Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Las mujeres y el toreo (3)
"La Reverte", novillera y novillero
"La Reverte" en dos imágenes de la prensa de la época
Venía de trabajar en la mina, en igualdad de tarea con los hombres, cuando la deslumbró el toreo, viendo actuar a Dolores Sánchez "La Fragosa". Con acelerado aprendizaje aterrizó por los ruedos, alcanzando los honores de torear incluso en la plaza de Madrid con buena aceptación por parte de la crítica. Hasta que en 1908, con doce temporadas en su haber, el Gobierno de turno prohibió el toreo a las mujeres; empeñada en su vocación taurina pasó a anunciarse como Agustín Rodríguez "El Reverte", tras demostrar mediante certificado médico su condición masculina, una certificación que algunos consideraron falso.
Actualizado 27 julio 2014  
Antonio Fernández Casado   

La futura novillera Agustina María Salome Rodríguez, más conocida como La Reverte (Navas de San Juan, Jaén, 1878 - 1942), de tez morena y fuerte constitución física, encontró su primer empleo de peón en la misma mina jienense en la que trabajaban sus progenitores y en la que realizaba idénticas tareas que los hombres. Hasta que una tarde se quedó prendada de la actuación de Dolores Sánchez La Fragosa (Guillena, Sevilla, 1886) en la plaza de toros de su pueblo y a quien decidió emularla previo cursillo de aprendizaje acelerado a las órdenes de un antiguo banderillero cordobés.

De manera que durante varias temporadas acumuló una gran experiencia y más méritos toreando en numerosos cosos pueblerinos hasta que consiguió que la anunciasen en la plaza de toros de Madrid, donde la prensa especializada sentenció que tenía más facultades para la lidia que muchos toreros del sexo opuesto. Por desgracia, de vez en cuando sus genes varoniles le jugaban algunas malas pasadas, como a finales de 1903, cuando fue condenada a cuatro años de cárcel por propinar una paliza a un hombre.

En octubre de 1907 acudió al coso de Lisboa (La Joseilla y La Pepita), donde gozaba de un prestigio sólido. Un año después, cuando ya llevaba doce temporadas en activo y había estoqueado más de quinientas reses bravas, el gobierno prohibió torear a las mujeres en público, por lo que La Reverte, después de agotar todos los recursos legales a su alcance, tomó la decisión de someterse a un reconocimiento médico para demostrar su pertenencia al género masculino y así poder seguir ejerciendo el oficio de estoqueadora; certificado que, según afirmaban algunos de sus detractores, estaba falseado.

A partir de ese momento cambió su nombre por el de Agustín Rodríguez El Reverte, lo que no impidió que en octubre de 1911, en virtud de una denuncia presentada, el gobernador civil de Vizcaya le exigiese la presentación de su partida de bautismo para poder demostrar fehacientemente su pertenecía al género masculino antes de autorizar su actuación en la plaza de toros de Indautxu. No mucho tiempo después no le quedó más remedio que cortarse la coleta.

Carabina al hombro, la antigua novillera consumió los años siguientes de su vida trabajando de guardia de seguridad en una mina de Vilches (Córdoba). En el mes de septiembre de 1934, cuando ya contaba con 56 años de edad cumplidos, se volvió a autorizar la lidia femenina. Fue el  momento que un avispado empresario aprovechó para promover la reaparición del torero bisexual en la capital de la República. Con el pelo totalmente cano y noventa kilos de peso, se ajustó una guayabera blanca y un pantalón negro entallado, en lugar del clásico traje de luces, para torear en la plaza de Madrid, tarde que cosechó un gran fracaso que hizo se volvieran a olvidar de él torero o torera.

El autor
Antonio Fernández Casado, empresario y escritor, que ha colaborado periodísticamente con numerosos medios como especialista en temas taurinos, es autor de los libros  de éxito, como: "Toreros de Hierro" (Diccionario de toreros vizcaínos); "Castor Jaureguibeitia Ibarra, Cocherito de Bilbao"; la "Guía histórica de fondas, posadas, hoteles, restaurantes, tabernas y txakolís de Bilbao" y “Diccionario Taurino Guipuzcoano” (de la plaza de toros de Arrasate al torero pintor Zuloaga). En estos días ha presentado sus dos nuevos trabajos: “Bizkaia Taurina (Plazas de toros vizcaínas)” y “Zacarías Lecumberri. El estoqueador aventurero”. Su último trabajo publicado se refiere al área empresarial: “Manual práctico de dirección de hoteles, marketing y ventas online del siglo XXI”. Ahora tiene en preparación un nuevo libro taurino: “Garapullos por Máuseres” (Las corridas de toros en la Guerra Civil, 1936-1939), que publicará Editorial La Cátedra Taurina.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
La faena grandiosa de Belmonte a un toro de Miura, que de salida sembró el pánico
Barcelona: La corrida de 12 toros, en la que Antonio Bienvenida sufrió la cornada del pase cambiado
Elegía a la muerte de un torero desconocido
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid


Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |