Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
No puede seguir basándose en una presunción de culpa
El Reglamento de la desconfianza
"Es el momento de cambiar la base de desconfianza, la negatividad que insufla gran parte del espíritu del Reglamento taurino. Un Reglamento del S. XXI no puede seguir basándose en una presunción de culpa. Un Reglamento acorde con los principios que rigen actualmente nuestro sistema jurídico y constitucional debe conllevar una modificación de los protocolos previstos en el Reglamento taurino". Quien esto escribe es Pedro López Becerra. Y lo hace cono conocimiento de causa, todo ese conocimiento que aporta su larga experiencia como Presidente en distintas plazas de toros.
Actualizado 29 noviembre 2014  
Pedro López Becerra   

El Reglamento taurino es altamente intervencionista. No descubrimos nada nuevo con esa afirmación. Sin embargo, sí interesa resaltar que muchas de las partes y fases en las que se manifiesta la injerencia de la Administración a través del Presidente de la corrida viene basada en una presunción de desconfianza, de negatividad hacia los actores intervinientes. Y no es que el presidente sea a priori desconfiado, es que lo es el propio Reglamento.

El actual Reglamento taurino estatal es en su espíritu heredero, claramente, de otro que se consolidó allá por el año 1962, es decir, una normativa hecha en una época política y administrativa en la que primaba la clara desconfianza hacia los ciudadanos.

Bajo este prisma se entiende (que no es lo mismo que compartir) el criterio que subyace bajo los rígidos controles de las fases previas a la corrida. Veamos un ejemplo: dos señores, uno ganadero y otro empresario, realizan un contrato de compraventa de toros para ser lidiados en la corrida del tal día en tal plaza. Pero resulta que ese contrato debe quedar sometido de hecho a una condición: que el Presidente no rechace en los reconocimientos previos los toros que han sido objeto del previo contrato. Es decir, la Administración, a través del Presidente, tiene siempre, y de hecho, la  última palabra para validar o no dicho contrato privado.

La inspección sobre los animales no es precisamente superficial: Primero control sobre el peso, luego control sobre pitones, también control sobre movilidad, control sobre sanidad del animal….., y por si todo fuera poco, y tras pasar varios controles queda finalmente el control sobre el “trapío”, un término que en el mejor de los casos es definible pero que al no exigirse en la práctica fundamentación a la presidencia sobre los motivos del posible rechazo de una res en base a la “falta de trapío” podría dejar una cierta sensación en el ganadero de indefensión: no es posible defenderse debidamente si no se dan a conocer los motivos de una decisión. Y, por favor, no se me malinterprete. No es esto un ataque contra la exigencia de “trapío” sino contra la ausencia de motivación en los rechazos que afectan claramente los intereses de otras personas.  

El sistema es altamente inseguro para los dos actores principales: empresario, que ha tenido que desplazarse a las fincas, gastar dinero en el transporte de los animales hasta la plaza, etc… y sobre todo lo es para el ganadero que tras cuatro o cinco años criando a un toro puede ver de repente echar para atrás su producto, amen del posible desprestigio que ello pueda conllevar.

Tampoco defiendo con este artículo que deban caer todos los controles. No, no es eso. Lo que intento transmitir es que partir de una base de desconfianza, de una presunción de culpa hacia determinadas personas o sectores puede ser peligroso para la fiesta de los toros y, desde luego, no debiera ser propio de las normas del S. XXI. Con este sistema y con esta crisis, se ha de ser muy romántico y enamorado de este mundo para seguir jugándose su tiempo, su dinero, su esfuerzo para que luego no se tenga una mínima garantía de que su producto sea exhibido en la plaza. Es más, que ni siquiera se tenga una garantía de posibilidad de defensa en condiciones.

Sinceramente, creo que es el momento de cambiar la base de desconfianza, la negatividad que insufla gran parte del espíritu del Reglamento taurino. Un Reglamento del S. XXI no puede seguir basándose en una presunción de culpa. Un Reglamento acorde con los principios que rigen actualmente nuestro sistema jurídico y constitucional debe conllevar una modificación de los protocolos previstos en el Reglamento taurino. A mi juicio, y eso es objeto de otro debate, los Reglamentos no deben ser tan encorsetados en la propuesta de soluciones. En el espectáculo taurino están presentes muchos intereses. El Reglamento lo que debiera exigir es que el presidente haga cumplir un protocolo que tenga en cuenta todos los intereses en juego. Y si hay acuerdo de todos, evitar la mayor injerencia de la Administración. Y si no lo hay, tal como es posible en muchos casos, entonces sí debe la presidencia aportar una solución pero con la obligación de valorar todos los intereses en liza para en su solución final procurar equilibrar lo más posible todos ellos. Y por supuesto, debe existir motivación o justificación de la decisión. Si no hay motivación, si no existe justificación de las decisiones ¿dónde queda la garantía para esos otros intereses presentes?

En definitiva, hay que superar la desconfianza como premisa para pasar a un sistema más objetivo, de reconocimiento de intereses presentes y su debida ponderación y equilibrio en las decisiones. No es fácil, pero tampoco imposible. Y a fin de cuentas la fiesta de los toros merece unas normas acordes a los tiempos que vivimos.

Pedro López Becerra es presidente de Plazas de Toros y Tesorero de ANPTE

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Tribuna abierta
Toros: de la prohibición a la desregulación
Los Lozano, una saga paradigmática
9 ataques antitaurinos, 9 respuestas taurinas
Cuernos entre tinieblas
@corrida, la Tauromaquia en el siglo XXI
Ni habrá nadie que la abole
Toros en Cataluña: sentencia de muerte
La gestión de la plaza de Bilbao: Renovación o decadencia
La peligrosa deriva del zoofascismo
El Rector corta orejas
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |