Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sanfermines 2012: Primera de feria
Oreja para "Joselillo" en una deslucida corrida de Dolores Aguirre.
Joselilo cortó la única oreja de la tarde
Una señora corrida de toros, pero una corrida en la que sobreabundó la mansedumbre y el feo estilo, abrió oficialmente los carteles sanfermineros, después de los dos prolegómenos de los días previos. Una corrida difícil y deslucida, para lidiarla con eficacia, ante la que cualquier género de floritura estaba de más. Eficacia demostraron Antonio Ferrera y Eduardo Gallo; muchas agallas le echó "Joselillo" al tercero, con el que expuso una barbaridad hasta arrancarle una oreja.
Actualizado 7 julio 2012  
T. Villegas   
 Hermoso de Mendoza y Armendáriz, por la puerta grande
 El telón se levantó con una entretenida y amable función
 EN OTRAS PLAZAS: Reaparece Miguel A. Perera

PAMPLONA, 7 de julio de 2012. Primera de feria. Lleno total, en tarde ventosa, que molestó mucho durante la lidia. Toros de Dolores Aguirre, bien presentados, pero desrazados y mansos. Antonio Ferrera (de blanco y oro con cabos negros), silencio y silencio. Eduardo Gallo (de verde oliva y oro), silencio y silencio. José Miguel Pérez “Joselillo” (de marino y oro), una oreja y silencio.

Si por la mañana protagonizaron un encierro lleno de vibración y de emociones, por la tarde presentaron la otra cara de la moneda: mansedumbre, feo estilo, problemas y la raza por los suelos. Esta ha sido la realidad, la dura realidad, de la corrida lidiado por Doña Dolores Aguirre en la Monumental pamplonesa, que en ocasiones resultó desconcertante: el quinto fue, sucesivamente, el de más clase ante el caballo y el más manso para la muleta.  Todos con el rasero de una magnífica presentación, es cierto que hubo toros, como los dos primeros, a los que se les pegó una barbaridad en el caballo y llegaron ya exhaustos al último tercio; pero es cierto también que, en su conjunto, se trató de una corrida para lidiarla toreramente y matarla con dignidad, sin pretender  ninguna otra alegría por más empeño que se quisiera poner. Con lo que se preocupa esta ganadera con sus reses, habrá sido tarde de disgusto gordo. Otra vez será, porque el trabajo bien hecho acaba dando sus frutos.

Con semejante material, la tarde acabó siendo aburrida para el gran público. Desde luego, para los meticulosos de la estadística la tarde debió resultarles insignificante: a los amigos solo le podrán contar que “Joselillo” le arrancó una oreja a su primero. Para quien mirara hacia el ruedo con la amplia óptica del aficionado, fue una tarde con el interés de las dificultades nacidas de la mansedumbre y de la poca casta, que no siempre es momento de los grandiosos naturales nacidos del sentimiento; sólo abundaba el trapío y los pitones.

En medio del barullo sanferminero, y sin opciones desde el principio para el lucimiento, quizás pudo pasar algo desapercibida la tarde que echó Antonio Ferreras: técnicamente sin un sólo fallo como lidiador, salvo haber dejado masacrar a su primero bajo el caballo. Pero tanto con el capote como con la muleta, sus intentos, primero, de enseñar a embestir a sus dos toros y, cuando ya se veía que no era posible, prepararlos para la muerte, aunque luego la espada no funcionara con eficacia. Una actuación de torero muy cuajado, que pudo con sus dos enemigos con desahogo y toreramente.

Pero otro tanto cabe afirmar del serenado Eduardo Gallo, que sin mayores lucimientos de Pamplona sale con el mismo crédito con el que llegó. Su tarde transcurrió  entre intentos de mucha voluntad y nulo lucimiento. Con todo, cuando su enemigo se equivocó, a favor de la querencia dejó cuatro naturales monumentales en el mansísimo quinto, siempre huyendo de los engaños.

“Joselillo”, que en Pamplona juega en casa, le echó arrestos al tercero, aguantándolo de los medios con las dos rodillas en tierra. Luego hubo muletazos todo lo largo que permitía la corta embestida de su enemigo, pero siempre muy entregado. Un estoconazo muy bien ejecutado fue el preámbulo a la única oreja de la tarde. El que cerraba era, sencillamente, imposible.

El primer encierro

El primer encierro de los sanfermines fue rápido pero  peligroso.  El mayor peligro ha llegado con el acceso de los astados al tramo que conduce directamente al ruedo, Telefónica, donde uno de los toros ha prendido a un mozo por la ropa y lo ha llevado colgando por el callejón hasta la entrada en la plaza, aunque todo quedara en un susto.

Entre los corredores heridos en el encierro y trasladados a centros hospitalarios abundaron los golpes y luxaciones, que han recibido el alta médica, salvo un pamplonés de 73 años corneado de pronostico menos grave en la pierna izquierda en el tramo de Santo Domingo.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |