Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Semana Santa 2017
Siete días que fueron, que siguen siendo, únicos
Y Sevilla reza por sus calles, convertidas en una grandiosa catedral durante siete días
Sólo siete días, casi ocho si contamos unas horas de la madrugada de la Resurrección, Sevilla se convierte en sus calles en la más grandiosa y concurrida catedral que jamás pudo ser construida. Siete días, casi ocho, en los que Dios y su Madre, en la "revirá" de cualquier esquina, nos sorprenden y se nos acercan hasta casi darnos la mano. Es esa otra forma de rezar que tiene Sevilla. Será diferente de aquella más convencional –¿ortodoxa, quizás?— que tenemos en el resto del año. Pero no lo dudes, amigo, Sevilla reza. Poco habrás descubierto de en estos días grandes de Sevilla si con los ojos del alma no llegas a advertirlo, incluso en medio del bullicio, cuando por delante tuya caminen los más de 60.000 nazarenos que que acompañan a los 122 pasos que se ponen en la calle.
Actualizado 18 marzo 2016  
Tomás Villegas   
 La madre del nazareno
 El capataz y los costaleros, quienes marcan el diferenciado andar de los pasos
 Las Cofradías de Sevilla vistas por un novelista
 El médico de San Lorenzo

Cuando llega la primavera, la Semana Santa se acerca. Dice la tradición cristiana recogida en el Concilio de Nicea, aproximándonos a lo que era el calendario judío de hace 20 siglos, que cada año la festividad del Domingo de Resurrección se celebrará cada año el domingo siguiente a la primera luna llena, el plenilunio,  de primavera. Siete días, los cristianos celebramos el Domingo de Ramos, que viene precedido por los 40 días de la Cuaresma.

Mientras los sevillanos año tras año miran hacia los cielos, buscando si habrá o no nubes peligrosas, cuando se cumple esa previsión de Nicea la cruz de guía de la Hermandad de la Paz pisa por primera vez las calles de su barrio del Porvenir. Sevilla comienza así a rezar, en un rezo público y sentido que se prolongará sin solución de continuidad hasta que llegue la Pascua.

Se cumple así lo que, en palabras más poéticas, escribió el que fuera pregonero de la Semana Santa, Ignacio Sánchez-Dalp:
Vino, se fue y regresó
como viene, va y regresa
al balcón de la promesa
lo que el Amor prometió.
Y cuando en Sevilla habló
fue el mensaje tan fecundo
que abrió para la fe un mundo

Será una semana intensa, muy intensa, con casi 60 hermandades en las calles, entre las que procesionan en los días grandes y las que lo hacen en las vísperas. Todos buscan lo mismo, hacer profesión pública de fe, pero todas son distintas, muy distintas. Y no sólo en su iconografía, sino también en su modo de expresar la misma fe.

Por eso, cuando uno se para en cualquier esquina, para ver el paso de una hermandad camino de la Santa Iglesia Catedral, si lo hace desde los ojos de la fe, está viviendo el relato evangélico de aquellos lejanos días en la Jerusalén de Pilatos y de Caifás, pero sobre todo del Cenáculo y el Huerto de los Olivos, para culminar en el monte Calvario. 

¿Qué, además, estamos contemplando unas casi vivientes obras de arte? Desde luego. ¿Qué admiramos cómo cada hermandad se esmera hasta casi lo imposible en la preparación de sus pasos? También. ¿Qué nos asombramos con el esmero con discurre la cofradía y, en especial, la tarea que desempeña los costaleros en sus trabajaderas debajo del paso? Pues también.

Pero todo en nada eso contradice esa otra razón más profunda de la fe. Al fin y al cabo, cuando por lo civil hacemos una celebración, ¿acaso no nos esmeramos en el vestido y el arreglo? Lo hacemos por respeto al agasajado. Lo mismo hace un cofrade, por ejemplo, al preparar su salida procesional: rendir culto a Cristo y a su Madre también con unas flores frescas y artísticamente puestas, con una cerería preparada para mejor admirar a las imágenes.  Pero lo mismo puede decirse cuando desde debajo del paso oímos esas sinceras voces que responden a la llamada del capataz: “Al cielo con Ella”. ¿No es eso una oración de las nacen del corazón?

Probablemente, nadie como Antonio Rodríguez Buzón ha sabido describir esta oración que nace en las trabajaderas, cuando hace ya muchos años escribió:

Capataz:
Lleva despacio a Jesús
que va muerto por Amor
sobre el árbol de la Cruz.  

Que no le roce ni el aire
que se mece por las ramas,
porque puede dilatarse
el manantial de sus llagas.

Ni la ráfaga de luz
con su tacto de azahar,
ni el suspiro del naranjo
cuando vayas a llamar.

Ni el clavel en la ventana
ni el geranio del balcón,
ni el cuchilla de la noche
ni el refleja del farol.

Ni la música siquiera
de la saeta que canta,
ni el Padrenuestro que vibra
en la sedienta garganta.

Ni el mercurio del lucero
ni el azogue de la estrella,
ni el trepidar tan siquiera
del pisar del costalero.

Capataz: Que no rocen a Jesús
ni el hálito del candor
ni el pétalo de la brisa.
¡Que va Muerto por Amor!

¿Acaso, a fin de cuentas, ese cante llamado saeta no es sino una oración a la que se le pone música? ¿Acaso aquellos versos de Machado no sirven para ese hablar de tú a tú con Dios que es la oración?

Dijo una voz popular:
¿Quién me presta una escalera
para subir al madero
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?

Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar.

Cantar del pueblo andaluz
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz.

Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía
y es la fe de mis mayores.  

Oh, no eres tú mi cantar
no puedo cantar, ni quiero
a este Jesús del madero
sino al que anduvo en la mar!

Por eso, por todo eso, hay mucha verdad en lo escrito hace un tiempo por José Vega de los Reyes, en su “Rinconcito cofrade”: “hay algo llamado sentimiento que está presente por cada esquina sevillana. Esa larga espera ha concluido para ofrecernos la llegada de la gloria, que nos acompañará hasta el momento que los bencejos se asomen por San Luis”,

¿Qué luego el hombre o la mujer tiene limitaciones y podrás advertir fallas y errores en esta manera de proceder? Eso ya lo sabíamos antes de empezar. No es más que una muestra de que aún andamos en eso que los teólogos llaman “camino de perfección”, que sólo será completado en la otra vida. Pero si no sabes trascender todo eso que te choca, incluso cuando es con fundamento humano, piensa que tu razonamiento no sabe trascender más allá de la limitación humana, tanto que no te deja ver la verdad oculta que hay allí. Una verdad que existe, a pesar de todos nuestros pesares y nuestras cegueras. Esa es la verdad auténtica por la que reza Sevilla en estos siete días de Pasión, pero también de Gloria para Cristo y su Madre.

Por eso, querido amigo, si te acercas por Sevilla cuando la ciudad estalla en su primavera de rezos y no adviertes nada de todo esto, no pienses que en estas pocas líneas hay más nostalgia que verdad. Mejor mira a tu interior y repiensa, te lo ruego, si no habrá sido porque aquello que contemplas, incluso admiras, solo lo ves con los limitados ojos de ver, pero no con esos otros ojos del alma que trascienden a un mundo que efectivamente es mejor, mucho mejor, te lo aseguro.

Si por esto o por aquello, que da lo mismo la causa, no terminas de fiarte de este criterio que sugiero, sigue al menos el pensamiento hecho poema de Antonio Rodríguez Buzón, que nadie como él ha retratado a esta Semana Santa de Sevilla, cuando dejó escrito:

Toda Sevilla, Señor,
es borde de tu camino;
toda su luz, resplandor
de tu farol encendido;
todo su aire, como el paso
de tu sublime martirio;
Todos sus balcones, jarras
cinceladas de platino;
toda su gracia, faldones
a tu sereno equilibrio;
todas sus calles y plazas
amargura sin sonido;
toda su sombra, la túnica
de tu cuerpo dolorido;
todo su mirar agujas,
bordándola de oro fino;
todas sus coplas, saetas
clavándose en tus oídos;
toda su voz, capataz
para alzarte con cariño;
todas sus flores, claveles
para cuajarte en los frisos;
todo vuelo, golondrina
para arrancar tus espinos;
todo recuerdo, oración;
todas las promesas, lirios;
todas las fuentes, de llantos;
todo el silencio delirio
y anónimo costalero,
la blanca flor del suspiro.

¡Quien vio cruzar al Gran Poder,
vio caminar a Dios mismo!

Es el rezo de Sevilla, ese rezo que seguirá de continuo hasta que las 24 campanas de la Catedral, dirigidas parsimoniosamente por el Giraldillo que las capitanea, rompan en su sinfonía de  gloria para anunciarnos que Cristo ha resucitado. Ya sólo faltaran 365 días para el siguiente Domingo de Ramos.

Sevilla también te espera durante un año. Sobre todo espera a que vuelvas a compartir con ella su oración nazarena.


Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Semana Santa 2017
Un Pregón de altos vuelos, un modelo distintos de cantar la Semana Santa
Todas las Hermandades, todos los recorridos y horarios
La Semana mayor, en diez nombres propios
Historia de una esquina
2016: una Semana Santa brillante, que ganó el pulso a la lluvia
"Sevilla Penitente", el primer documental a color de la Semana Santa
Los toreros y la Semana Santa, una relación histórica de siglos
Las cofradías sevillanas en el siglo XVI
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |