Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Mientras siga el pleito, no volverá la normalidad al toreo
Ya lo dijo Joselito: "Los toreros que no torean la feria de abril, ni son toreros ni valen un real"
Se acabó lo que se daba en este año taurino 2014. Ahora todas las miradas se dirigen hacia América, con la esperanza de que su campaña se regenere con respecto a años anteriores. Pero mientras llega la primavera, que las semanas vuelan, el pleito de Sevilla sigue constituyéndose en el nudo gordiano de un futuro que necesita de nuevos aires y nuevas aventuras. Por el momento no hay más que algunos indicios, aunque bajo la mesa sí parece que se muevan las cartas. Sin embargo, tanto a un lado como a otro de esa hipotética mesa en la que debe firmarse la normalidad, debieran recordar el muy hondo contenido de aquellas palabras de Joselito el Gallo hace ya un siglo: "Los toreros que no torean la feria de abril, ni son toreros ni valen un real". Constituyen mucho más que un reproche ocasional.
Actualizado 25 octubre 2014  
Antonio Petit Caro   

Como es de toda lógica, Sevilla ocupa ya el primer plano en la opinión y la propia operativa taurina de cara a 2015. Mientras que el pleito de la Maestranza no quede resuelto de una forma que lo sea en beneficio de ese espacio común que compartimos todos y que se llama la Fiesta de los toros, la normalidad no habrá vuelto, con un perjuicio que excede con mucho a los protagonistas de este caso.

Se parte de la base, aún no proclamada de manera oficial, que el G-5 en la práctica ya es un mero ente de razón, en la medida que cada uno de sus integrantes han decidido tomar su propio camino, después de una experiencia que no ha rendido rédito alguno a los que la pusieron en marcha.

No sería nada extraño que más de uno entre los cinco abajofirmantes --pero también en la parte oponente-- hayan caído en la gran verdad que ya dijo Joselito el Gallo en 1917, cuando no se vio anunciado en los carteles de la Maestranza: “los toreros que no torean la feria de abril, ni son toreros ni valen un real". En sus diferencias con la empresa gestora entonces del coso maestrante, no le consolaba al mítico torero de Gelves que estaba en puertas de abrir el que fuera uno de sus sueños: la Monumental de Sevilla, que inauguraría un año más tarde, pero luego tuvo de efímera vida.

Y las palabras de "Gallito" constituyen mucho más que un reproche a sí mismo: fue i sigue siendo una sentencia irrefutable que en el caso que nos ocupa afecta por igual a todos los protagonistas del pleito, tengan por oficio la gestión empresarial, tenga la del toreo, o incluso constituyan la propiedad del coso.

Más allá de que la Casa Pagés haya actuado bien o mal, que como recuerda el viejo dicho “ahí habrá de todo, como en botica”, la realidad es que la alteración de la paz taurina que supone esta confrontación afecta luego al propio devenir de la Fiesta. Nada es lo mismo con una Sevilla normalizada o situada en el enfrentamiento.

Ante el riesgo evidente de que este pleito se convierta en una realidad sin marcha atrás, que eso y no otra cosa es que “la enquistada cuestión del G-5 y Sevilla sigue enquistada como un infección resistente a los antibióticos”,  escribía hace pocos días Zabala de la Serna[1] en su blogs “La hora de la verdad”, que “si entramos en terrenos cerriles y escasamente diplomáticos, si se enrocan posiciones, si se interpreta el acercamiento como una bajada de pantalones, volverá a hacerse un daño irreparable a la Tauromaquia, no ya a Sevilla”.  No se puede estar más de acuerdo con esta observación.

Y es que Sevilla, gestione quien gestione su Plaza,  ha sido y siempre seguirá siendo el punto de arranque en el que se marca el camino de las cotizaciones taurinas.  Para quienes se proclaman figuras --que es título que nadie expide ni certifica-- y para quienes con mayor modestia se  autoexcluyen de ese círculo. En esta Bolsa del toreo, Sevilla marca el precio de salida de esta especie de OPV permanente en la que vive la Fiesta y que Madrid hará baja o subir, según discurran las cosas. Lo que luego haya que “recoger” por el resto de las ferias viene condicionado por esos dos factores.

Pero no es sólo algo que afecte a los profesionales del traje de luces. Todo eso trasciende a la economía global de la actividad taurina, que para cada una de las ciudades que la que se protagoniza constituye un elemento capital de rentabilidad para los negocios locales. Si Juan Medina no estuviera en su voluntario “paro estacional” nos podría decir casi al céntimo lo que han perdido los negocios de Sevilla –que tienen al mes de abril como uno de los salvavidas de su año económico-- con la ausencia de los 5 en los carteles abrileños. Pero no sería menos significativo que nos evaluara los efectos que en cadena todo este conflicto ha generado más allá de la capital andaluza, que en expresión gallega “haberlos, haylos”.

Por eso, resolver el pleito de Sevilla constituye hoy un elemento crucial, si se quiere que en 2015 la coyuntura taurina resulte más ventajosa para todos. Sin embargo, por ahora no hay elementos suficientes y sólidos para el optimismo. Se dan algunos indicios, como ha adelantado Álvaro R. del Moral[2], en un reciente post en su “La tarde colgada al hombro”, cuando informaba, con un punto de analogía, que “los carteros del rey llevan y traen misivas lacradas que culminarán -según parece- en un contacto definitivo para fumar la pipa de la paz”.

Pero el cronista sevillano a continuación advertía que “algunos coroneles del extinto grupo querrían mantener esa política de bloque para afrontar los inminentes acuerdos de Yalta, que nacerán muertos si se pretende repartir papeles de vencedores y vencidos. Pero, con o sin la necesaria paz de Vergara, otros miembros del fracasado club tendrían ya más que decidida su comparecencia en la plaza de la Maestranza en la temporada 2015. El Fuenteovejuna todos a una ya no va con ellos y sus hombres están más que aleccionados para sentarse a hablar con Valencia y Canorea sin demasiados preámbulos”.

En suma, la cuestión no está resuelta ni siquiera en eso que algunos denominan “fase indiciaria”, tan sólo se cuenta con elementos muy fraccionarios que no permiten llegar a una conclusión segura. 

Pero si miramos hacia la historia, que la del toreo es tan rica que en ella  pueden encontrarse antecedentes para presagiar una cosa y su contraria, no sería la primera ocasión en que, alejados de los focos del escenario español, la coincidencia de los protagonistas durante la campaña americana, que este domingo 26 se abre oficialmente en la Monumental de Insurgentes, hace posibles acuerdos que quince días antes parecían fuera de la realidad.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
La Tauromaquia necesita acometer su revolución interna, su cambio de ciclo
La temporada 2020 se nos irá en blanco
José Tomás, el misterio de ser en exclusiva el único dueño de su propio destino
Tu tiempo no se acaba, Paco Ureña, que el sol de tu toreo saldrá en cada nuevo amanecer
Vista Alegre: Tres condiciones relevantes en las que el pliego del concurso debiera acertar
The life I sing about in my songs
El cambio de paradigmas en la crianza del toro de lidia, la raíz del mal de nuestros días
Cantos de sirena en favor de una pretendida modernización de la Tauromaquia
El alcalde de Bilbao fijará el "Dia D, hora H" para iniciar el cambio de modelo de gestión
La magia de Morante, en la hora de su adiós
PUNTO DE VISTA
Es uno de los sectores olvidados


Un verdadero plan de rescate para la información taurina


Para salvar la situaciones críticas, desde la Moncloa hoy se práctica la doctrina del manguerazo de millones para salvar a algunos medios informativos, aunque sin la necesaria transparencia. Huelga decir que ahí no están ni por asomo los medios taurinos. No podía esperarse otra cosa cuando ni siquiera pagan sus obligaciones sociales y dejan en el desamparo total a muchísimos profesionales precisamente por ser taurinos; mucho menos harán esfuerzo alguno en este caso. Pero sin ventanas al mundo la Tauromaquia difícilmente sobrevivirá; el compromiso de dotar a la información taurina de un verdadero plan de rescate recae en todos aquellos que amamos la Fiesta.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |