Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Debe ir más allá del caso de Cataluña
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Aunque el Tribunal Constitucional ya tiene acreditado sobradamente que todo género de previsibilidades resulta bastante baldío, en las últimas semanas se han intensificado los rumores de que, una vez que pasemos la frontera del 27-S, podría dar a conocer su sentencia sobre el recurso planteado en su día contra la ley 28/2010 del Parlamento de Cataluña, en virtud de la cual quedaron prohibidos en aquella comunidad autónoma los espectáculos taurinos, con la excepción de algunos festejos populares. La nueva realidad institucional nacida de las últimas elecciones locales y autonómicas, con la corriente antitaurina que algunos han generado con gran generosidad, añade nuevos e importantes valores a cuál sea el contenido completo de la sentencia que ahora dicte.
Actualizado 22 septiembre 2015  
Redacción   
 El Constitucional admite a trámite el recurso contra la prohibición de las corridas de toros

Si se hace caso a lo que circula, con bastantes coincidencias en sus contenidos, por todos los mentideros, una vez que pase el 27-S, el Tribunal Constitucional hará publica su sentencia sobre el recurso de inconstitucionalidad de la ley abolicionista del Parlamento catalán, que entró en vigor a comienzos de 2012. Y todas las versiones coinciden, a su vez, en afirmar que la sentencia será positiva para la Tauromaquia.

En la hipótesis de que todas estas versiones se confirmaran, la sentencia tendría hoy una importancia mucho más trascendental que cuando se aprobó aquella ley.  Sin entrar aquí ni tangencialmente en el repetido debate del independentismo, la instituciones públicas catalanas tienen mil recodos legales y administrativos  para no llevar a la práctica la resolución de los guardianes de la Constitución.  No necesitan declararse insumisos a la resolución, como han hecho en otras ocasiones; bastaría, por ejemplo, con  que la alcaldesa de la Ciudad Condal comenzara a poner trabas de una y otra clase para que todo, en el mejor de los casos, se demorara sin fecha previsible de conclusión. Y el camino o tienen bastante facilitado en el caso de aquellas plazas que sonde titularidad pública, como se comprobó en el pasado con la plaza de San Sebastián y en el pasado agosto con el Coliseum de La Coruña.

Pero más allá de la incidencia que pueda tener en Cataluña, la renovada importancia de esta sentencia del Constitucional toma su razón de ser del actual clima crítico contra la Tauromaquia: si ahora el Constitucional sienta doctrina acerca de a quien corresponde la capacidad competencial para la prohibición y lo hace en el sentido que marca el recurso presentado, quedará claro que se trata de una facultad propia de la Administración del Estado. Con lo cual quedaría claramente deslindado un campo normativo que pone claridad en el complejo entramado montado en torno a las competencias taurinas en las diferentes legislaciones nacidas en aplicación de los Estatutos de autonomía.

Resuelta y clarificada esta cuestión, que es la esencial, queda una derivación que también puede venir afectada por la sentencia del Constitucional, según cuál sea la literalidad de su contenido. Llegados a este punto, no resulta precisamente ocioso recordar que la Ley catalana 28/2010 en realidad es una disposición de naturaleza animalista. No se abomina de la Tauromaquia como tal, sino que ya en el propio título de la ley ya se especifica que se trata de una disposición “de modificación del artículo 6 del texto refundido de la Ley de protección de los animales”.

Es decir, el legislativo catalán actúa en aras de criterios animalistas, aunque en el fondo no ocultan en lo más mínimo que su razón final radica en la abolición de la Tauromaquia. Nada muy diferente de lo que venimos viendo con el cambio institucional producido en la actualidad en las corporaciones locales. Con una no pequeña confusión de ideas, comienzan proponiendo un referéndum y, más allá de lo que digan las urnas, acaban prohibiendo directa o indirectamente  por la vía de los hechos los espectáculos taurinos.

En estos días el propio líder de la Oposición y secretario general del PSOE ya anunciado su decisión de promover, si alcanza el Gobierno, una ley de protección animal; por si  faltara alguna especificación mayor, recordemos que ha sido su respuesta frente a la última polémica nacida por el caso del Toro de la Vega.

Si se analiza alguna legislación comparada de otros países con tradición taurina, se observa como en ellas se hace una excepción al contenido general de las normas de protección animal: la relativa al toro de lidia y a la Tauromaquia. Pero observamos como en otros países también con tradición taurina --como es el caso de México-- quienes abogan por la supresión del hecho taurino acuden, a su vez, a justificarla en la legislación de este corte animalista.

Cabe abrigar más que dudas razonables a la hora de establecer por cuál de estos modelos se inclinará el líder de los socialistas españoles en esa legislación proteccionista que ahora ha anunciado; dada la probada versatilidad de sus convicciones, en el fondo todo quedará pendiente de quién rico, ﷽﷽﷽﷽ e histina, como patrimonio cultural y como bien de inter de mue sonde titularidad pones locales Tauromaquia con lsea su hipotético aliado para alcanzar el Gobierno de la nación. Cuando no se tienen unos criterios claros y firmes sino que imperan valores de pura oportunidad y/o conveniencia, en esto como en todo lo demás, bien podrían decir que una corrida de toros de más o de menos, bien vale una Presidencia del Gobierno.

Por todo ello, la sentencia que tiene pendiente el Constitucional no cabe esperar sólo una respuesta específica a la prohibición catalana. Debe esperarse mucho más. En este sentido, la vigente legislación en materia taurina, como patrimonio cultural y como bien de interés cultural e histórico, permite ahondar en la cuestión de fondo.

Es evidente que normativamente resulta de gran importancia que el Constitucional dictamine que las instituciones catalanas carecen de competencias para dictar una prohibición como la que nos ocupa. De esta forma, cerraría al paso a tantos prohibicionistas como han renacido con el último cambio institucional.

Pero puede ser incluso más relevante si, abordando el fondo de la cuestión, establece una doctrina que sin circunloquios establezca la verdadera naturaleza de la Tauromaquia y su auténtico sentido en el patrimonio histórico y cultural de España,  competencia propia del Estado, que como tal viene obligado a su protección y preservación.

Si esta hipótesis se cumpliera, habría que dar por bueno el prolongado retraso con el que el alto Tribunal interprete de nuestra Constitución ha resuelto el recurso planteado hace ya 5 años contra la ley catalana.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido
De Sevilla a Madrid, cuando la temporada se decide
Tiempo de elecciones, ¿tiempo de riegos?
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos

Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

INFORMES
Ni hacer la noria, ni dejar de someter al toro


Cruzarse, cargar la suerte, ligar las series: historia de una evolución natural del arte del toreo


Desde que Manuel Jiménez "Chicuelo" mató en Madrid un "gracialiano" que atendía por "Corchaito", torear cargando la suerte o hacerlo en línea, y además ligar las series, dejó de ser un dilema. Siguiendo la sabia doctrina que dictaron José y Juan, el el sevillano demostró que era posible al jugar los brazos y las piernas construir el toreo moderno, basado en cargar la suerte, llevar al toro hasta detrás, formar un ramillete compacto de muletazos y todo ello con arte, con estética. Se puso fin a una polémica que duró más de un siglo, girando siempre a la interpretación que se diera a la forma de citar y la forma de hilvanar un pase con el siguiente. Sin embargo hoy observamos que a la vez que se reclama ese "crúzate", los tendidos crujen cuando el torero hace una noria continua.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |