Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
LA OPINIÓN

Se han encontrado 209 artículos.
Se muestran del 21 al 40. Página 2 de 11.

Comenzará en Jerez, después…

El tomasismo y su misterio

Anunció hace unos días José Tomás que toreará en la próxima feria de Jerez. Y todo ha sido uno para comenzar a especular acerca de si su presencia de nuevo en los ruedos españoles cambiará o no el signo de la temporada. Para los empresarios, desde luego, sería como una aparición para sus abonos, en épocas de vacas flacas en las taquillas. Para remover el escalafón, también. Pero José Tomás no es sólo es un torero diferente; es que mueve con unos parámetros personales y profesionales diferentes a todos. Forma parte de su propio "misterio" como torero, ese concepto que tan poco se conjuga hoy en día, cuando como bien dijo aquella figura histórica: "torear es tener un misterio que contar y contarlo". Para partidarios y para incrédulos, el de Galapagar tiene su propio "misterio".


Dará la cara desde marzo hasta octubre

El órdago de Roca Rey para la campaña de 2016

En términos musísticos, es como órdago a la grande, a la chica, a los pares y al juego, si se pudiera hacer todo a la vez. Y los jugadores de esta partida, además, no van de farol. Aunque sea un torero tan nuevo, así han planteado la campaña para 2016 Andrés Roca Rey y sus apoderados José A. Campuzano y Ramón Valencia: en su plan figura que darán la cara desde Castellón hasta Zaragoza. Como la ganen, se coronan por todo lo alto; si las cosas no salen bien, deberán esperar a una segunda oportunidad, que en el toreo nunca se sabe cuando llega. Algunos dicen que asumen mucho riesgos; pero si hicieran lo contrario, tampoco faltarían las críticas. Así es el mundo del toro.


La eficaz estrategia del gota a gota

Libertad sin ira. Pero también sin pausa

Sin ira, sin estridencias. Sencillamente, con la verdad por delante. Así se vienen produciendo un rosario de actuaciones, locales y concretas, frente a los ataques que unas minorías muy activas mantienen contra la Tauromaquia. Es un camino acertado. Hasta ahora su mayor exponente han sido las actuaciones jurídicas de la Fundación de Toro, acudiendo allá donde se vulneren las leyes. Pero también los profesionales están ellos, como se ha comprobado en la última votación de la Diputación de Córdoba, contradiciendo al Ayuntamiento de la capital. Como ha ocurrido con los toreros en su reacción frente a las desmadrada polémica de la fotografía de "Paquirri". No es más que el comienzo, pero la senda que se ha tomado dará sus frutos si la mantenemos si pausa.


Con la nueva temporada 2016 a tiro de piedra

Ni "todo el mundo es bueno", ni "esto no hay quien lo arregle": lo que falta es trabajar juntos

Ni nadie sobra, ni nadie resulta indispensable. A todos compete que la Tauromaquia remonte durante el año 2016 que ya tenemos en puertas. Un año muy importante, cuando está en juego la gestión de Las Ventas y cuando tiene que consolidarse el proyecto de trabajo en común que se llama la Fundación del Toro. Serán dos oportunidades de una gran trascendencia, en el acierto y en los errores. Pero otro tanto podría decirse de la globalidad del mundo del toro: sin el concurso de todos, que eso entraña sacrificar intereses particulares, resulta inviable todo intento de encausar la Tauromaquia por unos senderos en los que han crecido las dificultades objetivas y se multiplican las tareas a desarrollar. Hay que comenzar por convencerse que esto sí tiene arreglo.


Análisis de sus Estatutos Sociales

El gobierno y la financiación, dos claves para el futuro de la Fundación del Toro de Lidia

Sería poco responsable no tomar en cuenta las posibilidades en favor de la Tauromaquia que se encierra en ese proyecto que se llama Fundación del Toro de Lidia, ya formalizado y ahora en fase de implantación y desarrollo. Después de distintos intentos que no se consolidaron, un nuevo tren está pasando por delante del mundo del toro. Pero precisamente en relación directa con su importancia hay que estudiar y detallar cómo y con qué medios se lleva a buen puerto esta iniciativa. En este sentido, hay dos puntos relevantes entre otros: el control sobre el gobierno y la gestión de la institución --que se reserva para sí la UCTL, como "fundadora"-- y las fórmulas concretas mediante las cuáles los gremios y los profesionales colaboran a la financiación de las fines de la Fundación.


Los propósitos de Ramón Valencia y Manuel Martínez Erice

La nueva redistribución de la tarta del toreo en 2016

Tras el arreón que, entre otros, López Simón y Diego Urdiales le han dado al escalafón en la temporada que acaba de finalizar, los grandes empresarios han tomado conciencia que deben redistribuir la tarta disponible en el toreo, que de suyo es limitada. Hay que abrir los carteles, fuera de la monotonía de las figuras combinadas de tres en tres. Pero hay que abrir también el diapasón de las ganaderías a elegir para cada ocasión. Como principios de actuación, a ellos se han adherido los gestores de Sevilla y Madrid, que constituyen las claves del año taurino. Habrá que ver ahora con qué grado de éxito, que eso ya depende también de la amplitud de miras de quienes forman el grupo selecto de las figuras. Lo único cierto es que así también, aunque no solo, se camina hacia la regeneración.


Cuando se acumulan las dificultades y lo desconocido

El futuro para la Tauromaquia tiene dos caminos: comprometerse con su causa o dejarse ir a la deriva

De aquí a que llegue la próxima primavera, la Tauromaquia, como España, tiene por delante un panorama en el que las sorpresas --buenas y malas-- pueden esperarnos a la revuelta de cualquier esquina. No es momento ni lugar para entrar aquí en el debate de si lo que se avecina es o no "un cambio de ciclo". Lo cierto es que así que pasen ocho meses estaremos en una situación diferente de la pasada. Y cuando se entra en estas etapas nuevas, ya dejó dicho Ortega y Gasset que el hombre estaba abocado a elegir en una disyuntiva: afrontar compromisos y deberes, o dejarse ir a la deriva de los acontecimientos. En esa disyuntiva se van a ver los profesionales de los distintos sectores taurinos, pero también los aficionados. Del acierto que pongan en su elección dependerá el futuro que nos espera.


La Fiesta tiene que renovarse, sin perder su épica (y 2)

El papel real de los aficionados y la "dulcificación social" del espectáculo taurino

Tan hay consenso con el propósito de renovar la Fiesta para garantizar el futuro, que al final se está convirtiendo en una especie de "mantra" que unos nos lazamos a los otros, sin que en ningún caso haya el propósito de afrontar las tareas pendientes. Cuando en los debate surge esta cuestión, la experiencia dice que unos y otros acaban mirando para otro lado. Pero así no se hace frente al débil papel que hoy le corresponde a los aficionados, por la sencilla razón de que sólo con su concurso no se garantiza la viabilidad económica: se necesita con urgencia atraer a otros. Como tampoco se aborda la necesidad de renovar la Fiesta y el propio espectáculo, que sigue anclado en los usos y costumbres de hace más de un siglo, mientras la sociedad ha cambiado profundamente.


La Fiesta necesita renovarse, sin perder su épica (1)

Diego Urdiales, López Simón, Roca Rey…: en el toreo nada sucede por casualidad

Si algo ha caracterizado históricamente a la Fiesta de los toros es su carácter de arte épico. Es lo que la diferencia de otras manifestaciones artísticas y culturales. Por eso cuanto ocurre en la Fiesta nunca surge de la casualidad, sino que como la propia épica es el resultado del empeño radical, y muchas veces desconocido, de un hombre concreto. Cuando se comprueba la fuerza con la que han irrumpido de un día para otro gentes como Diego Urdiales, López Simón, o el muy joven Roca Rey, no han concitado tan alto grado de opinión favorable por la mera casualidad; hasta ahí han llegado a base de esfuerzo, de dedicación, de férrea vocación, en suma. Sin embargo, el sistema establecido no ofrece garantías que toda esa épica demostrada luego vaya a tener un reconocimiento estable en el tiempo


El Sanatorio de Toreros tendría el cartel de "Completo"

A la dura temporada de 2015 tan sólo le ha faltado un nuevo Hemingway que la cuente y la cante

El viejo Sanatorio de Toreros habría colocado hoy el cartel de "Completo", en esta temporada tan dura como está resultando para los toreros. Hoy todos hablamos del cornalón de Jiménez Fortes, o el de "Paquirri". Pero en este año taurino hay mil historias de esta dura realidad del toreo, aunque la mayoría no haya pasado de ser más dos o tres líneas perdidas en un despacho de agencia. Hoy nos haría falta un nuevo Ernest Hemingway para que contara y cantara la verdadera epopeya del toreo, como el escritor norteamericano narró en aquel "verano sangriento" de 1959, cuando Luis Miguel y Antonio Ordóñez se disputaban el cetro del toreo, que dio origen a un libro de toros universalmente conocido, primero avanzado en una serie de reportajes en el histórico y casi mítico semanario "Life".


Como organismo para defensa y protección de la Tauromaquia

¿Detrás de que mata está escondida la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos?

Verdaderamente no se entiende, no se puede localizar una sola razón que justifique su silencio. Pero la realidad es la que es: cuando se vive uno de los momentos mas difíciles y complicados para la Tauromaquia, resulta incomprensible el silencio y la pasividad de la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos. ¿A que esperan sus responsables, pero también todos y cada uno de sus integrantes, para convocar una sesión plenaria de urgencia y tomar cartas en el asunto? Si la Ley vigente la creó como organismo unitario cuyo principal objetivo era la defensa y la protección de la Tauromaquia, no deja de sr un auténtico sarcasmos que esa Comisión se encuentre hoy desaparecida, precisamente cuando más necesaria sería una actuación clara y rotunda.


Por una Fiesta independiente de los poderes públicos

Reconducir y racionalizar el negocio taurino, el mejor argumento frente a las prohibiciones

Con toda razón, crece la alarma entre el mundo del toreo --profesionales y afición--por la oleada de prohibicionistas que se ha generado en el nuevo marco institucional de España. Lisa y llanamente hay que reconocer que las circunstancias externas se han hecho mas adversas para la Fiesta. A parte de protestar públicamente y de hacer valer nuestros derechos ante las instancias disponibles, la Fiesta tiene que repensar la forma en la que racionaliza su actividad de negocio, de manera que pueda ser independiente en cualquier marco institucional en el que debamos desenvolvernos. No sería precisamente mala cosa que todo el Sector tomara conciencia de una realidad, ya muy conocida, pero que por desconfianzas mutuas, nadie ha terminado de poner en práctica.


Las interpretaciones erróneas de "Fiesta Nacional"

Política y toros, un binomio en permanente tensión, en la que siempre ganó el pueblo llano

Los conflictos entre quienes ejercen el poder civil y la Tauromaquia constituyen una constante histórica prácticamente desde sus inicios. Fruto de esas tensiones, por ejemplo, asistimos a la evolución desde la tauromaquia caballeresca hasta esa otra que se desarrolla a pie y que llega a nuestros días. Fue en el siglo XIX cuando se da uno de los pasos mas trascendentales, cuando con la implantación de las corrientes liberales la Fiesta pasa a ser algo propio del pueblo; es cuando se acuña la expresión "Fiesta Nacional", que con el correr de los años tendría unas interpretaciones que nada tenían que ver con el auténtico sentido de quienes la acuñaron y que no es otro que el significar que se trata de una "fiesta que es patrimonio de la nación española", no de una determinada casta.


Cuando el mérito deja de ser un valor a tener en cuenta

Si un triunfo no sirve, ¿cómo se garantiza un futuro mejor?

Cuando se arrumba el principio del mérito como razón definitiva para repartir los puestos del toreo, estamos perdiendo mucho más que una costumbre, que en época pasadas era como una ley que no necesitaba estar escrita. Ahora un torero nuevo puede romper con fuerza, como ha hecho López Simón, y no por eso sale del paro. Tres triunfos rotundos no traen más consecuencia que la propia satisfacción del artista. En una época no tan lejana a un jovencísimo Antonio Ordoñez le sacó el banquillo una sustitución: con una tarde rotunda en Santander, incluso en la que falló con la espada, pasó en 24 horas de no tener ni una sola corrida contratada a tener 42. Y era en pleno mes de agosto, cuando la mitad de la temporada ya había vencido. Es lo que va del ayer al hoy.


Con la la ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial

¿Por qué se han puesto tan nerviosos?

Aunque incomprensiblemente para los taurinos parezca una cuestión de orden menor, basta comprobar los nervios que se han desatado entre quienes promueven desde sus despachos las medidas abolicionistas contra la Fiesta de los toros, para concluir que algo se ha hecho bien a la hora de definir pormenorizadamente el marco institucional y jurídico que se ha diseñado para la Tauromaquia en el cuerpo legislativo español. No se entenderían esas reacciones si en frente lo que hubiera no fuera más que un pliego de buenas intenciones.


En el fondo, responde a los patrones históricos de la Fiesta

José Tomas, el misterio épico del toreo

2 de mayo José Tomás ha vuelto a pisar el ruedo de Aguascalientes, donde "Navegante" puso en riesgo cierto e incluso inminente su vida. De todos los lugares de la geografía taurina han peregrinado hasta allí una legión de aficionados. Sin embargo, bajo nuestro punto de vista carece de todo interés ese natural morbo de regresar al lugar de hechos tan dramáticos; en todo caso, eso son valores colaterales a la realidad. Lo relevante es José Tomas personifica al último torero que verdaderamente responde a ese misterio de los valores míticos y épicos de quien es capaz de crear arte ante un toro bravo. Si hoy en la Fiesta circularan tres o cuatro toreros con esa capacidad de sostener el misterio del toreo, desaparecerían en buena medida los actuales desapegos sociales hacia la Tauromaquia.


Mientras los aficionados carezcan de capacidad moderadora

La entelequia de un nuevo reparto del poder

No ya por el pleito de la Empresa Pagés con las figuras, que es un hecho episódico que se acabará diluyendo en una perspectiva histórica más amplia. Antes de todo eso, ya estaba encima de la mesa del toreo la búsqueda de un nuevo reparto del poder en la Fiesta, que se pretendía que resultara más equilibrado para todas las partes. Todavía hoy andamos en esas. Pero lo más probable es que se trate de un camino que no lleve a ninguna parte. Los intereses contrapuestos de los sectores taurinos, que están en la propia entraña de la Tauromaquia, siempre han contado con factor moderador de los aficionados, que al final dirimían la cuota de poder que concedía a cada cual. El problema real de la actualidad es que ese poder moderador se ha diluido, hasta llevarlo a los linderos de su desaparición.


Deberá marcar el camino que nos lleve hasta Zaragoza

Sevilla: Un abono asimétrico para una Fiesta necesitada de retomar nuevos vuelos

Con unas combinaciones asimétricas en su composición y después del gesto de "Espartaco" el día de Resurrección, Sevilla abre ahora su abono con no pocas incógnitas. En su medida y su contenido, las responsabilidades mayores las han asumido, por este orden, José María Manzanares y Enrique Ponce. Pero luego, cuando sale el toro, cualquiera puede aspirar a romper los cerrojos de la Puerta del Príncipe. Atrás queda la polémica del invierno, que cómo mucho se retomará así que pasen siete meses. Ahora lo mas relevante radica en que para ayudar en las actuales circunstancias a la Fiesta, a todos conviene que la feria abrileña retome un camino de autenticidad y de verdad, que constituyen elementos indispensables para la recuperación.


¿Por qué el desembarco de Bailleres levanta recelos?

Si es para la Tauromaquia, el dinero no tiene color ni patria, pero…

En tiempos de crisis para los empresarios e inversores en el mundo del toro, podría pensarse que todo dinero que pueda llegar de fuera debe ser bien recibido. Ahora trata de desembarcar en nuestro país "Espectáculos Taurinos de México SA", la sociedad taurina del poderoso grupo empresarial de Alberto Bailleres. Nadie de duda de su solvencia financiera, pero en cambio levanta demasiadas suspicacias. Y es que aunque el dinero hoy no tenga color ni patria, si es de curso legal, en el caso de la Tauromaquia por delante se sitúan otros valores más trascendentes que los exclusivamente financieros. Es la desconfianza, o el desconcierto, que se tiene en el modelo --y en sus ejecutivos-- que desarrollan en México, lo que origina esa más que cierta prevención con la que han sido recibidos.


Mas de una docena de propuesta a tener en cuenta

Lo que el Congreso de Albacete dijo sobre lo que la Tauromaquia necesita en el siglo XXI

El Congreso Internacional sobre "La Tauromaquia como patrimonio cultural", que se acaba de celebrar en Albacete, ha dejado encima de la mesa más de una doce de propuestas de trabajo, que nos equivocaríamos si la dejáramos tan sólo en eso, en meros enunciados sin mayor efecto práctico alguno. En la disección que se ha hecho de esa Tauromaquia que debe consolidarse en el siglo XXI, no quedó sin tocar ninguno de los asuntos esenciales que hoy nos debieran preocupar, que hoy nos debieran mover a trabajar, con altura de miras, con abandono de los intereses particulares, para hacer realidad, parafraseando, aquella frase célebre de los años 60: "no pienses en lo que la Tauromaquia puede hacer por ti; piensa en lo que tu puedes hacer por la Tauromaquia".


<-- anterior    ||    siguiente -->


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |