Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Positivos apuntes de Silveti y Jiménez Fortes
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
No hay modo que en la plaza valenciana los festejos bajen de las dos horas y media. Cuando la tarde anda embalada, tiene un cierto pase; cuando tiende al tedio, como la de hoy, se hace todavía más larga. A parte de la premiosidad en la lidia, algo habrá que pensar: modificar el itinerario de los picadores no ha sido suficiente. En esta tarde, cuando se reanudaban las corridas de toros, ha vuelto a ocurrir. Bien es cierto que la descastada corrida de Valdefresno tampoco permitía alegrías, pero aún los pocos muletazos que tenían se quedaban entre capotazo y capotazo innecesario. ¿El dato positivo? A la joven terna se le vio con un buen grado de asimilación de su nueva situación profesional. En algunos momentos, además, se vieron cosas lucidas, especialmente con Silveti y Jiménez Fortes.
Actualizado 14 marzo 2015  
Tomás Villegas   
 Castellón: Otra gran novillada de El Parralejo

VALENCIA, 14 de marzo de 2012. Quinta de la feria de fallas. Un tercio de entrada. Toros de Valdefresno, desiguales de presencia, bajos de raza y deslucidos; la excepción, el segundo, con buen tranco, y en menor medida el quinto, noble pero que se rajó muy pronto. Thomas Dufau (de burdeos y oro), silencio y silencio tras un aviso. Diego Silveti (de fucsia y oro), ovación tras aviso y silencio tras aviso. Jiménez Fortes, vuelta con algunas protestas y silencio tras aviso.

Cuando la tarde no anda bien encaminada, y así ocurrió hoy, la premiosidad con la que en Valencia se desarrollan las corridas acaba pesando una barbaridad, sin postura posible en el duro ladrillo. Lo han intentado abreviar, modificando los itinerarios de las cabalgaduras, pero ni así. Y lo peor es que el personal acaba prestando poca atención a lo que ocurre, mientras conversa con el vecino de localidad. En algo hay que entretenerse.

Y si la tarde fue tirando a deslucida, en buena medida hay que anotarlo en el debe del lote de reses que enviaron los hermanos Fraile, en este caso con el hierro de Valdefresno. Con el segundo parecía que salían del bache de los últimos años; un espejismo: fue la excepción. El resto, con presentación poco lucida, acusaron su falta de raza y su mucha sosería. Justo lo contrario de lo que necesita una terna joven, que quiere arrear, pero que necesita el toro que, además de ir y venir, ponga ese punto de pimienta que conecta de inmediato con los tendidos.

Adelantemos que tanto a Dufau como a Silveti y a Jiménez Fortes se les vio con mejor asentamiento del esperable en el escalafón mayor. No deja de ser un punto a su favor. Luego las cosas discurrieron de forma variopinta, a tenor de los “valdefresnos” de turno. Pero su asimilación de la nueva situación, es en sí misma un dato positivo.

Cuando no se tiene una clase excepcional, el toro desrazado es lo peor que le puede tocar. Eso le ocurrió a Thomas Dufau, que prodigó innumerables muletazos, ninguno de los cuales pasaron al recuerdo. Faenas insistentes, largas y sin demasiado contenido, previas al silencio general.

Detalles interesantes dejó Diego Silveti, tanto con el capote como con la muleta. En especial en el buen segundo, ante el tuvo momentos excelentes. Variado y muy torero siempre –el peso de la dinastías--, luego falló a espadas y lo que iba para una oreja quedó en una ovación, que se volvió a repetir con el rajado y noble quinto. Al mexicano se le ve a gusto. Por delante tiene Sevilla y Madrid para consolidarse.

Jiménez Fortes, mucho mas asentado que de novillero --cuando andaba un poco a tropezones--, no escatima ni valor ni decisión. Buena cosa es que se encuentre cómodo en la cara del toro. De su toreo esta tarde tan sólo hubo intuiciones, porque el material no daba para más; pero son intuiciones positivas, por su forma de colocarse, por su firmeza, por sus propias formas en el manejo de los engaños.

Demos, pues, tiempo al tiempo. El triunfo en el toreo nunca fue cosa de media hora.

Nota al margen
Salvo excepciones, no tuvieron su tarde las gentes de plata. Por ejemplo, en el cuarto para cubrir el segundo tercio, con el ven por aquí y sal por allí, necesitaron por encima de las dos docenas de capotazos y ninguno bueno. Eso no lo aguanta ni el toro más bravo que se haya visto. Y sin embargo, una parte de las orejas que se cortan vienen, precisamente, de una lidia eficaz. Cuando además el toro no es bravo, cantamos las diez de ultima.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
"El Juli" marca su propio ritmo para la temporada 2013
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |