Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Semana Santa 2016
Un articulo magistral de Francisco Robles
El médico de San Lorenzo
Se trata de un artículo magistralmente escrito, en donde se relata una historia actual de la vida sevillana, una de las páginas más bellas de cuantas se han publicado en los últimos años, tanto que ocupara siempre una página de honor en la hemerografía de la Semana Santa.
Actualizado 19 marzo 2016  
Francisco Robles   

“Mañana empiezo la quimioterapia, y este será mi médico”. El tuit con la foto del Gran Poder se quedó clavado en esa red social que hunde su tecnología en la sístole y en la diástole del corazón. Su autor se quedó clavado como un novillero que se enfrenta a pecho descubierto con la sombra que sale de los chiqueros para entrar en lo más profundo del cuerpo. Como un torero que se lo juega todo a portagayola, hincando las rodillas en el rubio albero que lo llevará en volandas a la gloria. Como un niño que se agarra a la mano de ese doctor que cura las heridas con los ojos que aparecen en una fotografía estremecedora. Ojos de almendras abatidas por el dolor. Ojos que nos miran por dentro y nos calientan el alma como el cisco picón de esa madera que es más humana que la carne estremecida.

¿No andan buscando un pregonero por los rincones de San Gregorio? Pues ahí tienen el pregón. En los 54 caracteres de ese tuit cabe la Semana Santa entera y plena. De pitón a rabo. Del Domingo de Ramos que sirve para que el Señor baje y nos ofrezca los nudos de sus manos, hasta la Resurrección anunciada en el alfa y el omega de esa serpiente divina que ciñe su divina inteligencia. Lo ha escrito Rafa Serna, y al cronista se le nota en la mirada esa emoción que sólo se siente cuando el negro toro de la verdad acecha el muslo latente de la vida. Cuando los cotilleos, los dimes y los diretes se quedan en la vanidad de las vanidades. 

Entonces aparece el médico de la bata morada. El único que puede agarrarnos de la mano cuando todo se hunde en el naufragio de la angustia. Allí está. A piñón fijo. Esperándonos. Como si le fuera la vida en ello. Tiene un pasante en San Lorenzo. Un cura que se llama como la Virgen que le pone un rumor de nardos al ecuador de agosto. No hay rincón en la ciudad con tanta cochura, con tanto sedimento, con tanto dolor acumulado, con tantos agradecimientos posándose en su rostro como una pátina que nos conmueve por los adentros. Allí está Todo. Y el poeta lo sabe. Por eso se pone en las manos de quien lleva la cruz que compartirá con el cantor de la ciudad. Una cruz que es de madera, como los mostradores de las tabernas donde se forja la amistad y donde Rafa Serna beberá el vino de la alegría en cuanto todo pase. 

En Sevilla la gran igualadora no es la muerte. Eso queda para la cosmovisión del medievo y para las insuperables coplas de Manrique. Aquí la gran igualadora es la Muchacha que parió a ese Niño que quería ser médico. El que se escapó para predicar en el templo. El que vio claro que la mejor agua es la que sabe a tinto de Caná. El que se asoma cada Madrugada al umbral del misterio para echarse a la calle en busca del que no va a verlo. Aquí la gran igualadora es la Esperanza. Y el mejor facultativo, ese doctor que pasa consulta en San Lorenzo con la bata morada. Eso es el Gran Poder. Quien lo probó lo sabe.

Fuente: ABC, Martes 23 de Septiembre de 2014

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Semana Santa 2016
Rafael González Serna, un Pregón a la medida de los cofrades y de Sevilla
Programa de la Semana Santa: todos los horarios, todos los itinerarios
La madre del nazareno
Las Cofradías de Sevilla vistas por un novelista
El capataz y los costaleros, quienes marcan el diferenciado andar de los pasos
La Semana Santa 2015 en el recuerdo
La permanente cuestión: la Semana Santa crece año tras año
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |