Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Su reaparición, ahora hace 50 años
Antonio Ordóñez mano a mano con Alfonso Navalón: "Vuelvo para torear con ilusión"
Dos imágenes emblemáticas de Ordóñez, inmortalizadas por Pepe Arjona
Antonio Ordóñez se tomó un descanso de los ruedos tras torear en Lima en 1962. En el verano de 1964, decidió ponerse en manos del Dr. Tamames, por las secuelas que le habían quedado de algunos percances. Se probó en la plaza venezolana de Valencia, a comienzos de 1965. Se vio en forma y la oferta de don Livinio Stuyck fue tentadora: 40 corridas de toros, 40 millones. Y "Las 40" le puso por nombre a una finca que compró. En España comenzó, como solía, por Resurrección en Málaga. No se puso de acuerdo con don Diodoro para estar en Sevilla, como tampoco con Pamplona. Pero ahí estaba otra vez el rondeño. Por entonces, le entrevistó para "El Ruedo" un entonces joven escritor de toros, todavía alejado de toda polémica. Se llamaba Alfonso Navalón. Y esta es la conversación tu tuvieron.
Actualizado 17 abril 2015  
Alfonso Navalón   
 Elegía al capote de Antonio Ordoñez
 Antonio Ordoñez y su temprana llegada a los ruedos

En la casa madrileña de Ordóñez están, por rara coincidencia, las mismas personas que había allíí la última vez que estuvimos, hace cuatro meses ya: Ángel Luís Bienvenida y el matrimonio amigo de los Gana. Entonces, la vuelta del rondeño era un rumor. Ahora, Ordóñez viene de torear. Contento como se podrá deducir. Más flaco y más renegro. Con esa cara especial que ponen los toreros cuando empieza la temporada y han medido y sentido al público y al toro. Llegó esta mañana de Venezuela y esta misma noche se marcha a "Valcargado", de donde no saldrá hasta que suenen los clarines de Málaga el Domingo de Pascua.

Nos vamos aparte, a la habitación que preside el cuadro de Echevarría. Comentarios sobre el calor de América: Tenía que ir a la plaza en un coche con aire acondicionado. Ya sabéis que ha toreado dos corridas, que ha cortado dos orejas y le han "fogueado" dos toros de los cuatro que mató. Y que la cosa del dinero no estuvo clara y hubo sus más y sus menos antes de empezar la segunda corrida.

NO HUBO TAL "EXPERIENCIA"

Antonio es "difícil” de entrevistar. Una vez contestó a un locutor con veinte respuestas iguales: "¡No sé... No sé... No sé!”. Hoy, sin embargo, nos ha dicho cosas.

--¿Qué tarde te sentiste más a gusto?

--La segunda.

--¿Por qué?

--Porque estaba más centrado que en la primera.

--¿La mayor dificultad?

--La embestida del toro mejicano, distinta a la que estoy habituado.

--¿Qué sentiste al volver?

--La misma emoción que al tomar la alternativa.

--¿Sigue ahora siendo mejor con el capote que con la muleta?

--Sí, me siento más a gusto.

--¿Sentiste placer toreando?

--¡Mucho!. Sobre todo matando al primer toro de una estocada.

--¿Por qué se aplazó la segunda corrida?

--Debido a los honorarios de Tomás Parra; tuvo aquello una hora de «suspense".

--¿Los tuyos no?

--Los míos no dieron lugar a aplazamientos por no crear dificultades a la autoridad ni al público. Pero en su debido tiempo haré  la reclamación al empresario.

--¿Contento de la experiencia?

Ordóñez protesta:

“No estoy de acuerdo con eso de “experiencia”. Lo de Valencia (Venezuela) no fue experimento. Ha sido un contrato con todas sus consecuencias.  En el mes de enero me daban más dinero por torear en Caracas, pero no acepté porque o me encontraba “puesto”. En cambio, ahora estaba seguro y acepté con todo”.

--¿Resultado personal de esta gira?

--Me siento en condiciones para que el público me juzgue, porque vengo convencido que en Venezuela me han visto preparado.

--¿Para dar la batalla en regla?

--Para torear.

OCHO TARDES SEGUIDAS

--¿Cómo ves la temporada?

--Interesante.

--¿Porqué?

--Se darán muchas corridas, y el público tiene marcado interés por varios toreros.

--!Puntualiza!

--Pon un número hasta seis, y que cada uno se incluya en él.

--¿Por qué no vas a Sevilla?

--Porque la Empresa consideró excesivo el dinero que le pedí.

--¿Y eso de venir una sola en San Isidro?

--Es que tengo el propósito de torear en todas las ferias.

--Sin embargo, he visto que casi no vas a ninguna. | Ni a Pamplona!

--Lo de Pamplona es cosa aparte. Soy el primero en estar de acuerdo en que, cargando los honorarios de los toreros disminuye el beneficio de la Casa de Misericordia, y como me considero casi navarro, lo que quiero es que gane mucho dinero la benéfica institución. Ahora bien; pueden estar seguros los señores de la Junta que si mi actuación personal fuera necesaria iría sin condiciones.

--¿Y Málaga?

--De domingo a domingo, ocho tardes seguidas.

--¿Con El Cordobés?

--¡Hombre, si el empresario le contrata, me da igual con uno que con otro! Para mí, como compañeros, todos son lo mismo.

EL AÑO GANADERO

--¿Cómo ves el año ganadero?

Aquí Ordóñez tiene una "salida" sorprendente:

--Se quedarán en el campo muchas corridas de toros, ya que quitándonos hasta diez ganaderos, los demás son todos iguales, y lidiarán aquellos que tengan las corridas mejor presentadas.

--Entonces, ¿estás entre esos diez?

--¡Hombre!, no lo dudes...¡ ¿No ves que no voy a lidiar ni una corrida este año?

Cuando le pido su juicio como empresario, contesta bajito:

--El mejor que puede contestarte es don Livinio.

--¿Eres partidario de quitar la propina a los mayorales para "abaratar" la Fiesta?

--Apúntame el primero para que ganen más.

--¿Algo más?

--Espérate al mes de junio... iQue el 13 es mi Santo ...¡

LOS EPISODIOS NACIONALES

Pero no podía cerrar esta entrevista sin el juicio de un testigo excepcional. Don Luis María Gana, arquitecto de la plaza de Bilbao, que estuvo en Valencia la tarde de la reaparición y a quien Ordóñez brindó el primer toro.

Don Luis nos describe el ambiente de popularidad que rodea al torero allí:  “La gente se volcaba, y con razón, porque todo salió perfecto. Antonio no ha tenido un fallo”.

Ahora, don Luis tiene un problema, porque el traje azul y oro que llevaba Ordóñez en la histórica tarde, ya está en su casa de Bilbao, ¡pero no sabe dónde colocarlo! Mejor dicho, para hacerlo tiene que derribar unas estatuillas de Pérez Galdós y de Calderón de la Barca.

--¡Y las quitaré de allí! --comenta con buen humor--. ¿Qué son los Episodios Nacionales comparados con la reaparición de Antonio Ordóñez?...

Ya fuera de casa recuerdo que Antonio me ha contado las corridas que tiene hechas hasta hoy: treinta en total.

--¡Es suficiente! Para torear con ilusión. Para que me ve el público y para ganar dinero.

© El Ruedo, 4 de mayo de 1965

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Entrevistas
La matices de Manolo Lozano para contar la nueva temporada de Morante
"Hablar de toros en la Universidad es casi heroico"
Pepe Moral: "El valor es vencer al miedo"
Simón Casas habla a tumba abierta para "Tendido Cero"
Pepe Luís: "Esta vuelta es un regalo para mi espíritu"
Ramón Valencia: "Tenemos que saber qué modelo de feria soporta la ciudad"
Manuel Escribano: "Cuando me entró el pitón en la ingle supe que mi vida pendía de un hilo"
Paco Ureña: "Volvería una y mil veces a pasar todo el camino de nuevo"
"La marcha de Canorea crea un nuevo escenario"
"Este espectáculo no evoluciona como los tiempos exigen"
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |