancio cuando las primeras luces del alba querían teñir el pelo rojo de la ría, en salinero. Ya estaba el asunto bien tragado y digerido por todos. Antonio Rizo estaba allí con el corazón partido por un pitón. Los demás, los que le conocían, o los que apenas si sabían de él hasta el momento en que tomó el papel de protagonista, miraban ya sin ver. Todos estaban cansados. Todos se habían acostumbrado a la muerte. Así es el hombre, de simple.

Mientras, en Madrid, unas mujeres lloraban. A la mujer --que poco a poco se va liberando y yo lo entiendo-- no le quedaba antaño sino parir y llorar. Ya no es lo mismo. Pero todavía se dan casos. Como éste, como otros que no saltan a la letra impresa.

Pilar Garrido que luchó por la vida junto a Antonio Rizo, se quedaba de pronto sin aquella pared en que apoyarse, sin el calor de aquel hombre que quiso ser matador y se quedó en subalterno porque las cosas son como son y no vale darle vueltas. Pilar Garrido se apretaba las manos como si entre las palmas le quedara el calor de él. Y el “hombre” que es morboso --morbosamente simple-- se asomaba para ver una escena que debería serle familiar, por tantas veces sentida en su propia carne. Y nosotros que muchas veces servimos al morbo --y en esta postura no puede haber ahora ni soberbia, ni arrepentimiento-- le preguntábamos cosas tan ternes, tan en el papel. Y Pilar Garrido contestaba:

--Que hubiera quedado inútil, pero morirse no. Morirse, no. jDios mío!

Y el hijo mayor, que es un mozallón de veinte años decía:

--Mala suerte. Mi padre tuvo siempre muy mala suerte; al saltar se caía siempre en los estribos, tropezaba, se partían las tablas. Y ahora le ha pasado lo mismo y ha sido definitivo. Mala suerte.

Hubo quien aventuró como tímidamente:

--¿Y usted no quiere ser torero?

Y el hijo de Antonio Rizo, a quien un toro partió el corazón, miró al que había formulado la pregunta y dijo:

--Yo estoy de dependiente en unes almacenes. De mi trabajo salía cuando me enteré de todo. Yo no quiero ser torero.

Honras fúnebres en Bilbao: la nueva capilla de la plaza nueva estrenaba una función triste, por más que ese viático le fuera necesario a Antonio Rizo en su viaje al Padre Eterno. Luego, del corazón de Vizcaya, salió una procesión doliente con el cadáver del torero muerto. Vitoria y Burgos se quedan atrás. El Sanatorio de Toreros de Madrid acoge los restos de su afiliado. Vienen con él dos hermanos: Angel --a quien Antonio quitó de la cabeza la idea de ser torero-- y Bartolomé, que consagró su vida al Señor y sabe de miserias humanas y de dolores como nadie. A Bartolomé le dolerá menos la desaparición de Antonio porque él es un Hombre de Dios. Bartolomé está más tieso que los otros. La sotana, que es paño de lágrimas, es también guión de esperanzas. La sotana dicen que tiene esas ventajas.

Agosto es mes de Ferias. De calor y de color. Y las figuras andan recogiendo el fruto de su categoría de plaza en plaza. Madrid está en el centro de todas las rutas pero, en agosto, la capital no puedo ser parada y fonda. Por eso los restos de Antonio Rizo no tienen en su derredor un círculo de hombres famosos, Pero la procesión ante la capilla ardiente es interminable. La torería de segunda es la corte de Antonio Rizo en estos postreros instantes.

Las mujeres de su sangre lloran con mansedumbre. El dolor está hecho ya de suspiros. Ahora el dolor sabe más. Sabe y huele y duele más que al principio. Son las cosas. Y la noche pasa lenta. Y un pájaro canta en los árboles del jardín del Sanatorio en las primeras ciaras del día, porque los pájaros tienen su propia idea de la vida, de la suerte y de la muerte.

Bartolomé Rizo, el Hombre de Dios, se reviste pausadamente, sin pensar en nada, y se dirige lento hacia el altar. Luego se dobla por la cintura ante el Sagrario. En seguida su mano derecha traza una amplia, acogedora señal de la cruz. Empieza la santa misa, la misa de difuntos. Bartolomé Rizo aprieta entre sus sus dientes las oraciones, y los salmos y las jaculatorias. Antonio Rizo mira sin ver. La atmósfera pesa.

Cuando el cortejo fúnebre enfila el postrer camino luce el sol,  como si nada. Y el mismo pájaro --¿o tal vez será otro?-- sigue cantando.  L a gente de Antonio Rizo ni siente el sol, ni oye al pájaro, ni ve cómo el ataúd se marcha para siempre a hombros de los toreros llorosos.

Querer. Poder. Ser. Estar. Ir . Quedar se. Un hombre ha muerto, ¿cabe más?
“El golpe seco de un ataúd en tierra es una cosa perfectamente seria”.

►►Documentación

TERCERA CORRIDA: Cogida mortal de Antonio Rizo

Toros de Torrestrella, de Alvaro Domecq. La tragedia ha llegado a las Corridas Generales en la persona de un subalterno modesto: Antonio Rizo Pastor, de la cuadrilla de Monaguillo.

Camino tuvo en la luctuosa tarde una actuación triunfal. Sus dos faenas lucieron plenas de dominio, de arrojo y de clase excepcionales. La Feria de Bilbao ha sido este año la Feria del diestro de Camas. El balance de tres orejas obtenidos en el curso de un espectáculo que transcurrió por caminos de seriedad habla claro del buen hacer de Camino.

Cordobés y Monaguillo sólo mataron un toro porque la corrida fue suspendida al trascender de la enfermería que Antonio Rizo había fallecido.

Manuel Benítez realizó frente al segundo un trabajo en terrenos inverosímiles al que no faltaron ni reposo, ni temple. Se arrimó de firme el de Córdoba con capote y muleta y atacó con derechura y decisión a herir. El premio, bien ganado, fueron dos orejas y la insistente petición de rabo.

Andrés Torres se sobrepuso frente a “Bolero” a la fuerte impresión que le habñia causado la cogida de su peón.

La cornada

El parte facultativo facilitado por el equipo médico que le atendió decía: "Durante la lidia del tercer toro ingresó en la enfermería el banderillero Antonio Rizo Pastor, en estado agónico, afecto de herida por asta de toro que, penetrando en el tórax, al nivel de la línea mamilar del quinto espacio intercostal derecho, desgarra la aurícula y el ventrículo derecho, en cuyo interior se encuentra un fragmento óseo. Mortal de necesidad." Firmado por los doctores San Sebastián, Bourio y Corcóstegui.

El Ruedo, nº 1.158, de 30 de agosto de 1966

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
Las Ventas hace 50 años: NO a una nueva plaza; SI a su reforma
Ser torero y hacer de torero
La Beneficencia de 1947, triunfo y cornada en la última tarde de "Manolete" en Madrid
La primera feria de don Livinio: cuatro corridas, cuatro llenos y Pepe Luís mató la de Miura
Miguel de Unamuno: Bárrurá, neure anájeák bárrura¡ (Adentro mis hermanos, adentro¡)
Los que van con el torero
Los trajes de luces y el sentido de la estética en los toreros
Luís Bollaín: El tono trágico del trágico arte del toreo
Alfonso Navalón: "Por tierras de Salamanca"
La alternativa de Cocherito de Bilbao, hace más de un siglo
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |