Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
¿Nadie piensa en los aficionados?
Los líos de Sevilla: mucho más que los problemas de una feria
Aquí está en juego algo mucho más trascendente que si la feria de abril sevillana tiene mejores o peores carteles. Hoy aquí y mañana en no se sabe donde, parece que algunos se empeñan en que la afición vaya declinando poco a poco. Es la preocupada conclusión que se llega cuando se analiza la evolución que viene siguiendo los profundos desacuerdos que se mantienen entre la Empresa Pagés y parte de las figuras. Metidos de lleno en la disputa de cuales son los dineros y los respetos debidos a cada una de las partes, unos y otros se olvidan de cuáles son los intereses de la afición. En la Fiesta no todo se puede reducir a "tanto pido, tanto pago", porque si el personal decide inhibirse ante la taquilla, al final no es que no haya dinero para nadie, es que los dos se quedarán es sin clientela.
Actualizado 18 febrero 2015  
Redacción   

El lío en el que anda metida la Empresa Pagés para la confección de los carteles de la temporada sevillana, que allí el abono es más amplio que la feria de abril, está superando todos los límites previsibles, para bordear ya una situación preocupante incluso más allá de la capital andaluza.

Parecía que después de las disculpas y los perdones, las relaciones de la Empresa con las figuras más relevantes se iban a encauzar de forma razonable para todos, pasando la triste página de la temporada de 2014 y tratando de hacerlo “sin vencedores ni vencidos”.

Ahora se vivía pendiente de lo que ocurra cuando se cumplieran los plazos dados en la última apuesta de Canorea y Valencia: ofrecer cinco tardes a Morante de la Puebla y cuatro a José Mª Manzanares, como solución a la ausencia de El Juli, Perera y Talavante. Para mayor complicación el torero de la Puebla del Rio primero salió  diciendo que lo de su contratación para Sevilla “está al 50%”, o lo que es lo mismo: que no se podía  dar por segura. Este miércoles, dia 18, antes de lo previsto por la Empresa, Morante ha confirmado que en sus planes ya no entra torear en la Maestranza. A partir de ahí, lo que conteste Manzanares tendrá necesariamente menos relevancia: una corrida de más no arregla este desaguisado.

Puestos a especular, se podría suponer --que ya es una cierta osadía--, que los toreros hayan salido con unas exigencias imposibles de asumir, pero eso no deja de ser una suposición; lo único comprobado es la incapacidad de la Empresa por gestionar un conflicto. No han salido de uno y ya se han metido en otro.

No sólo es lícito, sino que además puede ser completamente realista, que la Empresa aduzca que los dineros disponibles, y más después del bajón espectacular del número de abonados, impone limitaciones económicas. Pero ese no es un dato que pueda considerarse sobrevenido por sorpresa y el último minuto. Cuando hicieron sus ofertas de diálogo al G-5 ya conocían cuáles iban a ser sus líneas rojas, esas que limitan entre la ruina y el equilibrio presupuestario.  Con lo cual, a lo mejor es que pecaron de optimistas cuando lanzaron su llamada a una concordia que luego no iban a poder soportar sobre las cuentas.

Los toreros, cómo cualquier artista, están en su legítimo derecho de marcar cual es el listón de sus honorarios, conocedores de antemano que asumen  a cambio el riesgo de no ser contratados. Pero también deben asumir que, a base de tensar la cuerda, corren el riesgo de que los aficionados pasen de ellos y, lo que es mucho peor, pasen de ir a las plazas.

Quiere ello decir que aquí no sólo está en juego el dinero que los toreros consideren legítimo pedir y que la Empresa entienda como prudente ofrecer. Antes que eso lo que está en juego es el futuro, el  de los protagonistas de los desacuerdos como profesionales y, en especial, el de la Fiesta como tal.

Y es que la Fiesta es así de compleja: no todo se reduce a un simple tanto pido, tanto pago. Hay además un importante intangible que luego resulta que es completamente tangible y hasta medible: sin afición no hay Fiesta. Y de eso parecen haberse olvidado en Sevilla y al unísono la empresa y las figuras. Sin embargo, cuando se marginan los intereses de los aficionados, se ha tomado un camino lleno de incertidumbres y peligros mayores.

Y no será porque se carezca de ejemplos clamorosos de lo que ocurre cuando entre unos y otros se da la espalda a la afición. Sin ir más lejos  ahí está el caso de la propia Casa Pagés cuando se hizo cargo de la gestión de la plaza de Las Ventas, donde los protagonistas hicieron bueno el viejo dicho: “toda situación es manifiestamente empeorable hasta la ruina total”. Luego costó años que todos aquellos que se habían ido del coso de la calle de Alcalá volvieran a los tendidos madrileños y la situación se comenzara a normalizar.

Por eso la dinámica que han tomado los acontecimientos de Sevilla causan una preocupación importante; aquí está en juego algo mucho más trascendente que si la feria de abril tiene mejores o peores carteles. Hoy aquí y mañana en no se sabe donde, parece que algunos se empeñan en que la afición vaya declinando poco a poco. Cuando eso ocurra, entonaran el “ay madre, ay madre”, pero ya será tarde.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas
Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |