Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sevilla: Séptima de feria
Aburrimiento a dos manos, en tarde sin fundamento, deslucida por los "victorinos"
El mano a mano de la Maestranza: El Cid y Daniel Luque
Tenemos plagada la temporada de los llamados "carteles creativos", esa fórmula que debió patentar Simón Casas con el sanísimo propósito de ofrecer a unos aficionados en fase decreciente de poder adquisitivo alicientes suplementarios para no dejar de ir a la plaza. Encomiable propósito; lo lamentable es su mecánica repetición por todo el circuito, sin causa ni razón que lo justifique. Este año vamos de mano a mano y de encerronas, ambas las dos nacidas en los despachos, no procedentes del clamor popular. No muy diferente ha sido el origen del dúo anunciado para este martes en Sevilla: dos toreros esforzados, que tuvieron la mala pata de toparse con una muy deslucida corrida de Victorino Martín. Por eso, desde el paseíllo hasta que arrastraron al 6º, la tarde discurrió sin historia.
Actualizado 16 abril 2013  
Redacción   
 La opinión de Ignacio Sánchez-Mejías: Menos a Menos

SEVILLA. Séptima de feria. Tres cuartos del aforo cubierto, con holgura. Toros de Victorino Martín, serios y en el tipo, pero de juego deficiente, salvo el 5º. Manuel Jesús “El Cid” (de malva y oro), ovación, silencio y ovación. Daniel Luque (de azul noche y oro), silencio, silencio y silencio.

Al borde del precipicio se estuvo con la novedad empresarial de la encerrona de Manzanares del pasado sábado; en el precipicio se estuvo en la tarde de este martes, en una mano a mano sin competencia ni razón alguna que lo justificara, que para mayores males contó con una deslucida corrida de Victorino Martin. ¿Tenemos por ello que concluir con el viejo dicho popular de “los experimentos, mejor con gaseosa”? Pues sí, pero no.

En efecto, salvo casos muy excepcionales, estos carteles que se achacan al propósito empresarial de ofrecer cosas distintas, los suele cargar el diablo. Tanto las encerronas o los manos a mano, o nacen desde abajo, como fruto de una situación excepcional, o no son nada taurinamente hablando. Bajo este punto de vista, en efecto, mejor será no andarse con experimentos. Pero también hay que apuntarse al no: si se repasan los carteles que vienen, por delante quedan ni se sabe cuantos mano a mano y cuantas encerronas, incluso por plazas de tercera; ante esta coyuntura ponerse pesimista sólo conduce al descorazonamiento por lo que queda por llegar. Y ¿quién aguanta en ese estado hasta que llegue octubre? Mejor animarse, aunque sea haciéndonos la ola entre unos y otros.

Una cosa es cierta: en Sevilla las dos fórmulas habrán funcionado bien a efectos de taquilla; como aportación a la historia del toreo, no dejan de ser dos páginas en blanco, cuando no con borrones. Y lo que es peor: dos páginas sin sentido alguno. Por si hiciera falta alguna comprobación de esta realidad, ahí tenemos la frialdad o el escepticismo, igual da,  con el que fueron recibidos los dos espadas del mano de esta tarde: ni palma sonó que se asomaron a la puerta de cuadrillas.

Menos achacable a la empresa es que la corrida de Victorino Martín trajera dentro, sobre todo, muchas arrobas de decepción.  Eso sí, con excelente presentación toda ella: serios, muy igualados, con remate y en el tipo de la casa. Al 1º le faltaron las fuerzas necesarias para completar sus embestidas; el 2º resultó complicado y con muchos mengues que poner en orden; el 3º destacó por gazapón y violento; el 4º no humilló ni una sola vez ante la muleta, después de un principio más prometedor; el 5º salvó la papeleta: aunque manso ante el caballo –se le acabó picando en chiqueros--, luego seguía el engaño con nobleza; y el 6º, cinqueño, acaballado y con más peligro dentro, aunque escondido detrás de la mata.

Un tanto desangelada discurrió la lidia de los dos primeros. El Cid más pendiente de su buen oficio que de hacer el toreo, a un toro que no remaba las embestidas; y Luque  animoso pero superficial y fácil, aunque cuando de mediados de la faena en adelante fue al grano el tono mejoró.

Poco podía hacer El Cid con el violento y andaría animal que le tocó en su segundo turno; lo despachó aseadamente. En cambio, su oponente Luque parecía que iba a romper la tónica del festejo, cuando se enrazó en el recibo con el capote al 4º, pero luego se desvanecieron las esperanzas: el victorino viró a una sosería insulsa y acortó sus recorridos.

De nuevo renació la esperanza con el 5º, con notable diferencia el mejor del conjunto, aunque de principio manseara. El Cid consiguió cuajarle unas cuantas series con largura y hasta profundidad con la mano derecha, lucidamente rematadas. Como el trasteo iba a más, el personal despertó un poco de la modorra, pero el torero no acabó de resolver con acierto la serte de matar y todo quedó una ovación. Poco se le podía pedir a Daniel Luque con el 6º, que además tenía un peligro sordo.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
La inconsistencia de un ministro


Rodríguez Uribe, la incultura como norte


Las declaraciones al diario "El Mundo" del ministro de Cultura han llevado a las gentes del toro a una situación verdaderamente límite, frente a la que los insostenibles aclaraciones posteriores solo sirven para empeorar la situación. No da una el señor Rodríguez Uribe. Cuando hace promesas porque todas resuelta luego incumplidas; cuando habla porque siempre se dirige a un barrizal. En el fondo, ha quedado aún más claro que la Tauromaquia está ante una legislatura que se nos irá en blanco, en la mejor de las hipótesis.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |