Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Notas para acabar y comenzar un año lejos del pesimismo
Los hombres del mañana, los aficionados que garantizarán el futuro de la Tauromaquia
Se trata de la imagen de la esperanza. Los niños que aprenden sus primeras letras del toreo, bajo la atenta mirada de Curro, el que no necesita de apellidos, el gran Curro de los tiempos modernos, que desde su bronce seguro que les dará buenos consejos. La fotografía de Pepe Morán la publica en su página de inicio portaltaurino.net, un verdadero referente en la información, que dirige un excelente periodista, doctor en Comunicación y profesor universitario, Santiago Sánchez Traver. No hay imagen más propia para desear un 2017 lleno de triunfos y de oportunidades para todos, es la imagen del futuro, del mañana, que la Tauromaquia lo tiene.
Actualizado 29 diciembre 2016  
Antonio Petit Caro   

Serán los hombres del mañana. Pero también de entre ellos saldrán los sucesores de la afición de hoy en día. Como el año no se puede comenzar con pesimismos,  la imagen de los niños rodeando a Curro viene a ser como una llamada al optimismo, a la esperanza de que, efectivamente, la Tauromaquia tiene un mañana. Y seguro que lo tendrá. En los ruedos y en los tendidos, que ambas constituyen elementos consustanciales e inseparables para el arte del toreo. A ellos corresponderá protagonizar nuestro mañana.

Una cosa bien cierta van aprendiendo ya, cuando calzan tan pocos años:  a los toros no irán --debiéramos explicarles-- ni por sentirse obligado por sus mayores, pero tampoco porque no tienen un plan alternativo mejor con el que  llenar las horas aburridas de un domingo. A un plaza conviene ir con el sentido finalista de participar activamente en la escritura de una página  más de los Anales taurinos, con independencia de que la misma sea grande o sea pequeña, sea gloriosa o, sencillamente, no revista notoriedad mayor.  Pero es historia.

Al enseñarles a asumir su papel de verdaderos participantes, aunque sea desde el tendido, retoma su pleno sentido el concepto, en ocasiones algo difuso, que conocemos como afición. Si no acertamos a que se sientan de algún modo partícipes de lo que va a ocurrir en el ruedo, resultará difícil que entiendan en todo su sentido lo que como espectadores presenciamos; en otro caso, no pasaran de ser meros contempladores de un fenómeno que puede que les parezca extraño y casi estrambótico al discurrir de la vida diaria, tal como hoy lo entiende mucha gente.

 Y desde luego, si no alcanzan a comprender esa suerte de protagonismo que a todos nos corresponde ante la Fiesta, si no buscan romper la lejanía de quien se siente ajeno a cuanto está contemplando, malamente podrán adentrarse en el sentido auténtico que siempre debe rodear a lo taurino.

Si aceptamos este modo de razonar el por qué del caminar hacia una plaza, a continuación procede dar adecuada respuesta acerca de en qué van a participar, para acercarles así a una idea más cabal. En un sentido propio, siguiendo a los clásicos todo podría resumirse en unas palabras escuetas: acudirán, como lo hicieron antes tantas generaciones, para  participar en  un misterio.

Después de darle muchas vueltas, repensando razones y motivos que expliquen la propia supervivencia de lo taurino, se vislumbra que antes que otras muchas cosas el toreo es eso, un misterio, un algo desconocido que, sin embargo, se nos hace cercano en los movimientos casi mágicos de la lidia y cuanto la rodea.

Cuando nos asomamos a un diccionario escolar, misterio aparece como sinónimo de secreto, de enigma, pero también como interrogante, arcano e incluso como quisicosa. Menos de quisicosa, cualquiera de esas acepciones pueden servir para adentrarnos en la verdad taurina. Con razón una sentencia muy antigua nos recuerda  que torear es  “tener un misterio que contar, y contarlo”.

Pero el misterio  taurino se conforma como un poliedro, no es una imagen plana. En primer término, por un lado nos habla de lo desconocido, de aquello que no sabemos si llegará a producirse, pero que a lo mejor ocurre y, en cualquier caso, añoramos que nazca.  Si se quiere expresarlo de otro modo, podríamos hablar de esa sorpresa, de ese “a lo es mejor es hoy” que anida en el fondo de todo aficionado cuando camina hacia la Plaza, con independencia de cuál sea el grado de relumbrón de quienes se anuncian en el cartel del día.

Bajo este punto de vista, el misterio, ya se sabe, no se mide necesariamente por la grandilocuencia del triunfo arrollador.  Para quien siente la Fiesta, cualquiera de los lances que ocurren en un ruedo tiene papeletas para convertirse en esa sorpresa que alimenta el misterio, en esa página, o a lo mejor  tan  solo en ese párrafo, que pasa a la historia general de lo taurino.  Un toro que galopa con buen son, un puyazo con arte, un capotazo oportuno y torero, un detalle quizás al resolver una situación de peligro... 

Siempre hay algo, para quien mira la Fiesta con ojos de participar y hasta de encanto. En último extremo, la expresión máxima de ese misterio radica en su propia posibilidad de materializarse, un factor aleatorio por tantas circunstancias que sólo después, al salir del tendido, sabremos si ha sido o más bien debemos esperar hasta otra tarde. A partir de este misterio inicial, todo lo que viene detrás se envuelve en el mismo ropaje. En el fondo, el misterio taurino, su grandeza también, radica precisamente en lo imprevisible, en todo aquello que no es mensurable y, sin embargo, a lo mejor ocurre.

Pero, igualmente,  hay que tratar de acercar a estos hombres del mañana a ese otro misterio en el que tratamos de escudriñar las razones de por qué ese toro, que tiene la misma reata que su hermano, sin embargo mantiene luego un comportamiento tan distinto en el ruedo. Un misterio no deja de ser  por qué, en una cierta igualdad de condiciones, hoy sí  es el día pero mañana no para el triunfo de tal o cuál torero. Y un misterio en toda la extensión de la palabra se encierra en por qué la afición reacciona, según días, según toreros, con más o menos entusiasmo ante suertes que no son tan dispares.

Por eso tiene tan vida dentro el misterio taurino, que cada tarde despierta la curiosidad de hasta sorprendernos con el vestido que lucen los toreros. Tengo para mí que por esa senda  encontrarán el camino para consolidarse como buenos aficionados  y de esta forma hacer posible que una nueva generación sostenga el paso por la historia de la fiesta de toros.

Adquirirá así todo su sentido  esa participación a la que antes se  hacía referencia como razón última para que una tarde más vayamos a la plaza, en virtud  de la cual siendo tan sólo y nada menos que un buen aficionado, podrán protagonizar en su medida una página más  de esta nuestra pasión común. Y esa sí que es una buena razón para que, en lugar de quedarse tumbados frente al ordenador o frente a la play, nos acompañen al tendido.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
Se acabaron "los días de vinos y rosas"
La reducción del IVA taurino, largo me lo fiáis...
Málaga no cambiará el rumbo del mundo del toro
Como espectáculo "en vivo, con público", el IVA cultural debe afectar a toda la Tauromaquia
Ni una esperanza de menos, ni un pesimismo de más; basta que baje el IVA cultural y se cumpla la ley
Ni todo lo bueno está por venir, ni dejamos atrás todo lo malo
Bilbao y sus Corridas Generales, frente al reto de mantener la categoría de la gran feria del Norte
La Tauromaquia en un nuevo contexto: todas las opciones están abiertas, menos la de tirar la toalla
Procede acudir a la vía penal; asombra el lento caminar de la fiscalía
Después del 26-J: ni más negro, ni más blanco
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos

Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

INFORMES
Ni hacer la noria, ni dejar de someter al toro


Cruzarse, cargar la suerte, ligar las series: historia de una evolución natural del arte del toreo


Desde que Manuel Jiménez "Chicuelo" mató en Madrid un "gracialiano" que atendía por "Corchaito", torear cargando la suerte o hacerlo en línea, y además ligar las series, dejó de ser un dilema. Siguiendo la sabia doctrina que dictaron José y Juan, el el sevillano demostró que era posible al jugar los brazos y las piernas construir el toreo moderno, basado en cargar la suerte, llevar al toro hasta detrás, formar un ramillete compacto de muletazos y todo ello con arte, con estética. Se puso fin a una polémica que duró más de un siglo, girando siempre a la interpretación que se diera a la forma de citar y la forma de hilvanar un pase con el siguiente. Sin embargo hoy observamos que a la vez que se reclama ese "crúzate", los tendidos crujen cuando el torero hace una noria continua.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |