Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Podría haber sido mejor torero que muchos de su generación
En la muerte de Rodolfo Rodríguez "El Pana": Apreciación histórica de su toreo
En la madrugada de este viernes ha fallecido Rodolfo Rodríguez "El Pana", como consecuencia de las lesiones sufridas hace 32 días cuando toreaba en Ciudad Lerdo, que le provocaron un cuadro clínico irreversible. El torero originario de Apizaco sufrió un paro cardíaco del que no pudo ser reanimado. Rodolfo Rodríguez ha personificado a un torero digno de ser estudiado, por su singularidad, por ese misterio que siempre llevó dentro. A ello se ha aproximado, con gran acierto, John Gordón, del Club Taurino de Londres, con artículo muy documentado que fue publicado inicialmente en su versión en lengua inglesa de la revista de los Bibliófilos Taurinos de América. Hoy el autor nos ofrece aquí su versión en lengua española
Actualizado 2 junio 2016  
John Gordon, Club Taurino de Londres   
 La última apoteosis de "El Pana" en la Monumental de México

Ya sabemos de sobra la triste historia de Rodolfo Rodríguez, El Pana. Ha sufrido un cuadro de tetraplejia irreversible a consecuencia de una voltereta violentísima en Ciudad Lerdo (Durango, México) el 1 Mayo de este 2016 por el toro Pan Francés de Guanamé. El diestro veterano fue  trasladado a Guadalajara y tras muchos días en estado crítico en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Civil, en la pasada madrugada de este viernes su organismo no pudo más: los médicos ya no tuvieron opción de recuperarle de un nuevo paro cardiáco, que desde por la mañana se presagiaba; tan sólo pudieron certificar su fallecimiento. El Pana cerraba así la página de su vida.

El Pana siempre ha dicho que nació en Apizaco el 2 febrero 1952, aunque también se ha comentado que cuenta con algunos años más[1]. Empezó en el sótano del toreo. Empujado hacia la fiesta como una forma para escapar de la miseria, El Pana se forjo como torero entre las capeas caóticas de las provincias mexicanas y unas escapadas clandestinas a las ganaderías del campo de Apizaco[2]. Estuvo nadando contracorriente para diez años, peleándose por abrirse paso en unas condiciones durísimas, y con pocas esperanzas de llegar a buen puerto. Hasta que un buen día, en el 1977 para ser exactos, se tiró de espontáneo en una novillada en La Plaza México.

El alarde funcionó. La empresa de la capital le dio una serie de oportunidades en las novilladas del 1978 y El Pana lleno la plaza con aficionados expectantes, curiosos por ver la magia del Brujo de Apizaco. Sus actuaciones culminaron en un mano a mano con César Pastor frente a una novillada de Begoña. Fue el 10 diciembre 1978 y El Pana encandiló a la afición indultando a su tercer toro de la tarde. El Pana había llegado. Tomó la alternativa el 18 marzo 1979 (oficiando Mariano Ramos de padrino) con gran ambiente – la afición mexicana intuía que aquí había un torero que podía romper la hegemonía destructiva de Manolo Martínez y Eloy Cavazos sobre la fiesta en México.   

Esta esperanza no contaba con el control brutal que ejercían estos dos toreros. Así pues, a El Pana lo dejaron en el banquillo. Se pasó los años ochenta y noventa apenas toreando, se anunciaba en una veintena de espectáculos cada temporada en los ochenta, que tornó en menos de cinco cada año en los noventa, y casi nada después del año 2000.

Pero todo cambió el 7 enero 2007: a El Pana le habían dado la oportunidad de una retirada digna en La México. Sin embargo, lejos de retirarse, El Pana triunfó con tal fuerza que ese día resucitó como torero. La corrida se retransmitió por televisión y el mundo taurino entero por fin pudo disfrutar y conocer a El Pana. Su faena al toro Rey Mago será recordadas como una de las más inspiradas y mágicas de la historia del toreo mexicano. Una generación nueva de aficionados había descubierto a El Pana, y la fiesta mexicana, en unas horas bajas, ya no podía ignorar a un torero tan genial.

Se puede decir que la carrera de El Pana se ha definido por los últimos diez años. Con más de cincuenta y cinco años a sus espaldas, El Pana se ha consagrado como la figura que su toreo siempre había merecido. Además, pudo hacer unas campañas europeas, cortitas, medidas, pero bien ganadas. Aunque las principales plaza, quizá injustamente, le cerraron sus puertas (nihil novi sub sole para El Pana) ha podido cuajar algunas actuaciones memorables en plazas provinciales de España y Francia. Y en todo esto, llega El Pana a Ciudad Lerdo el primer día de mayo de este 2016 – esta vez, por desgracia, sí sería el último paseíllo de su vida. Tendido, inconsciente sobre el albero Rodolfo no pudo invocar su espíritu de ave fénix que le había ayudado resucitar tantas veces de las cornadas de la vida. Pan Francés le había roto las vértebras, y rota también estaba el alma de esos aficionados románticos que El Pana había seducido con su toreo mágico y bohemio.   

Romanticismo y bohemia siempre han sido dos piezas claves en el concepto torero de El Pana. Rodolfo ha sido un alma irreverente, con una gran facilidad para llegar al público. Esta facilidad le había permitido conectar de una manera muy especial con la afición de La México en el ya lejano 1978, y le permitió conectar otra vez con la afición capitalina en el 2007, y también en cada corrida y en cada tarde hasta este fatídico uno de mayo.

A veces los aficionados pecamos de fríos, nos gusta analizar cada matiz técnico de una faena. Sin embargo, hay algunos toreros imposibles de analizar de esta forma – su toreo es más de emoción y comunión con el público de que de técnica. El toreo es un arte, y una parte imprescindible del arte es que artista transmita su obra al público. Toreros populistas como Manuel Díaz El Cordobés, Juan José Padilla y El Fandi han basado gran parte de su tauromaquia en su simpatía hacía su público. El Pana ha tenido más torería que estos últimos (quizá, la comparación ideal sería Luís Francisco Esplá, otro torero que llenaba el escenario con su torería añeja y espectáculo) pero su torero también se basaba en cautivar a su público.

Así pues, el espectáculo empezaba con el paseíllo, con El Pana fumándose un puro como un espectador de barrera. Además, su forma dramática de entrar y salir de la cara del toro le servía para resaltar los momentos álgidos de una faena. Y para terminar, El Pana solía torear en una especie de trance, de la misma forma que en los años veinte lo hacía Victoriano de la Serna. El concepto de toreo de El Pana era, sobre todo, cautivar al público con su interpretación particular del espectáculo.    

Sería injusto no resaltar el lado más serio del toreo de El Pana. Seguía la gran tradición y variedad del toreo clásico mexicano. Rodolfo era variado con el capote, y un rehiletero creativo – ahí tenemos su creación particular, el para a la calafia[3]. Un tipo de quiebro al violín en el tercio (parecido al quiebro que practica Manuel Escribano), pero en el cual el par se coloca detrás del mismo hombro y no por el pecho hacia el hombro contrario, como en el violín. Su concepto de toreo se encuentra en la línea del gallismo creativo, es decir, siguiendo el ejemplo de gallito de dominar todas las suertes, pero sin el dominio sobre el toro que caracteriza al gallista completo o poderoso.

El Pana nunca fue un gran dominador de los toros, los siete  toros que se dejó vivo en La México son prueba fehaciente de esto. No, su toreo de muleta era más de caricia y delicadeza, con una clase y calidad netamente mexicana. Su toreo fundamental era de lo más templado, sabía acompañar la embestida del toro mexicano con una despaciosidad privilegiada. Mejor con la diestra que la zurda, Rodolfo le podía bajar la mano a sus saltillos mexicanos, dando unos muletazos en redondo muy bajos, largos y profundos. Además, El Pana manejaba la variedad con la muleta. El más artista hubiera firmado sus trincherazos, llenos de empaque, y el toreo por alto recordaba a Procuna. En El Pana se encuentra el toreo clásico mexicano, aquel toreo mexicano variado y alegre que existía antes que los diestros de allende conocieran a Camino y todos lo imitaron[4].   

No me gusta pensarlo, pero tengo la impresión que el toreo de El Pana siempre estaba destinado a ser una obra incompleta. En comparación con otras figuras, Rodolfo toreó muy poco – así pues, su toreo queda ensombrecido por su historia de bohemio. Ha quedado la idea la imagen folclórica del personaje El Pana, y se le presta menos atención a su toreo. Es triste porque su toreo, en sus momentos mágicos, fue de una belleza irreal. Si hubiera toreado las corridas que su toreo merecía, los años ochenta hubieran estado llenos de faenas como la de Rey Mago. Y, porque soñar es gratis, hubiera crecido una generación de toreros mexicanos con el afán de mantener viva la llama del toreo mexicano de siempre.

Analizado el toreo de El Pana, ahora queda ubicarlo en el contexto histórico del toreo mexicano. Su carrera no tuvo la trayectoria de sus grandes rivales, Martínez y Cavazos. Además, le falto el sitio en la fiesta de la siguiente generación de figuras: David Silveti, Jorge Gutiérrez, Miguel Armillita Chico y Curro Rivera. En cualquier historia del toreo en México, todos estos toreros aparecen antes que El Pana[5].

Sin embargo, creo que esta ubicación minusvalora el impacto de El Pana; claro teniendo en cuenta el número limitado de sus actuaciones, es difícil argumentar que su dimensión histórica está por encima de la de las figuras mexicanas de los ochenta. Pero, y he aquí el quid de la cuestión: El Pana bien podría haber sido mejor torero que todos ellos. Esto puede sonar atrevido, pero ha sido de los pocos mexicanos que ha competido de tú a tú con las figuras españolas en los últimos sesenta años – ha competido a base de su toreo sui generis, pero ha competido con ellos. De los pocos escritores que pudieron intuir la dimensión de El Pana es Domingo Delgado de la Cámara[6], él ha propuesto que, por encima de las figuras que he nombrado, El Pana ha sido el último torero de la edad de oro del toreo mexicano.

Esta semblanza carece de la gracia y facilidad de palabras que es una de las características de El Pana – solo es mi humilde brindis a un torero con una personalidad acusadísima que aportó un toque de encanto a la variada historia del toreo. 

Una última consideración me lleva a pensar de Hemingway, que fue un crítico mediocre pero tuvo algún que otra observación perceptiva sobre la fiesta. Hemingway no vivió para ver a El Pana, pero sí escribió sobre un torero con tanta gracia como él: Rafael El Gallo. En Muerte al Atardecer, Don Ernesto escribió que la tragedia más triste hubiera sido que un toro destruyera a El Gallo, un torero tan grácil como él no merecía tal suerte. Lo mismo pasa con El Pana. El destino de Rodolfo era regalarnos un puñado más de actuaciones inspiradas de su toreo irreverente y, en su retirada, tomar la palabra en cualquier tertulia taurina con sus políticamente incorrectas (pero acertadísimos) ideas sobre el toreo. Desgraciadamente no pudo ser. La última lección de El Pana fue que el toro, en su cuello y en sus pitones, lleva la gloria y la tragedia por partes iguales.

Hasta siempre torero.
___________    

 [1] http://www.larazon.es/toros/los-medicos-diagnostican-una-cuadraplegia-el-pana-no-podra-volver-a-caminar-LA12568641#.Ttt1bw9PcM5Jwxu Este artículo de Juan Antonio de Labra aporta datos sobre la fecha de nacimiento de El Pana. Juan Antonio de Labra y Carlos Abella (De Manolete a José Tomás Alianza 2007) dan la fecha de nacimiento de El Pana  como el 2 Febrero. El Cossío (Espasa 2007) da su fecha de nacimiento como el 22 Febrero.
[2] http://banderillasnegras.blogspot.com/2016/03/el-pana-habla-en-banderillas-negras.html la entrevista del blog Banderillas Negras con El Pana este invierno revela mucha información sobre los comienzos de El Pana.
[3] José Luis Ramón Todas las Suertes Por Sus Maestros Espasa 1998.
[4]  Domingo Delgado de la Cámara Entre Marte y Venus Modus Operandi  2014.
[5]  Paco Aguado (Figuras del Siglo XX Ediciones El Cruce, 2002) y Carlos Abella (Manolete a José Tomás). Aguado no hace mención de El Pana y Abella (aun reconociendo el mérito de El Pana) resalta más a las figuras tradicionales mexicanas que El Pana.
[6]  Delgado de la Cámara, Marte y Venus.

© John Gordon/2016

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La faena grandiosa de Belmonte a un toro de Miura, que de salida sembró el pánico
Barcelona: La corrida de 12 toros, en la que Antonio Bienvenida sufrió la cornada del pase cambiado
Elegía a la muerte de un torero desconocido
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |