Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Las mujeres y el toreo (2)
"Las Noyas", la cuadrilla de señoritas toreras catalanas
Con la plaza barcelonesa de "El Toril" llena hasta arriba, en marzo de 1895 se presentaron en pública "Las Noyas", un grupo de jóvenes toreras catalanas promovido por el entonces empresario y fundador de la revista "El Toreo" Mairo Armengol. Ese mismo mes se presentaron en Madrid. De su éxito de público da cuenta que e la primera temporada en activo sumaron 45 actuaciones, en la mayoría de las cuales consiguieron agotar la mayor parte de los boletos que se ponían a la venta.
Actualizado 13 julio 2014  
Antonio Fernández Casado   
 Tres pinceladas sobre el toreo femenino

El oficio de lidiar reses bravas, a lo largo del siglo diecinueve, fue una profesión que practicaba un amplio elenco de aspirantes del género femenino. Así, a finales de 1894 la revista El Enano informaba de la presentación de una Cuadrilla de Señoritas Toreras Catalanas, que promovía el administrador de la plaza El Toril; a su vez, escritor y fundador de la revista barcelonesa El Toreo, Mario Armengol Verduguillo.

Este grupo de jóvenes muchachas, a quienes también se conocía como Las Noyas, se presentó en el coso catalán el 3 de marzo de 1895 con los tendidos totalmente abarrotados de espectadores y el redondel excepcionalmente acondicionado con burladeros.

La cuadrilla de jóvenes catalanas estaba formada por Lolita Pretel --vestida de verde y oro, de dieciséis abriles, y barcelonesa de nacimiento--, Providencia Jornaler “La Noya” --de grana y oro, de diecisiete primaveras, originaria de Vinaroz; quien se retiró tras el finalizar la quinta función--, y la sobresaliente de espada, Angelita Pagés --vestida de tabaco y oro, barcelonesa y de diecisiete abriles de edad--.

La cuadrilla de subalternas la completaban Julia Carrasco (de diecisiete inviernos y natural de Játiva), las hermanas Rosa, Encarnación y Justa Simó (vecinas de La Barceloneta que habían abandonado el oficio de zurcidoras), María Pagés, Josefa Mambea Jana (nacida justo en la frontera entre Francia y Gerona) e Isabel Yerno.

El mismo mes de marzo se presentaron en Madrid. En la primera temporada en activo, las dos matadoras sumaron 45 actuaciones, en la mayoría de las cuales consiguieron agotar la mayor parte de los boletos que se ponían a la venta.

En la temporada de 1902 las carreras de las hermanas Pagés se bifurcaron en dos cuadrillas distintas: la primera liderada por Lolita Pretel y Emilia Herrera Herrerita, y la segunda por Angelita Pagés.

Con posterioridad, Lolita se reconvirtió en rejoneadora, profesión que practicó hasta el curso de 1906, cuando a consecuencia de ciertas campañas antitaurinas el gobierno prohibió torear a las mujeres. Por su parte, su contrincante, Angelita Pagés, se casó con el novillero Eduardo Serrano Gordet, que había formado parte de su cuadrilla. Residente en Barcelona, tras cortarse la coleta, nunca más concedió una entrevista a la prensa.

Según Raúl Felices, el mismísimo Rafael Guerra “Guerrita” se negaba a comparecer en las plazas de toros en las que previamente hubieran actuado las cuadrillas de señoritas estoqueadoras. De acuerdo con una información divulgada por el diario La Época, una corrida de novillos, oficiada el domingo 15 de septiembre en el ruedo de Madrid, estuvo a punto de suspenderse ante la negativa de los primeros espadas, Oruga y Bebe Chico, a compartir el paseíllo con las novilleras catalanas.

El autor
Antonio Fernández Casado, empresario y escritor, que ha colaborado periodísticamente con numerosos medios como especialista en temas taurinos, es autor de los libros  de éxito, como: "Toreros de Hierro" (Diccionario de toreros vizcaínos); "Castor Jaureguibeitia Ibarra, Cocherito de Bilbao"; la "Guía histórica de fondas, posadas, hoteles, restaurantes, tabernas y txakolís de Bilbao" y “Diccionario Taurino Guipuzcoano” (de la plaza de toros de Arrasate al torero pintor Zuloaga). En estos días ha presentado sus dos nuevos trabajos: “Bizkaia Taurina (Plazas de toros vizcaínas)” y “Zacarías Lecumberri. El estoqueador aventurero”. Su último trabajo publicado se refiere al área empresarial: “Manual práctico de dirección de hoteles, marketing y ventas online del siglo XXI”. Ahora tiene en preparación un nuevo libro taurino: “Garapullos por Máuseres” (Las corridas de toros en la Guerra Civil, 1936-1939), que publicará Editorial La Cátedra Taurina.

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 2
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Vicente Descalzo Muñoz
31/10/2015
El Gordet y la tia Lola.
Soy sobrino nieto de Eduardo Serrano Guerrero , primo hermano de mi yaya Amparo Gandia Guerrero. La torera Lolita Petrel, la tia Lola para mi familia, estaba casada con mi tio, ´´el Gordet´´ para mi familia. Mis padres, cuando se casaron en 1945 fueron a visitar a la tia Lola en Barcelona, y comentaban su excelente casa llena de recuerdos taurinos- Les regaló dos servilleteros de plata, que todavía conserva mi mamá a sus casi 93 años. Ruego corrija el error, ya mi tio ´´El Gordet´´ se casó con mi tia Lola, Un saludo
Norberto Bertomeu Graell
13/12/2014
Rectificación parcial..
Muy señor mío: Me permito hacerle un par de observaciones. La primera es que el nombre real de la torera Lolita era Dolores Preter Huguet y no Pretel como usted y otros muchos indican. La segunda y principal, en cuanto a su artículo, es que Angelita Pagés jamás se casó con Eduardo Serrano ( (Gordet era su alias no el segundo apellido). Eduardo con quien se casó realmente fue con Lolita y así siguió hasta su fallecimiento.brLo que pongo en su conocimiento a fin de que, si lo considera oportuno, rectifique estas dos anomalías.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La faena grandiosa de Belmonte a un toro de Miura, que de salida sembró el pánico
Barcelona: La corrida de 12 toros, en la que Antonio Bienvenida sufrió la cornada del pase cambiado
Elegía a la muerte de un torero desconocido
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid


Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |