Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
El año de "Cobradiezmos" y de más cosas
Temporada 2016: la reconciliación en Sevilla
El diezmado G-5 volvió a anunciarse en Sevilla pero los grandes titulares fueron para Morante de la Puebla, Manuel Escribano, Sebastián Castella, José Mª Manzanares y, sobre todo, Victorino Martín y su toro "Cobradiezmos" . Son los nombres que Álvaro R. del Moral destaca en su análisis como los que han marcado la temporada de la Real Maestranza, la primera que organiza Ramón Valencia en solitario al frente de la Empresa Pagés; un año en el que el regreso de las figuras tuvo un escaso eco en cuanto al número de abonados.
Actualizado 13 octubre 2016  
Álvaro R. del Moral   

Es verdad que Padilla logró abrir la Puerta del Príncipe con la ayuda de un palco bizcochón. En su cuerpo se lo lleva. Pero la memoria del toreo es selectiva y el triunfo numérico del diestro de Jerez ha quedado como mera anécdota de una temporada que partió con nuevos condicionantes. Era la primera que organizaba Ramón Valencia como gerente único de la empresa Pagés; también se había sellado la paz con las ruinas de aquel G-5 que condenó a la plaza de la Real Maestranza durante dos durísimas campañas sin atender las demandas de una afición menguante que, a la postre, ha sido la gran damnificada del empeño.

Pero agua pasada no mueve molino. Si ponemos el recuerdo a prueba, siguen revoloteando los nombres de Morante; Escribano y aquel toro de Victorino; y más recientemente, los de Castella y Manzanares que llenaron la recentísima feria de San Miguel que clausuró el abono y, sin saberlo a priori, toda la temporada.

Pero conviene ir por partes: Morante logró destaparse en la cuarta de las cinco tardes que había contratado después de escuchar los tres avisos en Resurrección. Pero se barruntaba que algo podía pasar y pasó. Fue en el octavo y último toro que mataba en la Feria. La faena de Morante con un dulce cuvillo fue la de mayor diapasón artístico del ciclo y, posiblemente, una de las mejores de su vida. Desgraciadamente volvería a estrellarse en septiembre ante la decepcionante corrida de Alcurrucén.

Pero hubo otros acontecimientos abrileños: muy especialmente la actuación de Manuel Escribano –auténtico triunfador de la Feria de Abril– con el famoso y laureado Cobradiezmos, ese ejemplar de Victorino Martín que se llevó todos los premios. En esa misma corrida saltaron dos toros de interés, especialmente un tercero al que Ureña le enjaretó una faena preciosista y generosamente premiada.

El apartado de excelencias no podría estar completo sin incluir el concertino de Ponce con el pastueño primero de Juan Pedro que, con sus altibajos, echó uno de los toros más bravos de la Feria, sorteado por Manzanares que también se llevó dos boyantes cuvillos con los que no navegó a su mejor nivel. El alicantino había salido tocadito de abril pero volvió por sus mejores fueros cuajando un faenón en San Miguel –seguramente el mejor de toda la temporada sevillana– a un excelentísimo toro de Matilla que fue ninguneado por el palco.

Esa misma tarde otoñal fue el escenario de la mejor versión de Castella que estuvo cerca, cerquísima de abrir la Puerta del Príncipe con un animal tan dulce como rajado. Pero el breve ciclo de San Miguel, que había tenido que ser remendado por la incomparecencia inevitable de Andrés Roca Rey –arrojadísimo en Abril– también sirvió para confirmar el excelente momento que atraviesa Javier Jiménez que, hoy por hoy, es el valor más firme de la cantera sevillana.

Pero no se vayan todavía, que aún hay más, como el serio papel jugado por El Juli y Talavante; la solidez profesional de Castaño o Rafaelillo o las ganas de ser de José Garrido, confirmadas durante la temporada. Roca Rey enseñó los caminos que estaba a punto de recorrer espoleando a El Juli, que se arreó en su presencia. También hay que anotar la disposición de Delgado, la refrescada calidad de Moral, o la solvencia de Adame.

Se esperó más de toreros como López Simón, que cortó dos orejas olvidadas en primavera o del preconizado –y espeso– Urdiales. Al resto los dejaremos en la lista de buenos propósitos antes de recordar la extensa lista de toros de nota –Garcigrande, Daniel Ruiz Torrestrella, Las Ramblas, Victoriano del Río, Fuente Ymbro, García Jiménez y Miura– que no siempre cayeron en buenas manos. No se nos olvidan los rejones: la noticia fue que Ventura no abrió la puerta....

Las novilladas de abono no dejaron titulares de campanillas pero hay que apuntar los nombres de Serna, Aguado o Álvaro Lorenzo; también de Galdós, Ginés Marín y David Martín. Esos festejos primaverales dieron pasos a las nocturnas del verano. Ganó el pacense Antonio Medina. Los mejores del ciclo –Lauri, Salvador o Molina– no habían sido incluidos en la final.

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía” , se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/
http://elcorreoweb.es/toros/

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
Camas, de sus plazas y sus toreros
Llegan las ferias de la vendimia
Manolete: hasta el último día
La alarma se enciende en las islas
Las suertes de la "mamola" y la "memela".
Manuel Rodríguez "Manolete": 100 años del mito que revolucionó la tauromaquia
Demasiados toros sin suerte...
Manolo Montoliú, inolvidable
Sevilla: primera batalla por el cetro
Un ´melange´ para el entretiempo
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |