Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La feria de 1966 y las consecuencias de un fracaso
Cuando Curro adelantó la llegada del verano al mes de mayo: 6 toros, seis estocadas, 8 orejas
Curro Romero, saliendo por la Puerta del Principe
"Curro, ya llegará el verano". Era el grito de consuelo que un partidario le gritó a Romero el 22 de abril, en la tercera tarde que el torero de Camas tomaba parte en la feria de 1966. Había sido de las peores ferias de Curro. Pero la fidelidad de su gente estaba asegurada; ellos le esperarían lo que hiciera falta. Pero no sólo reafirmó la fidelidad de lo suyos. Tras el fracaso se comenzó a fraguar la que sería la tarde más mítica del currismo: su encerrona del 19 de mayo, que saldó con 8 orejas y una multitudinaria salida por la Puerta del Príncipe, una de las cinco que tuvo en su vida torera. En aquel año, Curro quiso no hacer esperar a sus partidarios; por eso, hizo posible que el verano llegara a Sevilla con un mes de adelanto.
Actualizado 16 abril 2013  
Redacción.- Servicio de Documentación.   
 La tarde cumbre de Manolete en la feria de abril de 1941, cuando cortó las dos orejas y el rabo
 "Joselito" planta cara a "Bombita", para resolver el "pleito de familia" abierto con Rafael El Gallo

La feria de abril de 1966 fue, como recuerdan los aficionados,  la feria de El Viti, con la célebre faena al toro de Samuel que enamoró a la Maestranza, un idilio que jamás de disolvió. Fue mucho Santiago aquella tarde, y otras que vinieron después.

En cambio, a Curro Romero las cosas no le rodaron bien. En su última tarde --que hacia la corrida número 30 que mataba en Sevilla— Curro se  acarteló con Jaime Ostos y Paco Camino. Tarde aciaga.  Curro vio como los tendidos se le ponían en contra. Cuando Camino iba a hacerle un quite a su segundo toro, un espectador vino a consolar a su torero y le gritó desde el tendido: “Curro, ya llegará el verano”.

En el fondo, era una forma de decirle que lo pasado, pasado está; que sus partidarios seguían fieles allí, esperando la siguiente vez que volviera al ruedo maestrante. Luego, en el sentir popular aquel año pasó a los escritos por esta frase entre socarrona y de extrema comprensión, pero que, sobre todo, no fue precisamente marginal.

Y no lo fue porque Curro adelantó la llegada del verano y un mes después de aquel fracaso, formó un alboroto tremendo. Como bien contó años después en el Diario de Sevilla ese cronista notarial de lo que ocurre por Sevilla que firma Luis Carlos Peris, la idea partió de José Ignacio Sánchez Mejías, entonces apoderado del torero, y a Diodoro Canorea le pareció de perlas: matar en solitario una corrida extraordinaria el día de la Ascensión, que aquel año cayó en el 19 de mayo.

Por muy mal que hubiera estado en feria precedente, el primer éxito fue que puso el “No hay billetes”. “Curro puso el resto, mató la corrida de seis estocadas, dio la vuelta al ruedo en el sexto toreando con el capote, cortó ocho orejas, salió en hombros de una multitud por la Puerta del Príncipe y así llegó hasta el hotel Colón, quedando firmada el acta matrimonial entre la ciudad y el torero”, como recordaba Peris.

Se anunciaba el festejo a beneficio de la Cruz Roja y, naturalmente era jueves, como correspondía entonces a la festividad que se celebraba. En los chiqueros seis toros de don Carlos Urquijo, que resultaron boyantes y colaboradores. El balance que refleja la reseña decía escuetamente: una oreja con petición de la segunda, dos orejas, una oreja, petición y vuelta, dos orejas y dos orejas con petición de rabo.

En una crónica que tituló: “Curro Romero, único espada, cortó ocho orejas y salió por la Puerta del Príncipe”,  Manuel Olmedo –un gran periodista sevillano, que firmaba sus crónica de toros con el seudónimo de “Don Fabricio II”—escribía en la edición sevillana de ABC: “La tarde, encendida en entusiasmo, discurrió entre vibrantes clamores de rendida admiración por la lucida labor de un artista en racha de inspiración, ante unas reses de buena casta, nobles en grado superlativo, que cooperaron en notable medida al resonante trabajo del espada”.

El entusiasmo alcanzó su grado máximo --escribió “Don Fabricio II” entro apartado de su crónica-- cuando Curro dibujó ante el que cerró plaza unas verónicas soberanas, portentosas, insuperables, y remataba la serie con una larga cordobesa dechado de garbo. El prodigio se repitió en el quite y aquel toreó singular alcanzó el singular homenaje de la música  y la vuelta al ruedo del torero”.

Curro Romero –concluía Don Fabricio II-- se ha sacado la espina. Se ha rehabilitado totalmente ante la afición sevillana. En tarde memorable, de grandes logros, de plena fortuna, que le alcanzó incluso a la llamada hora de la verdad, ha hecho el toreo al estilo inmortal, ha creado estampas de embelesadora belleza, de plasticidad y ritmo arrebatadores, y ha provocado el entusiasmo de la multitud, que se le ha entregado generosamente, subyugada por la luminosa armonía de una labor pródiga en fascinantes matices”.

En un amplio despliegue gráfico, que se incluía en su página 5, el ABC sevillano titulaba escuetamente a modo de resumen: “Ya llegó el verano”. Y no se refería, claro está, al tiempo primaveral de Sevilla. Según se detallaba en el pie de foto, la frase la pronunció “con alborozo por uno de los aficionados”; sin hacer referencia a ello, era la respuesta espontánea y oportuna a aquel consuelo ante el fracaso de cuatro semanas antes.

En ese 19 de mayo fue, como bien escribió Luis Carlos Peris, la formalización definitiva de las relaciones de Curro y la Maestranza.  Una relaciones muy prolongadas en el tiempo: 198 paseíllos hizo en Sevilla, una cifra inalcanzable aunque pasen los años.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Toreros mexicanos en los ruedos españoles
100 años de historia en la plaza de Albacete
El espectáculo de "El Bombero Torero" se retira de los ruedos
Los Vázquez: historia de una saga
El agosto apoteósico de "Luguillano" y "El Puri"
La faena grandiosa de Belmonte a un toro de Miura, que de salida sembró el pánico
Barcelona: La corrida de 12 toros, en la que Antonio Bienvenida sufrió la cornada del pase cambiado
Elegía a la muerte de un torero desconocido
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |