Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Tras el fracaso económico de la pasada temporada
Los Chopera piden la renegociación drástica del contrato de adjudicación de Málaga
Los integrantes de la actual empresa de Málaga, en las alegrías de la adjudicación
Que la plaza deje de ser de temporada, que el número de festejos pasen de 15 a 8 --seis corridas de toros, una de rejones y una novillada-- y se modifique a la baja el canon de arrendamiento, a cambio de bajar paralelamente un 15% el precio de las localidades. Así cabe resumir la propuesta que los hermanos Chopera han presentado a la Diputación de Málaga para renegociar el pliego de condiciones con los que se les adjudicó la plaza, cuya explotación durante 2012 generó unas pérdidas de 700.00 euros. Y partir de ahí, una de dos: o el pliego era incumplible, o la oferta era temeraria, o ambas cosas a la vez. Pero ahora no es fácil asumir este cambio en las reglas del juego, aunque pueda ser legal.
Actualizado 10 noviembre 2012  
Redacción   

Basta aplicar la lógica más elemental para entender que si un empresario –en este caso de toros-- pierde 700.000 euros en un año, eso no puede bueno para nadie, ni para su competidor. Toda actividad económica necesita alcanzar los umbrales de rentabilidad necesarios para su continuidad.

En esta temporada, los hijos de Manolo Chopera se han dado dos batacazos de aúpa. Primero fue Córdoba --plaza de propiedad privada--, en la que renunciaron al contrato de arrendamientos, al no aceptar la otra parte un cambio en las condiciones firmadas. Ahora tienen en el alero Málaga --de titularidad pública--, donde declaran perdidas de esos 700.000 euros en su primera temporada.

Para intentar salvar la gestión en la Malagueta, los empresarios solicitan, en primer término, que se reduzca prácticamente a la mitad los festejos a organizar, pasar de los 15 actuales a dejarlos en seis corridas de toros, una rejones y otra novillada, abandonando la idea --que era requisito del pliego-- de convertir Málaga en plaza de temporada.

Sugieren, además, la conveniencia de una rebaja en el canon fijo a pagar, con la contraprestación de reducir en un 15% el precio de las localidades. Y aunque no se dice expresamente, no parece lógico que con esas cuentas vayan a mantener el gasto extra de organizar actos culturales.

Como es de toda obviedad aducen los efectos de la crisis económica, con sus consecuencias en la reducción del número de espectadores. Menos razón tienen cuando argumentan el subidón del IVA hasta el 21%: esa subida no se hizo efectiva hasta el 1 de septiembre, esto es: una vez acabada la parte sustancial de la temporada malagueña.

Si se mira con un punto de objetividad, sus razones son de peso. Pero también se constatan que eran el núcleo central del pliego de condiciones con el que se convocó el concurso de adjudicación. Y eso son ya palabras mayores:  no tienen más que una lectura, la literal, que es bien explícita. Para colmo fueron expresamente aceptadas por todos los participantes en el concurso al firmar las distintas ofertas que presentaron.

Precisamente por eso no resulta fácil desenredar la madeja de este problema. Lo mismo que puede resultar entendible que los empresarios quieran renegociar, con la misma razón quienes no resultaron adjudicatarios en el concurso pueden ahora reclamar a la Diputación, que es la propietaria de la plaza.

Cambiar las reglas del juego, en este caso, puede incluso ser legal, si se parte de la premisa de que lo liga a la propiedad con el arrendatario tiene naturaleza de contrato de derecho privado. Pero bajo el punto de vista de la transparencia y el principio de igualdad de oportunidades en todas sus convocatorias, que es de obligado cumplimiento por las Instituciones públicas, resultaría difícilmente defendible la renegociación.  Bajo este punto de vista, políticamente la Diputación viene obligada a convocar un nuevo concurso.

Entre otras cosas porque quienes perdieron el concurso anterior pueden aducir legítimamente que, en las nuevas condiciones negociadas, ellos podrían presentar ofertas más beneficiosas para la Diputación que la que ahora tratan de modificar a la baja los todavía adjudicatarios.

Con todo lo cual se llega al menos a dos conclusiones principales. La primera, que el pliego malagueño era incumplible, por la falta de realismo de sus previsiones y condiciones. Ahí está la raíz del problema, en este caso de Málaga, pero también de otras muchas plazas de propiedad pública. Se trata de una cuestión de capital importancia que exige mucho más que buenas palabras.

La segunda conclusión es más particular. Pero que en una temporada una empresa fuerte y consolidada como los Chopera se den dos batacazos tan monumentales, es algo que debe hacer pensar. A ellos, para averiguar en donde estuvieron los errores cometidos, porque perdidas de ese volumen no nacen de la nada; pero también a los demás empresarios, que a poco que nos descuidemos volverán a hacer cola ante la Diputación malagueña para hacerse con su plaza. Es la profunda contradicción que se da hoy en el negocio taurino.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 4
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


JCM
11/11/2012
¿Sobre la base de qué podría ser legal cambiar el contrato?.
fjrigjwwe9r1_blog:comentario
1 Parte. Me gustaría saber sobre la base de qué se concluye que puede ser legal cambiar el contrato de la plaza de Málaga según solicita la empresa adjudicataria, como se afirma en el artículo y en el resumen incluido en la cabecera. En el artículo previo que recoge lo publicado al respecto por el letrado José Antonio López Rodríguez no se dice que sea legal o que pueda serlo.
El letrado describe dónde, a su juicio, se encuadran dentro de la Ley de Contratos Públicos los contratos de concesión de la explotación (o de arrendamiento) de las plazas de toros. Dice que bajo la tipología que la ley denomina ´´Contratos Privados´´ y no bajo los ´´Contratos Administrativos´´. Pero, aunque pueda parecer lo contrario al leerlo, el letrado no dice en ese artículo que por ello se pueda modificar el contrato de La Malagueta. Vamos, ni el de La Malagueta ni el de ninguna plaza de toros de propiedad pública. Vuelvan a leerlo, por favor.
JCM
11/11/2012
¿Sobre la base de qué podría ser legal cambiar el contrato? .
fjrigjwwe9r1_blog:comentario
2 Parte. Y no lo dice, a mi entender, porque no se puede modificar. Desde luego, no sería ético hacerlo, pero es que tampoco sería legal creo yo. Digo creo porque en esto de las leyes la última palabra la tienen los jueces. Pero la ley establece que en los ´´Contratos Privados´´ también es de aplicación lo que la propia. ley establece sobre la modificación de los contratos (lo dice justo a continuación de eso que el letrado sí menciona en relación a que a ´´efectos y extinción se rigen por el derecho privado´´). Y lo que la ley establece es que no se pueden modificar, salvo que se den causas que aquí no se dan o que se recoja en el propio contrato la posibilidad de modificarlo, que tampoco será el caso. Si estoy equivocado, agradecería saber en qué lo estoy y, como decía, sobre la base de qué se puede concluir que pudiera ser legal modificar el contrato.
JCM
11/11/2012
¿Sobre la base de qué podría ser legal cambiar el contrato?.
fjrigjwwe9r1_blog:comentario
3 Parte. Por otro lado, yo no creo, como se afirma, que las razones para solicitar la modificación del contrato sean peso si se mira con objetividad. Cuando alguien se embarca en un negocio, lo hace con todas las consecuencias. Si gana, gana; y si pierde, pierde. Y cuando alguien firma un contrato, lo firma para cumplirlo. ¿Pero cuánta gente está cerrando negocios porque no es capaz de sacarlo adelante? Además, no lo obviemos, que una empresa pierda en una operación no implica para nada que pierda en el conjunto de operaciones. Esta empresa gestiona muchas plazas. ¿Cuánto gana en el resto de plazas? ¿Y cuánto ha ganado en el pasado esta empresa? ¿Cuántas reservas acumula su balance?
 Otros artículos de Temporada 2012
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |