Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Duodécima del abono de San Isidro
Los de Alcurrucén se quedaron lejos de lo ofrecido otras veces
Un relajado natural de Curro Díaz. (Plaza 1)
Aún le queda otro compromiso en Madrid, en la Corrida de la Beneficencia. Pero en la primera comparecencia de los de Alucurrucen, con presencia pero desigual en hechuras y juego, quedaron muy lejos de los listones que la Casa Lozano marca habitualmente con sus toros. Un toro con su punto de clase, como fue el 2º, no les salva de la mala nota general. Frente a ella, Curro Díaz tuvo sus mejores momentos con el que abría la tarde, especialmente cuando se relajó con la mano izquierda. Joselito Adame, que no acabó de entenderse con el bueno, alcanzó a cortarle una oreja discutida al manso que hizo 5º. Juan del Álamo pasó en blanco con el peor lote.
Actualizado 19 mayo 2018  
Redacción   
 La sinceridad de Sebastián Castella, en la despedida de Juan José Padilla
 El triunfo voló a México en el equipaje de Luis David Adame.
 Tarde memorable de Alejandro Talavante
 Los toros grandullones de Las Ramblas dieron para bien poco

MADRID. Duodécima del abono de San Isidro. Casi lleno: 22.179 espectadores (93,9% del aforo). Toros de la Casa Lozano, cinco con el hierro de Alcurrucen y 1 con el de Lozano Hermanos, bien presentados aunque desiguales de hechuras, todos cinqueños y de poco juego. Curro Díaz (de azul celeste y oro), ovación y silencio. Joselito Adame (de coral y oro), ovación y una oreja con algunas protestas. Juan del Álamo (de verde botella y oro), silencio y silencio tras un aviso.

 

La plaza casi se llenó en este sábado sin figuras rutilantes en el cartel. Estaban los fieles de siempre y un número que no debió ser pequeño de espectadores no habituales. Da mucho coraje cuando tanta gente ha hecho el esfuerzo de pasar por la taquilla, no se vea recompensada con una tarde al menos entretenida. Pero como la Fiesta,  bien se sabe, es un suceso cultural que se desarrolla en vivo y sin previo guión, nada hay de predecible en sus resultados.

 

Lo cierto y verdad que en esta ocasión a la decepción general colaboró grandemente la corrida enviada por la Casa Lozano --la primera de las dos previstas para el serial--, que se quedó bastante lejos de esas cotas a las que tiene acostumbra a la afición. Las desigualdades de hechuras y de trapío pueden explicarse porque de los inicialmente seleccionado uno recibió una cornada en los corrales y algunos otros no pasaron por el tamiz de la autoridad. Pero tales circunstancias no pueden servir para justificar el muy pobre juego que ofreció, con sexteto bajo de raza y casi siempre con la cara por las nubes. Hasta el que tomó mejor los engaños, que fue el quinto, hizo todo un derroche de mansedumbre: un manso útil. Todo eran peplas, que el humillaba al acometer, luego salía con la cara por encima del palillo; el que aparentaba mejor son, luego resulta que carecía de entrega, o pegaba un derrote seco al final de la suerte. Y así todos.

 

Pero no cabe acudir al recurso de que la responsabilidad recaiga en los criadores. Pese a todas sus deficiencias, hubo dos toros que tuvieron mayores opciones de las que se vieron en el ruedo. Se corresponden con el lote de Joselito Adame. Y así el 2º, el único que peleó con cierta nota ante los montados, pedía una receta diferente a la que aplicó el de Aguascalientes. Cierto que el calambrazo del final de las suertes no facilitaba las cosas, pero con un poquito más de ritmo y de argumento, el relato muletero debería haber ido a más. El quinto llevaba el cartel de manso, pero un manso que metía la cara por abajo cuando se le provocaba. Adame tardó demasiado tiempo en en decidirse a que el de Alcurrucen se asentera en ese su lugar de paz que para el eran tableros de toriles, Allí hasta obedecía bien cuando se le ponía muleta y se trataba de llevarlo muy metido en ella, sin dejarle espacio para salirse de la suerte, hasta hilvanar las series, que ahora sí prendieron más en los tendidos. A sus dos toros los mató en el célebre rincón, de tanto y tan rápido efecto. Piensa que fue uno de los factores por lo que un sector del público protestara la concesión de la oreja del 5º.

 

Se entiende que ni a Curro Díaz ni a Juan del Álamo le terminaron de rodar las cosas. Con un toro violento como el 4º caben pocas florituras podía trenzar el torero de Linares. Tuvo alguna más opción con el que había abierto la tarde, que le propinó una señora voltereta; especialmente en el tramo final su faena ya se mecía más relajada y con buen gusto, especialmente sobre la mano izquierda.

 

Ni el  3º, que se limitaba a pasar por allí sin celo alguno, ni el desentendido que cerró la función, permitieron a Juan de Álamo dar ese paso más, como ya acreditó en el San Isidro de la pasada temporada. Con el toro que va y viene sin celo y sin chispa alguna, resulta muy difícil emocionar a nadie. Pese a todo el salmantino, los lidió con corrección, que era lo que tocaba.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2018
S.M. Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa
Excepcional Diego Ventura, que corta el primer rabo que en Madrid se concede a un rejoneador
Triunfo sólido de Pepe Moral, con un gran toro de Adolfo Martín
Más que un desafío, una charleta en grises
Detalles muy toreros y un paso más de Ginés Marín, con la mente puesta en el ministro de Cultura
Otra tarde torista sin argumento
¡Qué cosas tienen los Palcos…!
Seria y dura corrida de Miura
Caballos bajo el diluvio
Torería de Cayetano, más en Ordóñez que en Rivera
PUNTO DE VISTA
En la nueva gestión del ministerio de Cultura

La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley


No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Estudio del historiador José F. Coello Ugalde (1ª parte)


La historia taurina de México contada por Benjamín Bentura Remacha, "Barico II"


Entre los años 1953 y 1954, Benjamín Bentura Remacha –"Barico II" como firma taurina--publicó en las páginas del Semanario El Ruedo una amplia serie de reportajes sobre la historia taurina de México. Sobre la base de esos reportajes, el historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, firma habitual en Taurología.com, ha elaborado un detallado estudio, en la que pone en labor ese trabajo realizado "desde el otro lado del mundo" la serie de acontecimientos que destacaron en forma notoria entre el virreinato y por lo menos el primer tercio del siglo XIX, que concluye la serie de trabajos. Como se trata de un trabajo académico, prolijo en aparato crítico, por su extensión lo publicaremos en dos entregas, ambas en formato digitalizado.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |