Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Segunda de la Feria de Otoño
10 toros 10 y ninguno superó la mediocridad de la falta de raza y de empuje
Fandiño llevando por abajo al sobrero de Domecq. (Juan Pelegrín-Las ventas)
En cheli se diría que ha sido "un turre de tarde", una pesadez que la afición sobrellevó con notoria paciencia. Hasta 10 toros tuvieron que salir por la puerta de chiqueros para que se pudieran lidiar seis. Y ninguno de ellos superó ese listón de mínimos en raza y en empuje que resulta esperable de un toro bravo. Incluso una mayoría ellos tuvo una cuota de clase en sus embestidas, pero esa carencia de fortaleza y de emotividad anulaba toda posibilidad de que el toreo naciera como lo que tiene que ser: un arte nacido de la épica.
Actualizado 3 octubre 2014  
Redacción   

MADRID. Segunda de la Feria de Otoño. Más de tres cuartos de plaza. Tres toros de Núñez del Cuvillo y tres sobreros de Juan Pedro Domecq (2º bis), El Torero (5º tris) y El Risco (6º bis); por chiqueros salió además un cuarto sobrero (5º bis), de Fermín Bohórquez, que también fue devuelto. Juan Serrano “Finito de Córdoba) (de grosella y oro), silencio y silencio. Iván Fandiño (de nazareno y oro), división de opiniones y silencio tras aviso. Daniel Luque (de coral y oro), silencio y silencio. La corrida se prolongó por espacio de dos horas y treinta y cinco minutos.

10 toros 10. Y no era corrida monstruo, de esas de cinco matadores; era un cartel convencional. Fue una corrida plúmbea, que pesó una barbaridad ya  desde su mitad. No resulta fácil digerir una tarde como ésta, en la que parecía que todo se había puesto del revés.

Pero conviene anotar antes de seguir adelante que fue una corrida mal dirigida desde el palco. Desde luego,  carece de todo sentido que el mismo Presidente que aprobó en el reconocimiento al impresentable sobrero de Bohórquez, cinco horas más tarde fuera el que lo devolviera a los corrales por la misma causa, después de una demora innecesaria que solo servía para enervar más al público. Pero todas las esperas que impuso en este caso, se volvieron precipitación en otras devoluciones.

Y un tercer apunte para terminar de definir del paisaje de una tarde aciaga. Desde este 3 de octubre Iván Fandiño ya conoce ese fenómeno tan madrileño de “el peso de la púrpura”: como cambia el criterio de Madrid cuando uno viene ya en plan figura a cómo le recibía cuándo tan sólo le veía como a ese aspirante con buen fondo. Por eso, debió sonarle muy fuerte, incluso parecerle increíble, la bronca de una parte del público cuando trató de saludar desde el tercio a la muerte de su primero. A más de un torero estas circunstancias hasta le hizo hasta perder el sitio ante los toros. Pero el vizcaino es fuerte de carácter y acabará por asimilar la experiencia, que algún día tenía que llegar. En cualquier caso, le quedará siempre un consuelo: estas diferencias en el comportamiento, estos idilios repentinamente rotos,  sólo se dieron y se dan, hoy como en el pasado, con quienes el tendido consideró ya figuras.

En fin, que lo que nace torcido, acaba siendo una madeja que no hay quien la enderece. Y la de esta tarde parecía una madeja confeccionada a base de nudos marineros.

De la anunciada corrida de Núñez del Cuvillo tan sólo se pudo lidiar la mitad. Le tocaron volver a los corrales a 2º, 5º y 6º. Pero si es por una fortaleza cogida con alfileres --y no muchos--, fueron esos como pudieron ser otros. Todo el lote que  vino desde Vejer de la Frontera pecó de lo mismo. Luego incluso tuvieron su cuota de clase ante los engaños, por más que muy a duras penas podían exteriorizarla. Y mucho menos crear ese clima de emoción sin el que no se entiende una corrida de toros. Con buñuelos de viento jamás se construyó un castillo. Paso atrás en esos apuntes de recuperación que se habían visto en los últimos meses en esta divisa. Y no es un dato como para alegrarse en este momento ganadero.

De los sobreros, tuvo calidad el de Juan Pedro Domecq, pero para no dejar a sus parientes en origen también adoleció esa misma carencia de fortaleza y de empuje. De todo punto increíble que se pudiera echar al ruedo el ya citado sobrero de Bohórquez: con más trapío se han visto este año en Las Ventas no menos de docena y media de novillos. Encastado mientras pudo  con su cuerpo, resultó el de El Torero, que solo admitió la mitad de la faena de Fandiño: en cuanto cogió la izquierda, el toro dijo que eso ya no iba con él. Y sin mayor calidad ni más historias el que cerró plaza, con el hierro de “El Risco”, otro sucedáneo “domecq” que antes se anunciaba con el nombre de su titular: José Antonio Ramos.

La terna, hay que reconocerlo, “no pasó las de Caín”, porque ninguno de los diez astados que pisaron Las Ventas ofrecía complicaciones y peligros añadidos.  Pero en cambio se llevó para casa una camión, más bien un tráiler,  de decepciones. Si hacer el paseíllo en Madrid ya debe pesar lo suyo, mucho más debe hacerlo después de haber abierto la Puerta Grande unos meses antes. Proporcional a ese sobrepeso debe ser el grado de desengaño que se sufre cuando las cosas discurren como pasó esta tarde.

“Finito de Córdoba” pasó por Las Ventas aseado y profesional, sin buscarse complicaciones; salvo con la espada, que a los dos suyos los pasaportó a paso de banderilla.

Fandiño, dicho quedó, comprobó asombrado como se rompía el enamoramiento de Madrid, aquel que con tanto fervor le sacó en mayo por la Puerta de Alcalá. Y era el mismo torero que entonces y ahora siempre realiza las suertes muy ajustado y buscando llegar hasta muy atrás. Hubo unas primeras series sobre la mano derecha con el sobrero de “El Torero” que en otros momentos habrían levantado al tendido. Hoy, en cambio, porque unos sectores le tocaron las palmas a su suave trasteo –que otra cosa no cabía-- con el primero de su lote, en otro sector se desató la bronca.

Incluso podría decirse que la afición recibió con cariño a Daniel Luque desde su quite al segundo de la tarde. La predisposición se mantuvo, pero los que no mantuvieron los mínimo exigibles a un toro bravo fueron sus enemigos. Por eso la tarde concluyó para él con los ribetes de la nada.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2014
La ganadería de Miura, VII Premio Taurino del diario ABC
Álvaro Rodríguez del Moral, IX Premio "Enrique Ponce" a la labor periodística de la temporada
Miguel A. Perera abre la puerta grande de la Monumental de México DF
Juan José Padilla, indulto y puerta grande en la Monumental de México DF
Se relanzan los paquetes turísticos en Sevilla en torno al toro bravo
Sebastián Castella, puerta grande en la Monumental de México
La Empresa de Sevilla plantea un oferta formal para el diálogo con los toreros del G-5
Multitudinario adiós a José María Manzanares
Castilla La Mancha pone en marcha un Plan Estratégico regional sobre la Tauromaquia
La Fiesta está de luto: Se nos ha ido un grandísimo torero, José María Manzanares
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos

Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

INFORMES
Ni hacer la noria, ni dejar de someter al toro


Cruzarse, cargar la suerte, ligar las series: historia de una evolución natural del arte del toreo


Desde que Manuel Jiménez "Chicuelo" mató en Madrid un "gracialiano" que atendía por "Corchaito", torear cargando la suerte o hacerlo en línea, y además ligar las series, dejó de ser un dilema. Siguiendo la sabia doctrina que dictaron José y Juan, el el sevillano demostró que era posible al jugar los brazos y las piernas construir el toreo moderno, basado en cargar la suerte, llevar al toro hasta detrás, formar un ramillete compacto de muletazos y todo ello con arte, con estética. Se puso fin a una polémica que duró más de un siglo, girando siempre a la interpretación que se diera a la forma de citar y la forma de hilvanar un pase con el siguiente. Sin embargo hoy observamos que a la vez que se reclama ese "crúzate", los tendidos crujen cuando el torero hace una noria continua.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |