Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
HEMEROTECA TAURINA

Se han encontrado 47 artículos.
Se muestran del 21 al 40. Página 2 de 3.

Con "Manolete" en su mayor apogeo

La figura del apoderado, según don José Flores "Camará"

"Considero al apoderado como al hombre taurino que tiene encomendada la misión más difícil, más ardua. Se exigen en el apoderado tantas virtudes, que quizá́ para el profano parezcan excesivas. Y no, no hay exageración alguna". En estos términos define don José Flores "Camará" la figura del apoderado. Lo hacía en un artículo que firmó en el semanario "El Ruedo" del 26 de julio de 1945. Se encontraba entonces en todo su apogeo aquella pareja inseparable que formaron "Camará" y "Manolete", que marcó toda una época en la historia taurina.


Un poema de José Cervera y Pery

Décimas de una corrida

En agosto de 1951, el semanario "El Ruedo" dedicó una página completa al poeta José Cervera y Pery, con sus "Décimas de una corrida", muy bien ilustrada por el genial Antonio Casero. Vale la pena rescatar de las hemerotecas aquel texto. Cervera y Pery, con una apreciable bibliografía taurinas a sus espaldas, había publicado el año anterior su libro "Entre la seda y el sol. Versos de la fiesta brava", una edición que rendía homenaje al cincuentenario de la feria De San Isidro, que aún puede encontrarse en librerías antiguas.


El acontecimiento taurino de la primavera

REVISTA DE PRENSA: Triunfal vuelta de José Tomás al ruedo de Aguascaliente

El regreso de José Tomás a la plaza de toros de Aguascaliente resultó un rotundo triunfo para el torero de Galapagar. Puso la plaza de bote en bote, con casi tanta gente dentro como fuera de la plaza sin localidad. Y convenció a todos, antes de abandonar el ruedo a hombros y por la Puerta Grande. En un documento en formato PDF el lector puede consultar lo que se ha escrito sobre el acontecimiento en México y en España.


Publicada en "Diario de Madrid", el 20 de junio de 1793

La primera crónica taurina de la historia: la doble función de Pedro, Antonio y José Romero

"Si agrada al publico esta relación que he hecho con el mayor cuidado la repetiré en las funciones que faltan de este año, con más anticipación". Así escribía en el Diario de Madrid de 20 de junio de 1793 quien a la postre sería como el primer cronista de toros. Firmó su trabajo como "Un curioso" y se define como "constante subscriptor" del referido periódico. Según el profesor Gil, de la Universidad de Sevilla, se trata de la primera crónica de toros de la que se tiene noticia. Mantiene un estilo casi telegráfico y se refiere al festejo celebrado en Madrid, "en la plaza propia de los Reales Hospitales", el 17 de junio, y era la cuarta de aquella temporada. Respetando la propia ortografía y sintaxis de la época, por su valor histórico reproducimos aquí el texto de esta primera.


Conversaciones en el Sanatorio de Toreros

Antonio Díaz Cañabate: Pepe Luís Vázquez, la gracia equilibrada

Aquí se habla del Pepe Luís novillero, que tanto ilusionaba ya sus comienzos. La pluma de Antonio Díaz Cañabate revive sus recuerdos de la primera vez que pudo ver al torero de San Bernardo. Fue en una novillada en Guadalajara, a donde expresamente se desplazó en unión de José María de Cossío y Claude Popelín sólo por ver al sevillano. Aquel novillero puntero resultó herido por su primer enemigo: un puntazo en un muslo. Luego, a raíz de un percance en la corrida del Montepío de Policía, estaba Pepe Luís encamado en el Sanatorio de Toreros. Y allá fue el crítico a visitarle varias veces. De aquellas conversaciones nacieron las reflexiones que luego dieron pie a este artículo.


"Un grandioso varapalo", "insospechadas consecuencias"

Así cuentan los cronistas de Sevilla la crisis del abono 2015

La prensa y los cronistas de Sevilla analizan con preocupación la situación actual de los carteles para el abono de la capital andaluza para la temporada de 2015, una vez que se ha confirmado que las ausencias de Morante de la Puebla, El Juli, Miguel AS. Perera y Alejandro Talavante. Traemos a esta sección las crónicas publicados sobre el tema.


4 análisis, 4 puntos de vista sobre la gran alianza

"Se respira cierto aire de satisfacción mientras resuena el tintineo de la plata americana"

Además de ir camino de convertirse en la noticia que condicione toda la temporada, la flamante alianza sellada por Alberto Bailleres, Simón Casas y José Cutiño ha dado un vuelco al futuro inmediato del toreo. Conforme pasan los días se van publicando análisis sobre lo que este triple alianza representa. Hoy traemos a nuestras páginas cuatro de los últimos que han visto la luz. Son cuatro puntos de vista firmados, respectivamente, por Álvaro R. del Moral, de El Correo de Andalucía; Andrés Amorós, del diario ABC; Pedro Javier Cáceres, de El Imparcial, y Julia Rivera en Diariocritico.com.


"Las decide el público con su pasión encontrada"

Antonio Díaz Cañabate: las competencias en el toreo en cinco ejemplos

"Las competencias no se pueden urdir por los apoderados en combinación con las Empresas. Las competencias las decide el público con su pasión encontrada. Los toreros competidores se encuentran un buen día con la competencia hecha, y si tienen valor para ello, la afrontan y luchan, y una tardes vencen y en otras son derrotados". En semejantes términos centraba Antonio Díaz Cañabate su concepto de la competencia en los ruedos, a la que dedicó un artículo histórico en ele primer número que editaba "El Ruedo" el año 1944. El famoso escritor y crítico rememora en este artículo las cinco parejas de toreros que más le llamaron la atención: Pedro Romero y Pepe Hillo; El Chiclanero y Curro Cúchares; El Tato y El Gordito; Lagartijo y Frascuelo y Joselito y Belmonte.


REVISTA DE PRENSA: La postura de ANOET en cuatro opiniones

Desde que el pasado día 5 la patronal ANOET hizo pública su declaración institucional, en la que sostenía que el mundo del toro está en quiebra, se han sucedido las reacciones mediáticas sobre el tema. Taremos a esa sección hemerográfica cuatro opiniones de las que se han publicado en los últimos días.


Un recordatoria en la hora de su muerte

La tarde de gloria de Florencio Casado "El Hencho"

Aunque haya pasado como en segundo plano, porque coincidió cuando todo el toreo quiso despedir al gran maestro José María Manzanares, estos días se han ido para siempre Florencio Casado "El Hencho", un valiente y honrado torero cordobés que tuvo sus tardes de gloria, como lo atestiguan su salida por la Puerta del Príncipe de Sevilla, en abril de 1970, y las dos veces que abrió la Puerta Grande de Madrid, en los años 1971 y 1974. En esta hora del adiós, es un buen momento para rememorar lo ocurrido en el ruedo de la Maestranza en la tarde de un 19 de abril, en la décima y ultima corrida de la feria de 1979, ante una serie y buena corrida de Eduardo Miura.


En la muerte de José María Manzanares

HEMEROTECA TAURINA: Lo que ha escrito la crítica

La noticia de la muerte de José María Manzanares ha sido noticia universal a la que todos los medios se han referido con amplitud. Traemos a nuestras páginas una selección de las crónicas y artículos publicados en los diarios españoles. El lector encontrará esta documentación en el adjunto archivo en formato PDF.


Su primera corrida de seis toros en Madrid, en 1947

La fácil, suave y elegante tarde de Antonio Bienvenida en la Corrida del Montepío de Toreros

El director del "El Ruedo", Manuel Casanova, lo resumió en estos términos: "Antonio Bienvenida mata seis toros de don Antonio Pérez, de San Fernando, corta cuatro orejas y sale a hombros por la puerta grande". Pero no se olvidó de un matiz importante: "La Plaza se llenó y el festejo duró menos de las dos horas". Se trata de la primera encerrona que Antonio Bienvenida mató en Madrid, el 21 de septiembre de 1947. Con el correr del tiempo sería el torero que más veces actuó en solitario en Madrid, pero esta primera, a tenor del cronista fue especial. En las propias palabras de EMECE: "La característica de la corrida, aún sobre lo mucho bueno que hizo Antonio Bienvenida, estuvo en lo fácil, en lo suavemente, en lo elegantemente con que desarrolló su difícil empeño".


La tauromaquia en la crisis de 1898

DON MODESTO: Los toros no están llamados a desaparecer. Números cantan

Hay que situarse en julio de 1898, con la capitulación de Santiago de Cuba, en aquella guerra que se inició unos meses antes con la explosión del buque de guerra "Maine", que por cierto se produjo siete días después que Mazzantini y Centeno torearán en la plaza de Regla, de la Habana. Luego vendría el desastre de Filipinas. Quienes luego se conocerían como la "Generación del 98" vivieron profundamente afectados por la crisis moral, política y social en que se sumía España, entonces gobernada por el liberal Práxedes Mateo Sagasta. Se produce en este contexto un rebrote de las corrientes contrarias a la Tauromaquia. Frente a ellas sale al paso Don Modesto (don José de la Loma) en un artículo publicado el 29 de julio de 1898 en el diario "El Liberal", que aquí reproducimos.


A propósito de la alternativa de "Espartero"

LA LIDIA: "Fenómeno en puerta"

Manuel García Cuesta (Sevilla, 18 de enero de 1865 - Madrid, 27 de mayo de 1894), más conocido como El Espartero, murió en los pitones del toro "Perdigón" de Miura. Se cuenta que tomó la alternativa por dos veces, de mano del matador El Gordito, el 13 de septiembre y el 11 de octubre de 1885, por haber lidiado entremedias de ambas una novillada en un pueblo. Inmortalizado por Blasco Ibáñez en su novela "Sangre y Arena" y por Fernando Villalón en uno de sus famosos un poema, uno de sus biógrafos relata su diálogo con el médico que le intervenía, cuando el torero le decía: "Que alegría tenía aquel toro, en menos de cinco minutos me tiró más de cincuenta cornás". El comentario de "La Lidia", que aquí reproducimos, se publicó en su número del 28 de septiembre de 1885.


A propósito de la afición a los toros en Barcelona

Adolfo Marsillach: "Como en Madrid"

"Los barceloneses andamos divididos entre gallistas y belmontistas, y tenemos Centros taurófilos, en los que se afirma a puñetazos la personalidad torera de los Gallos o de Juan Belmonte. Tenemos también una novísima Escuela de Tauromaquia; varios semanarios consagrado a cantar las gestas de los toreros y tres grandes circos taurinos". Así se expresaba en julio de 1914 en las páginas de "El Liberal" Adolfo Marsillach i Costa, periodista y escritor --abuelo, por cierto, de nuestro contemporáneo Adolfo Marsillach-- a la hora de defender que en Barcelona la afición a los toros es igual que en Madrid. Su columna era todo un alegato, linealmente descriptivo, de la realidad taurina: "lo cierto es que en Cataluña las corridas de toros gustan tanto ó más que en Madrid".


Breve repaso a la fiesta en el siglo XIX

EL TOREO: "El fin del siglo"

En lo que hoy se consideraría un editorial, en su número del 1 de enero de 1900 el semanario "El Toreo" hacía un interesante bosquejo de lo que había sido la Tauromaquia en el siglo XIX, desde Pedro Romero y José Jerónimo Cándido hasta Montes y Guerrita, a los que se les augura el papel de sostén de la fiesta en los inicios del siglo XX. El comentarista asegura en su artículo que "se han ido sucediendo intérpretes tan notables, que al llegar a su término y hacer un recuento de los espadas que han sobresalido en el arte de los toros, bien podemos asegurar que el siglo XIX será denominado en la historia como el siglo de oro de la tauromaquia". Sin embargo, luego vendrían José y Juan y cambiarían el curso de la historia.


Acerca de los nuevos ganaderos

J. Sánchez de Neyra: "El blasón"

Dentro de la serie de columnas de opinión que el gran Sánchez de Neyra publicó en el semanario "La Lidia" hace ya más de un siglo, encontramos un tema que, en gran medida, es transportable a la actualidad de hoy. Se refiere el estudioso del toreo a los ganaderos nuevos, que llegan a ese oficio por las circunstancias más diversas y con un bagaje de conocimientos claramente mejorable. Lo centra, inicialmente, en lo que supone la divisa y las razones que pueden mover al neoganadero a cambiarla. Pero va más: cuando debe justificarse en razón de la ascendencia pasada del hierro comprado, en las más de las ocasiones algo falla.


A propósito de la verdadera revolución de Juan Belmonte

Luis Bollain: "¡Fenómeno!"

Cuando "El Ruedo" llegó a su nº 1.000, el 22 de agosto de 1963, preparó una edición especial con todo lujo de firmas. Uno de los artículos de fondo se lo encargó a don Luis Bollain Rozalem, notario en Sevilla y unos de los escritores taurinos más profundos del pasado siglo. Su pasión se llamó Juan Belmonte; tanto que hasta por estar cerca del grandioso trianero se trasladó a vivir a Sevilla. Como es lógico, el director del semanario le encargó un artículo sobre Belmonte. Se tituló escuetamente "¡Fenómeno!" y Bollain nos descubre una cara poco conocida del torero: los sentimientos belmontinos sobre la naturaleza de su propia revolución. Se trata de un concepto con el que discrepaba Juan: no era un "revolucionario", sino un "revelador" de lo que siempre tenía que ser el arte del toreo.


En la Semana Grande de San Sebastián, de 1963

Antonio Díaz Cañabate: "Diego Puerta y la Zurriola"

"Diego Puerta y la Zurriola no es el título de una crónica, es la acción de gracias de un pobre critico que, al fin, puede echar al vuelo las campanas de su emoción y de su admiración". Con estas palabras concluía Antonio Díaz Cañabate su bellísima crónica --uno de los textos más magistrales del crítico de ABC-- de la corrida celebrada el 16 de agosto de 1963 en la plaza donostiarra de El Chofre, en la que el torero de San Bernardo alcanzó, junto a la tarde del toro del marqués de Domecq en abril de 1968 en Sevilla, una de las grandes cumbres de su carrera. Se trata de un texto de los se disfruta al leerlo.


La alternativa de Pepe Luís, el 15 de agosto de 1940

Juan María Vázquez: "De la montera al zapato"

"Erigido en la primera categoría, es Pepe Luís Vázquez, del barrio nuestro de San Bernardo, el torero integro desde la montera a las zapatillas, que columbramos en la becerrada inolvidable del 29 de mayo de 1937". Así escribió Juan María Vázquez, entonces cronista de ABC de Sevilla, en su reseña de la corrida celebrada en la Maestranza el 15 de agosto de 1940, la tarde en la que Pepote Bienvenida hizo matador de toros al gran torero sevillano. Y añadía: "Ante el toro, como frente al utrero, emergerán siempre la clase y la inteligencia de quien las tiene. Si alguna duda cabía, ayer quedó esfumada; y si, perseverantemente, alguien esperaba ver al privilegiado chaval en trance de agobio y de revés, irrealizado quedó el mal deseo".


<-- anterior    ||    siguiente -->


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |