Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
En el inicio de la Edad de Plata del toreo
La alternativa de Ignacio Sánchez Mejías: en la vida y en la muerte
Sánchez Mejías recibió los trastos de matador de toros de manos de su cuñado Joselito el 16 de marzo de 1919, ahora hace un siglo. "Arrancaba la llamada Edad de Plata, años de luz y plomo en los que el toreo paga un alto precio de sangre por elevarse a la altura de las Bellas Artes. La explosión del Regionalismo no pasa por alto el arte de torear, que navega desacomplejado a la vez que florecen los oficios artísticos y estalla la música, la arquitectura, la escena, la literatura... Ignacio Sánchez Mejías navegaría como un pez en el agua en medio de aquel panorama deslumbrante", como escribe @ardelmoral en este retazo de la historia taurina.
Actualizado 17 marzo 2019  
Álvaro R. del Moral, El Correo de Andalucía   
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Compartieron todo. Hasta las amantes. La historia taurina de Ignacio Sánchez Mejías –que fue mucho más que un matador de toros- no se puede entender sin la de José Gómez Ortega, Gallito en los carteles y cuñado del polifacético Ignacio por su matrimonio con la hermana de José, Lola. Ignacio había servido como banderillero en la cuadrilla de Gallito que –hoy hace un siglo- sería el encargado de entregarle los trebejos del oficio el 16 de marzo de 1919 en la plaza de toros de Barcelona. El tercer espada era Juan Belmonte y los toros, de Vicente Martínez.

 

¿Qué pasó aquella tarde? Las viejas crónicas, con laconismo telegráfico, rescatan los vericuetos del festejo. El primer toro, que saltó al callejón formando un auténtico estropicio, fue parado por Ignacio con dos lances de rodillas y seis verónicas de buena factura. Su cuñado respondió por el mismo palo mientras el bicho tomaba cuatro varas, derribaba tres caballos y despenaba uno. Sánchez Mejías tomó los palos y colocó tres buenos pares acompañado de la música. Aún hubo un cuarto, algo menos lucido. Pero había llegado la hora de convertirse en matador de toros. Joselito le entregó muleta y espada después del habitual parlamento. El apretón de manos fue sustituido por un abrazo fraternal. Ignacio, que vestía un flamante terno esmeralda y oro, combinó naturales, ayudados y de pecho antes de irse detrás de la espada, muy decidido, para cobrar una estocada entera y de buena colocación. Le dieron su primera oreja como matador. Su cuñado le cortaría otra al tercero y llegaría a escuchar alguna protesta con el cuarto. No fue la mejor tarde de Belmonte, que llegó a ser pitado después de matar al segundo y propició una gran bronca de sus partidarios con los de Gallito al arrastre del quinto.

 

Pero la corrida ha pasado a la historia por el doctorado de Ignacio Sánchez Mejías, que culminaba así sus años de formación taurina, siempre bajo el amparo de Gallito, que también sería el padrino de su confirmación de alternativa, un año después y poco más de un mes antes de su trágica muerte. Aquella corrida, celebrada el 5 de abril de 1920 en la vieja plaza de la carretera de Aragón, encerraba otras claves. Además de la definitiva puesta de largo de Ignacio como matador de toros, suponía la vuelta de Joselito a los Madriles después de su largo periplo limeño. También era la primera de Belmonte en el Foro aquel año. El trianero y Varelito completaban aquella corrida extraordinaria de ocho toros que había llevado a la plaza hasta a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. La expectación estaba más que disparada. Las reses, una vez más, pertenecían al hierro de Vicente Martínez, una de las vacadas predilectas de José.

 

El juicio de Gregorio Corrochano, testigo privilegiado de aquella Edad de Oro del toreo que estaba a punto de precipitarse, resume el resultado de la tarde. Sánchez Mejías le había comunicado en un brindis anterior –buscando dorar el ego del cronista, que había machacado a su cuñado en sus escritos- que esperaba su veredicto argumentando que guardaba un traje de plata por si aún tenía que ganarse la vida como banderillero. El influyente crítico le contestó a través de su crónica publicada en ABC: “Has gustado y mucho, porque tu toreo tiene el simpático atractivo de la espontaneidad y de no regatear el peligro cuando el peligro se presenta. De esa buena fe del que tiene más respeto al público que a su propia vida... regala tu traje de banderillero si encuentras alguno a quien no le venga ancho”.

 

Aún quedaba poco más de un mes para la tragedia de Talavera y tres lustros más para la definitiva elegía de Manzanares. Ignacio, como en una predestinación fatal, iba a acompañar a José a torear aquella corrida organizada para sellar la paz con Corrochano, que no había sido ajeno a su organización e incluso estaba emparentado con los Ortega, criadores de aquel toro llamado ‘Bailaor’ que acabaría segando la vida del Rey de los toreros. La fotografía de Ignacio, que dio muerte al animal, sosteniendo la cabeza yerta de José en la enfermería de Talavera era también el certificado de defunción de la Edad de Oro del toreo.

 

Arrancaba la llamada Edad de Plata, años de luz y plomo en los que el toreo paga un alto precio de sangre por elevarse a la altura de las Bellas Artes. La explosión del Regionalismo no pasa por alto el arte de torear, que navega desacomplejado a la vez que florecen los oficios artísticos y estalla la música, la arquitectura, la escena, la literatura... Ignacio Sánchez Mejías navegaría como un pez en el agua en medio de aquel panorama deslumbrante llegando a ser el definitivo catalizador de la toma de espíritu de grupo de la generación literaria del 27, el mismo año que había decidido dejar los ruedos.

 

Pero después de aquel encuentro con los poetas y literatos, a Ignacio Sánchez Mejías le quedaban sólo siete años para protagonizar su propia inmolación. Había reaparecido, fuera de forma y a la vuelta de sí mismo en 1934. Ignacio aceptó -a la carrera y sin poder contar con su propia cuadrilla- una sustitución de Domingo Ortega en la localidad manchega de Manzanares. Era el día 11 de un ardiente mes de agosto. Un toro de Ayala llamado ‘Granadino’ le hirió al comienzo de su faena. El torero insistió en ser trasladado a Madrid; se declaró la gangrena... murió entre delirios el día 13. Lorca, impresionado, estaba a punto de escribir su ‘Llanto’, posiblemente la mejor elegía escrita en castellano. Seguramente, su obra maestra. “Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, un andaluz tan claro, tan rico de aventura”. Se había terminado la Edad de Plata.

 

Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral,cronista de “El Correo de Andalucía”, se publican en su blogs “Con la tarde colgada a un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “8 opiniones 10” y en las direcciones electrónicas:

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/

http://elcorreoweb.es/toros/   

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Se cumple un siglo de la cornada mortal de Agustín García "Malla"
Los derechos de imagen: la cláusula 14 de los contratos de "Gallito"
Joselito versus Manolete
Camino de Talavera
Joselito en 1920: hasta el último día...
La triunfal tarde madrileña de "Gallito", la de "los siete toros en siete cuartos de hora"
Laurentino José Rodríguez, "Joselillo", triunfo y muerte de una joven promesa
Chicuelo, un patrimonio inmaterial de Sevilla
1919: Guajiras para Gallito
Memoria de Manuel Jiménez "Chicuelo", padre del toreo moderno
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |