Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Uno de los momentos estelares del maestro de San Bernardo
Pepe Luís y "La faena de Aranjuez"
Collage de imágenes, tomado de El Ruedo del 2 de junio de 1949
Junto al toro "Misionero" de Castillo Higares, que lidió en Madrid en 1951 y la de Valladolid --también en 1951-- con un toro del marqués de Villagodio, la faena de Pepe Luís al toro "Manchonero", con el hierro de Carlos Núñez, en Aranjuez el día de San Fernando de 1949, forman una trilogía que siempre se ha recordado del maestro de San Bernardo. El torero tuvo muchas mas tardes cumbre, pero las referidas fueron universalmente cantadas. Una faena rotunda, aunque según algún cronista hubiera espectadores que no alcanzaran a llegar "al fondo inmenso que este torero tiene, cabeza privilegiada, figura de época", para quedarse en esa cierta alharaca de "la gracia que entra por los ojos profanos".
Actualizado 31 mayo 2016  
Redacción   
 A la vera del Tajo, Morante cuajó una grandiosa faena

Está considerada como una de las más importantes que firmó el maestro de San Bernardo y a los anales pasó como “la faena de Aranjuez”.  Ocurrió el 30 de mayo de 1949 y por errores en toriles se acabó lidiando como 6º, en una tarde de siete. Se anunciaban toros de Carlos Núñez, para la rejoneadora Conchita Cintrón, Pepe Luís  Vázquez, Pepín Martín Vázquez y José María Martorell. En el semanario “El Ruedo” se apostillaba que se trataba de los “que en esta Feria pasada no habían toreado en Madrid”. De ahí el interés del cartel y los muchos aficionados que tomaron el camino del Real Sitio, tantos que rebasaron el aforo oficial.

La última de San Isidro

En el popular semanario el título no dejaba lugar a dudas: “La ultima de San Isidro en Aranjuez[1]. Manuel Casanova --en la crónica taurina, EMECE-- explicaba, naturalmente, la razón del título elegido: “aquí el sentido de última no es precisamente el que adquieren Ion partidos finales de las competiciones deportivas. Si hablamos de la última de San Isidro es porque, a pesar de las molestias del traslado, y de las apreturas, y hasta del calor inicial, muchos aficionados madrileños se trasladaron a cincuenta kilómetros de la Puerta del Sol para contemplar la actuación de tres lidiadores --de cuatro contando a la rejoneadora-- que en esta Feria pasada no habían toreado en Madrid. Por poco nos volvemos con las manos vacías. Menos mal que Pepe Luis quiso estar en Aranjuez”.

Y al final de las dos páginas que dedicó a este festejo, insistía: “De esta manera, entre Madrid y Aranjuez, ha terminado la Feria de San Isidro. Hubiera sido preferible, por más cómodo, que esta “sesión de clausura” se hubiese celebrado en Las Ventas. No es qué anden mucho mejor los transportes en Madrid. Pero, por lo menos, no hay que recorrer tantos kilómetros”.

La corrida de Núñez no fue buena. El cronista de ABC la calificaba “endeble”; en “El Ruedo” se usaron palabras más fuertes: “moruchada andaluza”. Llama la atención que en ninguna crónica se destacaran los valores de aquel toro que lidió Pepe Luis, “Manchonero” de nombre. Y llama la atención porque en el azulejo conmemorativo que se colocó en recuerdo  de aquel momento cumbre del mayor de los Vázquez se afirma que fue “un toro de bandera”. O los cronistas se olvidaron de semejante detalle, que no es pequeño, o al escribiente del azulejo se le fue la mano.

La tarde discurría hasta entonces sin nada de particular relieve. Lo más, la vuelta al ruedo que dio Conchita Cintrón, después de que el sobresaliente terminara con el toro que rejoneó. Pero si se había producido una incidencia y relevante: por un error en la gestión de los toriles, Pepín Martín Vázquez hubo de matar sus dos toros de forma consecutiva, como 2º y 3º en la lidia a pie; “ninguno de los dos se prestaron al lucimiento, que buscó Pepín con ahínco”, remarcaba “El Ruedo”. Por este lio de corrales, el toro del triunfo saltó en 5º lugar, el penúltimo de la corrida a pie.

La versión de ABC

En su crónica para ABC[2], “Giraldillo” --que como en la misma página firmaba la crónica de la corrida dominical en Las Ventas, en la de Aranjuez utilizó la simple firma de “G”-- comenzaba dando cuenta de que “Pepe Luis nada hizo en su primer toro. Se limitó a salir del paso”.

Pero en seguida entra en materia: “en su segundo, dijo ¡aquí estoy yo!, y fue el maestro insuperable, fundador, creador y recreador de una escuela, en la que la gente ve nada más que lo externo, la gracia que entra por los ojos profanos, sin llegar al fondo inmenso que este torero tiene, cabeza privilegiada, figura de época, en torno a la cual ha girado todo un modo de torear, que no diré que ha creado escuela porque lo que Pepe Luís hace es personal, con él nació y con él concluirá cuando felizmente para él se retire del toreo”.

Más adelante, añadía: “Iba, pues, la corrida para abajo, por los despeñaderos del tedio, cuando el sevillano salió a evitar el derrumbamiento. Surgió la faena de la tarde. Tono brillantísimo. Color y olor. Naturales y giros graciosos. Lo que había que hacer, más de lo que se podía hacer. El publico desarrugó el ceño, con razón fruncido, y estallaron las ovaciones. Remató la filigrana pura con una estocada. Rodó el toro y cortó las dos orejas. Dos vueltas al ruedo sostuvieron el triunfo.

Y pone punto final a su crónica en los siguientes términos: En suma: una corrida tediosa, salvada por el arte de Pepe Luís, sonrisa entre seis bostezos.

La versión de “El Ruedo”

En su lugar más preferente, la tercera página, “El Ruedo” abría su edición con la crónica de Aranjuez, en la que para abrir boca dejaba sentado que “a no ser por Pepe Luis Vázquez --por el ánimo con que Pepe Luis viene a la temporada—, la corrida del día de San Fernando, en Aranjuez, hubiera sido, como se dice en términos deportivos, una corrida sin historia”.

De hecho, venía enumerar que si no fuera por ese 6º de la tarde, toda la historia del día se habría quedado reducida ala de la tremenda incomodidad de una Plaza donde procuraban acomodarse, encogidos, más espectadores de los que normalmente caben, y, la de una gritería constante, viniera o no a cuento, de unos aficionados ocasionales. ¡Lo que hubo que oír de disparatado, de estridente, de comentarios pintorescos en esta corrida del lunes de esta semana en Aranjuez!”

“El éxito brillante, la nota aguda de la fiesta” para EMECE la puso el torero de San Bernardo: Pepe Luis, que no parece dispuesto a que se deje de contar con él; Pepe Luis, que escapa a la posible comparación en el paso correspondiente a su categoría, y que toreó con garbo, con genio, con suavidad de cosa alada; sin esfuerzo, con calma y a la vez con emoción, al quinto toro de don Carlos Núñez”.

Se trató de una “faena larga, con gusto, sin prisas, cada vez con más ajuste, que atizó el entusiasmo ya casi en cenizas de los espectadores. Toreo de frente, y no de perfil; toreo por el arte de presentar como la cosa más sencilla del mundo el vencimiento de la dificultad. Mató fácilmente de una estocada, y el éxito se refrendó con el corte de las dos orejas del toro, la vuelta al ruedo y las reiteradas llamadas al tercio”.

Y para concluir su amplio escrito, Casanova sentenciaba: “A no ser por la lidia de este quinto toro, para la corrida de Aranjuez no se hubieran necesitado alforjas”.

________   

[1] El Ruedo, nº 258, 2 de junio de 1949.

[2] ABC, 31 de mayo de 1949. “En Aranjuez. Conchita Cintrón, Pepe Luís, Pepín y Martorell”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |