Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un articulo importante de Agustín Díaz Yanes
Manolete y el callejero madrileño
Si Prieto y los exiliados españoles tan cruelmente perseguidos por Franco recibieron a Manolete como un torero de época, no entiendo que algunos historiadores o políticos quieran ensuciar su nombre. En estos términos puede resumirse el punto de vista del director de cine Agustín Díaz Yanes, un excelente aficionado, en un esclarecedor artículo publicado en la edición madrileña del diario "El País". Se trata de un texto que a buen seguro recibirá la unánime opinión de aficionados y no aficionados, en la medida que desmonta un mito, como aquel otro que tanto desmintió "Camará" de la polémica por la bandera republicana en la plaza: nunca se ponía ninguna bandera. Pero repiten lo uno y lo otro, como si así lo fueran a convertir en verdadero.
Actualizado 22 febrero 2016  
Agustín Díaz Yanes   

Leídos los excelentes artículos de opinión publicados en este periódico sobre el posible cambio de nomenclatura de algunas calles y plazas de Madrid, y comprobando que en listado aparece el nombre del diestro Manuel Rodríguez Manolete, me gustaría hacer unas puntualizaciones al respecto sobre la significación del gran torero en la historia española.

Cuando Manolete llegó a México en el año 1945 para debutar en la plaza del Toreo, el líder socialista en el exilio Indalecio Prieto, junto con otros republicanos y socialistas ilustres, invitó al diestro cordobés a una comida para homenajearle. Manolete, a pesar de las advertencias en contra, asistió al banquete, y allí se fraguó una gran amistad entre el líder socialista y el torero. Amistad que Manolete selló con una foto suya cuya dedicatoria decía así: “De español a español, Manuel Rodríguez Manolete”. Recuerdo que estamos hablando del año 1945, y que el diestro cordobés tenía que volver a España. A la España de Franco.

Prieto exhibió hasta el día de su muerte esa foto en un lugar prominente de su despacho, junto a la de Pablo Iglesias —fundador de PSOE— y la de Pau Casals.

Si Prieto y los exiliados españoles tan cruelmente perseguidos por Franco, y con el dolor todavía muy presente de los fusilamientos de familiares, amigos y correligionarios, recibieron a Manolete como lo que era, un torero de época, ofreciéndole su cariño y admiración, no entiendo que determinadas personas, historiadores o políticos, quieran ensuciar el buen nombre del diestro, que además de ser un torero excepcional fue una persona de una valentía moral difícil de valorar —siendo benigno— para los que no vivieron esos años espeluznantes, o no han leído lo suficiente sobre la terrible violencia franquista. O si han leído, han leído mal. Me temo que a propósito.

Pero lo más preocupante es que el grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid, que apoya al actual equipo de gobierno, desconozca, o prefiera desconocer, la historia de uno de sus líderes más destacados y la de su propio partido, y mantenga un silencio cómplice y estúpido. Para refrescarles la memoria les recomiendo las memorias de Prieto, alguna de sus biografías (Valdivieso, Cabezas), además de algún que otro libro escrito por republicanos españoles exiliados en México (C. Martínez), o los comentarios sobre Manolete de Ramón Gaya, pintor, republicano y exiliado.

Por cierto, Indalecio Prieto fue ministro de Hacienda y de Obras Públicas durante la República, y ministro de Marina y Aire y de Defensa durante la Guerra Civil. Murió sin poder volver a España, en el año 1962. Supongo que estas credenciales antifranquistas serán suficiente aval para que nuestros regidores municipales dejen tranquilo a Manolete.

© Agustín Díaz Yanes, El País, 22 de febrero de 2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Tribuna abierta
Sorpresas en la forma cómo defienden la idea de prohibir los toros
Toros: de la prohibición a la desregulación
Los Lozano, una saga paradigmática
9 ataques antitaurinos, 9 respuestas taurinas
Cuernos entre tinieblas
@corrida, la Tauromaquia en el siglo XXI
Ni habrá nadie que la abole
Toros en Cataluña: sentencia de muerte
La gestión de la plaza de Bilbao: Renovación o decadencia
La peligrosa deriva del zoofascismo
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |