Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
En unos razonamientos con esencias gallistas
Lo que "El Juli" quiere que sea su nueva primavera
Julián López "El Juli" ha conversado a tumba abierta con José Luis Belloch, el director del semanario "Aplausos". Una excelente entrevista, en la que el torero explica su pasado, su evolución, su presente y, sobre todo, lo que le gustaría que fuera su futuro, comenzando por esta misma temporada. De hecho, bien podría afirmarse que con esta entrevista el torero dobla su "cabo de las tormentas". Y lo veo así, incluso antes de porque reúne las condiciones necesarias, porque en él se trasluce la convicción profunda de sentir intensamente el papel que corresponde a quien debe liderar la Fiesta. Es un punto y a parte rotundo, a lo mejor no compartido por algunos, pero que rezuma sinceridad.
Actualizado 19 marzo 2016  
Antonio Petit Caro   
 El tomasismo y su misterio
 El órdago de Roca Rey para la campaña de 2016

Contaba don José Flores “Camará” que en su etapa más cumbre “Manolete” le pedía una y otra vez que le hablara de los grandes toreros de la historia. En los largos inviernos, testigo de aquellas conversaciones solía ser don Álvaro Domecq, que un día me dijo que esa era “la verdadera obsesión” del torero. Para mi sorpresa pude comprobar, leyendo prensa de otras épocas, que ya fuera Joselito, ya fuera Belmonte, como ocurría más tarde con Marcial, con Pepe Luís o con Antonio Bienvenida, todos los que han marcado la historia del toreo han tenido esa sana obsesión de mirarse en el espejo de las figuras históricas, probablemente porque estaban convencidos que para ellos constituía un verdadero valor entroncar con los grandes protagonistas de la Fiesta, aquellos que dejaron su huella indeleble.

La lectura en estos días de las dos entregas de la extraordinaria entrevista de José Luís Belloch (¡enhorabuena, Director!)  le ha hecho a “El Juli” en “Aplausos”[1], me ha traído a la memoria estos recuerdos, que en nada se alejan del sentir del torero madrileño, que cuando pretende abrir una nueva etapa, rupturista total con su pasado, no puede dejar de mirar hacia atrás, hacia la historia. En este amplia conversación, El Juli se reafirma en su vocación gallista.

Permítaseme un breve paréntesis antes de seguir adelante: Sabido es que las comparaciones cuando del toreo se trata resultan siempre extremadamente peligrosas de manejar. Sobre todo cuando a un taurino se le oye decir eso de “es igualito que…”; en los casos que conozco, ninguno de los que recibieron semejante bienvenida han sido gente importante en los ruedos. Pero es que, además, siempre se ha tenido --como debe ser-- un respeto reverencial a los verdaderamente grandes; por ello, establecer paralelismos con Juan y José resultaba y resulta un empeño poco recomendable. Y además, mal visto. Constituyen el ejemplo, la meta, pero no admiten las emulaciones.

Sin embargo, es lo cierto que el toreo moderno, a partir de esos grandes colosos, se bifurca en dos grandes líneas. Y así, con todas las paradas intermedias que se puedan citar, de Juan Belmonte se pasa de forma natural a Manuel Jiménez “Chicuelo” y de éste a Pepe Luís, en los que viene a ser el resumen abreviado de la evolución del belmontismo que llega a nuestros días. Pero otro tanto ocurre con “Gallito”, cuya sabiduría y su poder hacen parada y fondo en Marcial Lalanda y Domingo Ortega y  llega años después hasta Antonio Ordoñez, el rondeño. Debe reconocerse que lo anterior no deja de ser una simplificación, porque en todas las artes los matices acaban siendo tan relevantes como los hechos rotundos. Pero en los grandes trazos, la historia es esa.

Pero si, tras el paréntesis, retomamos el hilo de este artículo, no cabe pasar por alto que declararse gallista es tanto como asumir que se ha elegido una vida de sobresaltos continuos. Estando en todo su apogeo el hijo de la Señá Grabiela, tenía que leer que firmas entendidas dijeran con frecuencia que qué iba a esperar la afición de “semejante larguirucho”. Y estando en vísperas de la tarde negra de Talavera, se produce la tan repetida conversación con Juan Belmonte:

-- Juan, hay que irse de Madrid. El público se ha cansado de nosotros. Que vengan otros toreros. Esto se está poniendo imposible y es necesario marcharse.
-- Sí, José, si esto continúa de esta manera, tendremos que marcharnos.

Nada nuevo, por lo demás, porque ya Rafael Guerra “Guerrita”, estando en un gran momento, había dicho unos cuantos años antes su tremendo lamento: “Yo no me voy de los toros; me echan”.

No es menos cierto que esa consideración de primera figura le obligaba a “Gallito”, como hoy le obliga a quienes quieren acercarse a tu trono mítico, a renunciar a ese aliviarse en momentos de poca relevancia, algo que todos, cada uno en sus actividades profesionales, se pueden permitir. Y es así porque todos los públicos, el de Madrid, pero también el del último pueblo de la geografía, quierían verle en el plan arrollador de la primera figura. Ese verbo de “aliviarse” no estaba permitido en su vocabulario.

Pero puestos a seguir mirando hacia la historia del torero de Gelves, su paso triunfal pero dramático por el toreo estuvo marcado por la contradicción. Recuérdese por ejemplo el papel que desempeñó como cuando se produjo el pleito --nacido de un falso malentendido-- de Juan Belmonte con el duque de Veragüa, al trianero las empresas lo dejaban fuera de muchos carteles. Tuvo que entrar José en un pleito que formalmente le era ajeno, pero que lo consideraba injusto. Y se plantó ante el empresario de turno para decirle aquello de: o los dos o ninguno. Naturalmente allí se acabó la cuestión[2].

Guardando las distancias y los respetos debidos, no pocos de estos elementos reaparecen ahora en las palabras de “El Juli” en su conversación con Belloch. Y así, afirma: “El toreo ahora mismo es un compendio entre las dos filosofías y es verdad que la vida me ha llevado hacia el gallismo, me ha llevado al liderazgo, a estar arriba siempre tirando del carro y del toreo, pero artísticamente siento que tengo algo que transmitir, un algo que se corresponde con el espíritu del belmontismo que tenemos la mayoría de los toreros”. Para luego concluir: “mi forma de afrontar la tauromaquia, eso no lo puedo negar, es más gallista en el sentido de dar la cara, estar en las plazas más importantes y competir con los mejores”.

Sin embargo, ese “tirar del carro” del que habla, luego se hace duro. De hecho, por no remontarnos más arriba, desde que se constituyó el G-10 hasta el plante ante Eduardo Canorea, “El Juli” no ha podido eludir estar en el centro de todas las borrascas. No hubo charco en el toreo en el que no tuviera que meterse. Y aún sabiendas que en el mundo del toro la solidaridad se práctica con el prójimo necesitado, no con los colegas del oficio. De hecho, al final se quedó prácticamente solo. “Nadie más sólo que yo”, como dijo Joselito. El clásico añadiría que “es el peso de la púrpura”; el más benévolo añadiría, ”son las cosas de los artistas, que son muy especiales”.

Otro tanto se aplica a ese otro “dar la cara” en las plazas relevantes y compitiendo con los mejores, tan ligado como va al “no aliviarse”. A quien se proclama figura se le exige como tal sin hacer distingos mayores con la condición de la plaza en la que actúa. Y El Juli lo sabe.

Pero en esta dinámica surge otro rasgo muy gallista. “El Juli” parece como si hubiera retomado ilusiones nuevas cuando se le abre el camino a competir con los toreros que ahora mismo, los feamente llamados “emergentes”. “La idea base de la temporada --le dice a Belloch-- es alternar y competir con los toreros jóvenes”. Y todo a raíz de la pasión con la que se vivió su tarde del pasado año en Albacete, toreando con López Simón y José Garrido, en la que por cierto indultó un toro de Daniel Ruíz. Se abre para “El Juli” lo que podríamos resumir como una nueva primavera[3].

Y junto a todo ello, resta al menos un cuarto elemento, que también aparece en la entrevista de “Aplausos” y en la vida de “Gallito”. Dice “El Juli” que para él, “lo primero es torear bien. Luego dentro de que torees bien, hondo y profundo quiero decir, tienes que torear lo más bonito posible, pero cada uno se siente y se expresa con determinados gestos y unas sensaciones que no se entrenan, surgen”. Más o menos, es la adaptación a hoy de aquella sentencia de Belmonte en la que cantaba el toreo y el poderío de José.

Pero hoy vivimos un siglo después de aquella edad de oro de la Tauromaquia. Nada es lo mismo, salvo la soledad del toro y el torero. Quizá por eso, las palabras de “El Juli” se alejan un tanto de la concepción de Joselito cuando habla de su propósito de preocuparse tan sólo de su tauromaquia, quedando al margen de todos los avatares, tan complejos y cambiantes, del mundo del toro. El torero de Gelves eso nunca lo hizo. O no le dio tiempo a hacerlo, porque por medio se cruzó Talavera.

___________________

 [1] Por si no se ha leído y se quiere buscar, esta entrevista aparece en los números 2006 y 2007 de la Revista “Aplausos”.

[2] El 17 de septiembre de 1915 debía haber estoqueado Juan Belmonte en Madrid una corrida del duque de Veragüa. Los toros llegaron al cartel por la vía de sustituir a la corrida de otro ganadero, corrida que había sido desechada. El cambio de ganadería incumplía el contrato firmado y Belmonte no aceptó este cambio, tendiéndose que suspender la corrida. Veragüa interpretó la actitud de Belmonte como una ofensa personal, promoviendo un boicot de los ganaderos al torero de Triana.
La mediación del ganadero Miura y del propio Joselito consiguió enderezar el entuerto. En estas gestiones, Juan concedió plenos poderes a José, diciéndole sentencioso: "Tu vas a ser por unas horas Joselito Belmonte".

[3] Sobre este propósito de “Gallito” de competir con los nuevos, contaba don José Flores  “Camará” lo ocurrido en 1918, la temporada en la que Belmonte no actuó en España: "Mi fuerte eran las banderillas. De inmediato me buscó Joselito y a la tercera corrida que toreábamos junto me cogió el toro, porque me impuso ponerlas mejor que él y me obligó a dejarme coger. Su forma de competir era de hombre cabal, que iba siempre por derecho". Pero lo significativo viene ahora. Se le repreguntó a Camará como, siendo así, había aceptado el reto de “Gallito”, a lo que contestó con rapidez: "Pero como no lo iba a hacer, si cuando íbamos haciendo el paseo ya me iba ofreciendo las banderillas".

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
El respetuoso sentido por la Historia
Se acabaron "los días de vinos y rosas"
La reducción del IVA taurino, largo me lo fiáis...
Málaga no cambiará el rumbo del mundo del toro
Los hombres del mañana, los aficionados que garantizarán el futuro de la Tauromaquia
Como espectáculo "en vivo, con público", el IVA cultural debe afectar a toda la Tauromaquia
Ni una esperanza de menos, ni un pesimismo de más; basta que baje el IVA cultural y se cumpla la ley
Ni todo lo bueno está por venir, ni dejamos atrás todo lo malo
Bilbao y sus Corridas Generales, frente al reto de mantener la categoría de la gran feria del Norte
La Tauromaquia en un nuevo contexto: todas las opciones están abiertas, menos la de tirar la toalla
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |