Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Las mujeres y el toreo (1)
Tres pinceladas sobre el toreo femenino
Las actuaciones de las señoritas toreras sirvieron de soporte a numerosas mojigangas programadas a lo largo del siglo XVIII, época en que se convirtieron en la principal atracción de numerosos espectáculos taurinos populares, generalmente en horario nocturno, a pesar de que con frecuencia conseguían llenar los tendidos. Luego, con el paso de los años, el toreo femenino tomó cuerpo a uno y otro lado del Atlántico, llegando al estadio de la plena normalidad: actuar en festejos convencionales y en pie de igualdad con los hombres.
Actualizado 6 julio 2016  
Antonio Fernández Casado   
 Los antecedentes históricos del toreo femenino en España
 La mujer, en la historia taurina de México

Como es sabido, a lo largo de los siglos XVII y XIX se comenzó a reglamentar la celebración de espectáculos taurinos públicos en términos similares a como se conocen actualmente, tanto en lo que concierne a los espadas varones como a las estoqueadoras del género femenino. No obstante, los aficionados más recalcitrantes calificaban a estas últimas de varoniles, incluido el especialista Sánchez de Neira, quien no las tomaban demasiado en serio.

Las actuaciones de las señoritas toreras sirvieron de soporte publicitario a numerosas mojigangas programadas a lo largo del siglo XVIII, época en que se convirtieron en la principal atracción de numerosos espectáculos taurinos populares, generalmente en horario nocturno, a pesar de que con frecuencia conseguían llenar los tendidos.

Hasta que en los primeros años del siglo XIX, el ilustrado Manuel Godoy prohibió la lidia de reses bravas a las mujeres, coincidiendo con la llegada a España del rey francés José Bonaparte.

Sin embargo, el hermano de Napoleón, en su deseo de congraciarse con el pueblo llano, permitió que la dama asturiana Teresa Alonso rejonease dos novillos en Madrid el 28 de julio de 1811 (Jerónimo Cándido y Curro Guillén) gracias a las gestiones realizadas por el segundo espada ante el monarca. De manera que la señora torera compareció sobre el cuadrilátero, más que redondel, ataviada con una falda negra, una chaquetilla grana y un sombrero calañés. El monarca, que aplaudió calurosamente su actuación, dispuso que la mayor parte de la carne del burel, que estaba valorada en 500 reales, se le entregase a la torera como premio a su labor tal como era costumbre en estas ocasiones.

Alrededor de un cuarto de siglo antes, una de estas primeras estoqueadoras, Francisca García La Motrilera (Motril), esposa del igualmente rehilero navarro Francisco Gómez, solicitó la campaña de 1774 el permiso pertinente para poder torear a caballo en Pamplona; autorización que le fue denegada en dos ocasiones consecutivas a pesar de acreditar más de diez temporadas enfrentándose a reses bravas en los escenarios tan cualificados como los de Granada, Cádiz, Valencia y Murcia, entre otros más. Algunos revisteros afirmaban que prendían los rejoncillos y las banderillas con facilidad.

Por otro lado, cuenta el fabulista José María Herrera que en la misma época que Pedro Romero también toreaba ganado fiero la monja rondeña María de Gaucín –a quien Cossío cita en su biblia taurina–, de quien se aseguraba que realizaba algunos pinitos de primer espada. Sin embargo tras cosechar varios fracasos consecutivos no tuvo más remedio que retomar los hábitos [1].

[1] Francisco J. Prieto El Lince. Doña María de Gaucín, Monja torera. Ronda Semanal. 23 de marzo de 2008.

El autor
Antonio Fernández Casado, empresario y escritor, que ha colaborado periodísticamente con numerosos medios como especialista en temas taurinos, es autor de los libros  de éxito, como: "Toreros de Hierro" (Diccionario de toreros vizcaínos); "Castor Jaureguibeitia Ibarra, Cocherito de Bilbao"; la "Guía histórica de fondas, posadas, hoteles, restaurantes, tabernas y txakolís de Bilbao" y “Diccionario Taurino Guipuzcoano” (de la plaza de toros de Arrasate al torero pintor Zuloaga). En estos días ha presentado sus dos nuevos trabajos: “Bizkaia Taurina (Plazas de toros vizcaínas)” y “Zacarías Lecumberri. El estoqueador aventurero”. Su último trabajo publicado se refiere al área empresarial: “Manual práctico de dirección de hoteles, marketing y ventas online del siglo XXI”. Ahora tiene en preparación un nuevo libro taurino: “Garapullos por Máuseres” (Las corridas de toros en la Guerra Civil, 1936-1939), que publicará Editorial La Cátedra Taurina.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |