Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Tercera de feria
El Pilar, con una corrida sin fondo ni humillación, ofreció la "post verdad" del toreo
Diego Urdiales dejó momento de mucha calidad con el capote (Plaza 1)
Aparentemente en la tercera de feria no ocurrió nada de relieve, si por tal se entienden series y series de muletazos desgranados con dulzura. Pero tuvo, como pide Simón Casas para sus carteles, su hilo argumental. Con más del 80 por ciento del aforo cubierto, en esta ocasión el núcleo central de relato se cifraba en cómo sortear a la vez las dificultades que presentó la corrida de El Pilar y en cómo ponerse a resguardo de unas ventoleras siempre inoportunas. El resultado final no podía ser otros que una lidia premiosa, tan sólo salpicada por momentos tan aislados como excelentes. No es amplio el bagaje.
Actualizado 13 mayo 2017  
Redacción   
 Un nuevo y monumental fiasco ganadero
 Desabrido descorche de la feria
 El primer San Isidro de la nueva era

MADRID. Tercera de feria. Más de tres cuatros de plaza: 19.538  espectadores [81,1% del aforo]. Toros de El Pilar (Moisés Fraile), una corrida con seriedad, pero demasiado desigual de hechuras y de escaso juego. Diego Urdiales (de marino y oro), silencio tras un aviso y silencio. David Mora (de rosa y oro), silencio y tres avisos. José Garrido (de nazareno y oro), silencio y silencio.

INCIDENCIAS: La empresa ha solucionado al fin los problemas que presentaba el piso de plaza. La Presidencia supo conjugar el buen criterio y la prudencia a la hora de medir los tiempos de los avisos. Sensacional Ángel Otero en dos pares con muchísima exposición al complicado que hizo 2º. Durante toda la tarde el viento resultó tan mal enemigo como los toros de El Pilar; ni a posta se intensifican sus oleadas con tanta sincronización con momentos claves de la lidia.

El 4º se quería ir a toda costa (Plaza 1)

Visto lo visto, lo que pide el cuerpo en esta tarde de sábado es mirar hacia atrás. Los que cuenten ya unos cuantos años deben recordar como en situaciones como las vividas hoy, los toreros habrían actuado de otra forma: a un compañero que se ve en situación tan complicada, siempre se le arropó con la compañía a la hora de abandonar el ruedo. En esta ocasión, David Mora ha vivido el momento en solitario; eso no lo habrían permitido las figuras de hace 40 o 50 años, le habrían acompañado en un trance como el suyo, incluso para que los aplausos a unos acallaran los pitos al otro. Eso también era --y sigue siendo-- torería de la mejor.

Y ya se funden los plomos cuando algunos argumentan que ahora los espadas y sus cuadrillas  deben abandonar la plaza como si fueran soldaditos de plomo, en una ridícula formación que hasta tiene en cuenta la antigüedad. ¿Pero qué tontería es esa?, ¿en qué artículo del Reglamento se estipula este  grotesco paseillo  al revés? Hay moderneces absurdas, pero que sin embargo se entronizan como categorías casi aristotélicas. Un poquito de por favor con la historia, con las tradiciones y con la torería.

Desahogo expuesto, hay que ir al toro. Y en primer término para recordar una obviedad: la corrida de El Pilar lidiada en Madrid nada tiene que se ver con la que salió en Sevilla. Naturalmente, en lo que se refiere a su juego. Quizás la de Las Ventas ha agudizado la desigualdad de unos animales con otros, que los hubo con 100 kilos de diferencia. Con tres cinqueños, todo el lote resultaba ofensivo por delante, pero todo también llevó a un límite de mínimos su fondo y su incapacidad de humillar, como se hizo común su incapacidad para salir de las suertes. Y los que más iban y venían, como el 1º, 5º ó 6º, aguantaron escasamente dos series de muletazos, para luego volver a las andadas.

Un muletzo con mucho sabor de José Harrido (Plaza 1)

A tenor de tanta mansedumbre y tan escasa acometividad, la lidia se convirtió en algo premioso, con un exageradísimo número de capotazos inútiles para tratar de colocar a los toros en suerte, en detrimento de sus ya escasas capacidades para superar la lidia.

Con una cosa y otra, al final nos quedamos con cuatro o cinco momentos principales. Importante fueron los lances con los que Urdiales recibió a su 1º y mucha usía tuvo el quite que le correspondió en el que cerraba plaza. En medio, quedaron con sabor añejo las dos series de muletazos que se tragó su primero. José Garrido calentó los tendidos con los delantales con los que recibió al 6º, muy toreros, como antes había ocurrido en el inicio de su faena al 3º.

Y lo de David Mora, entre el accidente y el error. Había tenido sus momentos lucidos con el armario cinqueño, pero luego no midió las posibilidades a la hora de matar: creyó que con la media arriba sería suficiente, pero el pilareño, con su cara por las nubes, hacía imposible el descabello. Si en vez de prolongar los intentos por 16 veces y al segundo fallido vuelve a coger la espada de matar, probablemente nos habría ahorrado el triste final. Un error de cálculo de los que hacen daño al torero. Pero bueno, en esta feria aún le quedan cuatro toros por lidiar; tiempo hay para hacer olvidar un mal momento, que es nada más lo que fue.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2017
Cornadas de Juan Miguel y Andy Younes
El colombiano Jesús Enrique Colombo corta una oreja
Ginés Marín volvió a convencer a la afición de Madrid
El Rey Felipe VI debutó en el Palco Real, la tarde en la que El Juli demostró su magisterio
San Isidro 2017: El 45% de los toros, cinqueños
Así actuó el Palco de Las Ventas
Ginés Marín se lleva todos los premios
La fallida gesta de Dávila Miura: el hombre dispone y el toro descompone
Las números del primer abono de Simón Casas
Triunfo incontestable de Sergio Galán
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |